Enes Kanter Freedom: el habilidoso jugador que nadie quiere en la NBA porque les arruina el negocio en China

·11  min de lectura
Enes Kanter Freedom, quien jugó para los Celtics de Boston hasta el mes pasado, habla en una reunión de activistas prodemocracia en el restaurante Olive Tree Cafe en el vecindario de Greenwich Village en Nueva York, el 23 de febrero de 2022. (Sara Naomi Lewkowicz/The New York Times)
Enes Kanter Freedom, quien jugó para los Celtics de Boston hasta el mes pasado, habla en una reunión de activistas prodemocracia en el restaurante Olive Tree Cafe en el vecindario de Greenwich Village en Nueva York, el 23 de febrero de 2022. (Sara Naomi Lewkowicz/The New York Times)

“En realidad, mi activismo comenzó cuando tenía 9 años”, le comentó Enes Kanter Freedom a un público cautivado de activistas prodemocracia donde se encontraba Garry Kasparov, el excampeón mundial de ajedrez reconocido por su oposición al presidente de Rusia, Vladimir Putin.

Freedom estaba en el restaurante Olive Tree Cafe en Greenwich Village en la ciudad de Nueva York, el 23 de febrero, vestido con una chaqueta deportiva sobre una camiseta oscura que decía “Freedom [libertad] para TODOS”.

“Recuerdo que, cuando era niño, mi mamá me dijo: ‘Cree en algo y siempre defiéndelo con orgullo. Aunque eso signifique sacrificar todo lo que tienes’”.

Freedom solía ser conocido como Enes Kanter, un poste funcional de la NBA que ha desafiado en público a Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía, país donde se crio el basquetbolista. Sin embargo, en meses recientes, el jugador ha llegado a los titulares principalmente por denunciar los abusos a los derechos humanos en China y criticar a la NBA por hacer negocios con el país. En noviembre, cambió su apellido a Freedom y ahora su activismo ha opacado su identidad como jugador.

También lo ha convertido en un arma política que los políticos y comentaristas de derecha han usado para atacar a la NBA y su estrella más importante, el alero LeBron James, un blanco frecuente de los conservadores a quien Freedom ha criticado.

Sin embargo, Freedom no solo tiene aliados en la derecha. Muchos activistas prodemocracia de tendencia izquierdista, como los del evento en Greenwich Village, también lo han recibido con los brazos abiertos. Debido a que centra la atención en su causa, los activistas han pasado por alto sus apariciones con presentadores de televisión de derecha como Laura Ingraham, quien le dio la bienvenida a Freedom a su programa, pero alguna vez le dijo a James: “Cállate y dribla”.

En este momento, Freedom no está en la NBA. Ningún equipo lo ha firmado desde que fue cambiado y recortado el mes pasado y, según él, la razón es su activismo. Lo han comparado con Colin Kaepernick, el ex mariscal de campo de la NFL que se empezó a arrodillar en 2016 durante el himno nacional para protestar por la brutalidad policiaca y quien ha acusado a la NFL de haber conspirado para mantenerlo fuera de la liga.

Enes Kanter Freedom, quien jugó para los Celtics de Boston hasta el mes pasado, asiste a una reunión de activistas prodemocracia en el restaurante Olive Tree Cafe en el vecindario de Greenwich Village en Nueva York, el 23 de febrero de 2022. (Sara Naomi Lewkowicz/The New York Times)
Enes Kanter Freedom, quien jugó para los Celtics de Boston hasta el mes pasado, asiste a una reunión de activistas prodemocracia en el restaurante Olive Tree Cafe en el vecindario de Greenwich Village en Nueva York, el 23 de febrero de 2022. (Sara Naomi Lewkowicz/The New York Times)

Durante décadas, los planes de una expansión global de la NBA han incluido a China, donde hay más aficionados a la liga que en Estados Unidos. Antes de la pandemia de la covid-19, las máximas estrellas de la NBA solían viajar allá para promover marcas de zapatos. China representó un flujo constante de ingresos de televisión y patrocinio para la NBA hasta que la relación de la liga con el gobierno chino se desgastó en 2019.

Freedom se rehusó a ser entrevistado por teléfono o en persona, pero accedió a responder preguntas por mensaje de texto.

“No se necesita ser ingeniero aeroespacial para darse cuenta de por qué tuve poco tiempo de juego y me dejaron ir”, comentó. “Pero sí se necesita de gente con consciencia para alzar la voz y decir que no fue lo correcto”.

La percepción —sea verdad o no— de que Freedom está recibiendo un castigo por sus creencias políticas se ha generalizado entre sus aliados.

Jeffrey Ngo, un activista prodemocracia de Hong Kong radicado en Washington, dijo que las críticas de Freedom hacia China “al menos tuvieron un impacto” en su ausencia de las canchas.

“De la nada hubo mucha atención y hubo gente que le dijo que dejara de hablar sobre el tema o si no habría consecuencias”, mencionó Ngo. “Entonces, llegaron esas consecuencias”.

