HBO Max me ha hecho el regalo más grande que jamás imaginé

·6  min de lectura

Que ahora no pueda vivir sin un libro entre las manos se lo debo a J. K. Rowling y, todo sea dicho, a mi madre por regalarme un ejemplar de Harry Potter y la piedra filosofal. Crecer a la par que se estrenaban las ocho películas producidas por Warner Bros. siempre me ha inspirado, por eso ha sido un regalo enorme que este 2022, veinte años después del lanzamiento de la primera cinta de la saga cinematográfica, HBO Max haya puesto de manifiesto con la reunión del reparto que la historia sigue viva en el corazón de los fans.

Bajo mi punto de vista Harry Potter: Regreso a Hogwarts -disponible en HBO Max desde el 1 de enero- es un capítulo cuidado y atrayente, no solo por las revelaciones que alberga y el impacto que provoca el bonito reencuentro entre Daniel Radcliffe, Rupert Grint y Emma Watson sino también por la conmemoración implícita hacia una franquicia muy exitosa, que ha calado hondo entre el público. Es ahí donde como espectadora me siento identificada, porque implica formar parte de algo que perdurará en el tiempo pese a que los propios intérpretes vayan pasando página o cumpliendo su ciclo de vida, como destaca en el especial el actor Robbie Coltrane que en la saga encarna a Hagrid.

©HBO Max
©HBO Max

HBO Max se ha puesto tanto las pilas que ha conseguido sacarme la primera sonrisa de este año. Y es que la plataforma de streaming ha dado en la tecla, proponiéndonos un viaje emocional y nostálgico a los que adoramos el universo de Harry Potter y hemos seguido de cerca cómo el impacto cultural de la saga se ha extendido a lo largo y ancho del globo.

Si bien soy de las que prácticamente se sabe de memoria los diálogos de las películas y se conoce de pe a pa las curiosidades incluidas en el contenido adicional de los dvds (que todavía conservo), lo cierto es que Harry Potter: Regreso a Hogwarts ha conseguido dejarme con la boca abierta al descubrir unos cuantos secretos guardados bajo llave durante años. