Lo más visto | Hallan en la selva amazónica al canadiense que desapareció en 2012 sin dejar rastro

Anton Pilipa salió de su casa en Toronto en marzo de 2012 y no regresó. Su familia pasó años buscándole, hasta que apareció 5 años después en el Amazonas, a más de 10.000 kilómetros de distancia.

La última vez que se le vio, Anton, de 39 años, fue en Scarborough en 2012. Tras el reencuentro con su hermano Stefan y después de que le fuera dado el alta en un hospital brasileño, voló de vuelta a Toronto.

Stefan contó a CBC Toronto que creía que su hermano, que había vivido en diferentes ciudades de Canadá como Toronto, Montreal o British Columbia antes de desaparecer, tenía problemas mentales cuando desapareció. Cree que Anton, a quien describió como un activista, llegó a Brasil en gran parte andando, a veces incluso sin zapatos, así como subiendo a coches y camiones de terceras personas.

Para su familia se trata del fin de media década de dolor e incertidumbre, ya que no tenían ninguna idea del paradero de Anton hasta finales de diciembre, cuando se les notificó por parte de la policía que lo habían encontrado en Brasil.

Fue un oficial de policía quien lo encontró vagando por una autopista, y ante la poca información que ofrecía Anton, el dato de que era canadiense le hizo pensar a dicho oficial que no sería tan difícil reconectar con su familia. Anton se escapó de un hospital y no fue hasta enero, cuando ya la familia había sido avisada del hallazgo, cuando volvieron a dar con su paradero en la selva amazónica.