En una entrevista, el comisionado de la NBA, Adam Silver, comentó que la postura de la liga sobre China no había cambiado. También negó que la liga hubiera votado para excluir a Freedom, al decir que las comparaciones con Kaepernick eran “completamente infundadas e injustas”.

“Hablamos de frente sobre sus actividades esta temporada y le dije con claridad que estaba en todo su derecho de alzar la voz sobre los temas que le apasionaran”, mencionó Silver.

Freedom dijo que Silver había descrito mal la conversación que sostuvieron, pero —en una tendencia que se ha vuelto común en él—, no ofreció detalles.

‘Siempre lleno de alegría’

Al inicio de su carrera, Freedom dio pocas muestras de que se iba a convertir en un defensor elocuente de los derechos humanos.

Enes Kanter Freedomde los Celtics durante un juego de la NBA contra los Filadelfia 76ers en octubre de 2019. (AP Photo/Chris Szagola)
Enes Kanter Freedomde los Celtics durante un juego de la NBA contra los Filadelfia 76ers en octubre de 2019. (AP Photo/Chris Szagola)

Cuando Freedom tenía unos 16 años, Raphael Chillious, quien en aquel entonces era un ejecutivo de Nike, lo conoció en un campamento de baloncesto en Grecia. Freedom, quien nació en Zúrich, fue uno de los mejores recuperadores de rebotes en la duela… y era tímido, recordó Chillious.

“Creo que no tenía confianza en su inglés en ese momento”, opinó Chillious. “Así que no iniciaba conversaciones”.

Freedom jugó para un equipo profesional en Turquía antes de ir a la Universidad de Kentucky en 2010. No obstante, debido a que había recibido pagos del equipo turco, la NCAA decretó que no tenía derecho a jugar.

“Estaba devastado”, comentó Orlando Antigua, un asistente de entrenador en el programa, por medio de un vocero de la universidad. “Fue muy difícil. Fue difícil para todos nosotros”.

En vez de jugar, Freedom fungió como asistente estudiantil y mejoró su inglés viendo la caricatura de Nickelodeon “Bob Esponja”.

El Jazz de Utah lo seleccionó durante la tercera ronda general de reclutamiento en 2011 aunque nunca hubiera jugado un partido universitario. Brandon Knight, un compañero de equipo en la universidad, describió a Freedom como “superbobo” y “siempre lleno de alegría”. Después de su año de novato, Freedom, quien dejó de ser tímido, publicó un mensaje en Twitter en el que pedía que “una rubia” fuera a cenar con él a Cheesecake Factory.

“En cuanto se acostumbró a estar aquí y rodeado de sus compañeros de equipo, se notó que era un chico muy leal”, opinó Tyrone Corbin, quien entrenó a Freedom en el Jazz.

‘Cállate y deja de hablar’

La incursión de Freedom en el activismo político público comenzó en 2016 con sus denuncias en contra de Erdogan, quien detuvo a miles de personas en Turquía después de un fallido golpe de Estado militar. Erdogan culpó del intento de golpe a Fethullah Gülen, un predicador islámico y otrora aliado del mandatario. Freedom es simpatizante y amigo de Gülen y se ha referido a Erdogan como el “Hitler de nuestro siglo”.

Turquía canceló el pasaporte de Freedom y emitió una orden de arresto en su contra. El padre de Freedom, Mehmet Kanter, escribió una carta en la que lo desconocía y luego fue arrestado y exonerado de cargos de terrorismo en Turquía. Freedom no ha regresado a Turquía desde 2015.

Un encuentro fortuito en un campamento de baloncesto en Nueva York el verano pasado desvió la atención del jugador hacia China.

Enes Kanter Freedom de los Celtics de Boston con un mensaje político en sus zapatos deportivos en noviembre de 2021. (AP Photo/Michael Dwyer)
Enes Kanter Freedom de los Celtics de Boston con un mensaje político en sus zapatos deportivos en noviembre de 2021. (AP Photo/Michael Dwyer)

“Me tomé una fotografía con una niña y sus padres me encararon enfrente de todos para decirme: ‘¿Cómo puedes llamarte activista defensor de los derechos humanos cuando todos los días están torturando y violando a tus hermanos y hermanas musulmanes en campos de concentración en China?’”. Freedom le contó al público del Olive Tree, para referirse a las acusaciones que suelen hacer los activistas que defienden los derechos de los uigures sobre los abusos de China en Sinkiang, una región al noroeste de China. Durante el mandato de Donald Trump, el Departamento de Estado etiquetó los abusos de genocidio y el gobierno de Joe Biden ha mantenido esa postura.

Freedom, quien es musulmán, pero sabía poco sobre los uigures, se dedicó de lleno a la causa. Tahir Imin, un activista uigur radicado en Washington que conoció a Freedom en un mitin en el Capitolio, comentó que el basquetbolista “potenció la moral del activismo uigur”.

