Harvey Weinstein se niega a desvincularse de la productora que fundó junto a su hermano

Harvey Weinstein

A pesar de haberse convertido en el gran villano del momento y en la figura que mejor encarna a día de hoy los abusos de poder y el trato denigrante que, todo sea dicho, han estado tradicionalmente presente en las altas esferas de Hollywood, el productor Harvey Weinstein no estaría dispuesto a renunciar definitivamente a su todavía privilegiada posición profesional.

Tanto es así, que sus más allegados apuntan a que ahora está tratando de convocar una reunión de la junta directiva de la productora que fundó junto a su hermano Bob, The Weinstein Company, a pesar de que la compañía que terminó de consagrarle como el rey midas de la industria del cine es también la que prescindió de sus servicios la semana pasada como consecuencia del sinfín de agresiones sexuales de las que ha sido acusado.

Según el portal de noticias The Blast, el abogado de Harvey Weinstein habría enviado una carta a la vicepresidenta de asuntos legales, Jeannine Tang, informándole de su intención de reunirse con el resto de altos ejecutivos de la empresa el próximo 17 de octubre, recordándole con sutileza que sigue siendo uno de los grandes accionistas de la productora.

Las mismas fuentes apuntan que Harvey no asistirá personalmente al citado encuentro con su hermano Bob y el resto de responsables de la junta, sino que recurrirá a la comunicación telefónica para presentarles una serie de peticiones y propuestas de las que, de momento, no han trascendido más detalles.

El hecho de que el hombre que solía ser conocido en el mundo del espectáculo como 'dios' o 'el castigador' no vaya a pisar las oficinas de la compañía que lleva su apellido se debe fundamentalmente a que actualmente se encuentra bajo tratamiento en una clínica de Arizona, aunque a principios de esta semana se especulaba con la posibilidad de que hubiera optado por Europa para tratar de solventar su presunta "adicción al sexo".

Resulta cuando menos sorprendente que a Harvey Weinstein se le permita utilizar en todo momento su teléfono móvil y, sobre todo, prestar atención a cualquier asunto ajeno a la terapia durante su estancia en el citado centro.

Cierto es también que los problemas que se le acumulan al denostado productor son demasiado significativos como para desligarse completamente de ellos, ya que si ayer jueves se daba a conocer que uno de los grandes inversores de The Weinstein Company, la firma AI International Holdings, había cancelado un préstamo de 45 millones de dólares, poco después salía también a la luz que las autoridades de Estados Unidos y Reino Unido investigarán oficialmente las acusaciones de abuso sexual que pesan contra él.