Eso ocurrió tan solo una semana después de que Freedom iniciara la temporada de la NBA con los Celtics de Boston, en octubre. Antes de su primer partido, Freedom publicó un video en Twitter con una leyenda que tachaba al líder de China, Xi Jinping, de ser un “dictador brutal”. Durante el juego, usó zapatos diseñados por Badiucao, un artista disidente chino, que decían “Libertad para el Tíbet”, haciendo referencia a la región que invadieron y tomaron por la fuerza las tropas chinas en 1951.

Freedom señaló que la respuesta de la NBA fue intentar callarlo. En varias apariciones en medios después de ese juego, Freedom comentó que dos representantes de la liga le exigieron que se quitara los zapatos y él se rehusó. En el Olive Tree, cambió la historia, pues mencionó que los representantes eran de los Celtics.

También dijo que por su parte el sindicato de jugadores de la NBA había intentado que dejara de usar los zapatos.

“En vez de defenderme, me he topado con que el sindicato me dice: ‘Cállate y deja de hablar sobre las violaciones a los derechos humanos en China’”, le comentó Freedom a The New York Times.

La historia de Freedom es difícil de corroborar porque no divulgó los nombres de los antagonistas. El sindicato no comentó sobre los detalles particulares, pero en un comunicado mencionó que apoyaba a Freedom y a otros jugadores que quisieran alzar la voz sobre asuntos importantes.

Brad Stevens, el presidente de operaciones de baloncesto de los Celtics, comentó que unos miembros del personal del equipo tan solo habían preguntado si los zapatos eran una violación al código de vestimenta de la liga.

“Incluso al día siguiente, me le acerqué y le dije: ‘Oye, siempre tienes nuestro apoyo para expresarte con libertad y decir lo que quieras’”, comentó Stevens. Freedom confirmó este intercambio.

‘El dinero por encima de los valores’

Enes Kanter Freedom de los Celtics de Boston con un mensaje político en sus zapatos deportivos en octubre de 2021. (AP Photo/Michael Dwyer)
Enes Kanter Freedom de los Celtics de Boston con un mensaje político en sus zapatos deportivos en octubre de 2021. (AP Photo/Michael Dwyer)

Freedom ha criticado a algunos jugadores icónicos, como Michael Jordan, dueño de los Hornets de Charlotte, y James, la estrella de los Lakers, por sus negocios con Nike, empresa con lazos profundos en China. Durante un partido en contra de Charlotte celebrado el 25 de octubre, Freedom usó unos zapatos Air Jordan de Nike que decían “Nike hipócrita” y “Hechos con mano de obra esclava”. The Washington Post informó en 2020 que algunos zapatos de Nike eran hechos con mano de obra uigur. (En un comunicado de aquel entonces, Nike respondió que estaba “preocupada” por los rumores de la mano de obra forzada, pero que la empresa no encontró ningún trabajador uigur ni de otra minoría étnica de la región en su cadena de suministro).

Freedom ha acusado a James de elegir el “dinero por encima de los valores” al asociarse con Nike y utilizó zapatos que se burlaban de James, para deleite de republicanos prominentes que han atacado a James, quien es negro, por su defensa de la justicia social. Un vocero de James se rehusó a comentar y un representante de Jordan no respondió a una consulta.

Conforme la nueva identidad y el nuevo activismo de Freedom han elevado su perfil, ha atraído una reacción negativa por las opciones de objetivos y aliados que ha elegido.

A finales de noviembre, Freedom apareció en Fox News con Tucker Carlson, el presentador conservador que con frecuencia ha denigrado a inmigrantes y activistas defensores de la justicia social. Freedom se acababa de volver ciudadano estadounidense y Carlson le preguntó si la gente que crecía en Estados Unidos “apreciaba tanto como él las libertades” que ofrecía su país. La respuesta de Freedom —que quienes critican a Estados Unidos “deberían callarse la boca y dejar de criticar la mejor nación del mundo”— pareció satisfacer a Carlson, pero chocó con el retrato que Freedom había hecho de sí mismo como defensor de la libertad de expresión.

Uriel Epshtein, director ejecutivo de Renew Democracy Initiative, organización que llevó a Freedom al Olive Tree, comentó que las críticas hacia la aparición de Freedom en el programa de Carlson son “relevantes”, pero “palidecen en comparación con el simple hecho de que Enes ha corrido increíbles riesgos personales, profesionales y de seguridad para hacer lo que considera correcto”.

‘No me quiero retirar’

En febrero, los Celtics negociaron la transferencia de Freedom a Houston y los Rockets de inmediato prescindieron de sus servicios. Stevens, el ejecutivo de los Celtics, comentó que el cambio había sido “una decisión basada en el juego, mil por ciento”.

Los Rockets se rehusaron a comentar.

En el Olive Tree, un hombre en la audiencia le preguntó a Freedom qué quería hacer después.

No me quiero retirar a los 29 años”, respondió Freedom.

“A veces, ‘sacrificio’ es una palabra muy importante, así que hay cosas más trascendentales”, agregó.

VIDEO: Philadelphia 76ers 116-118 Milwaukee Bucks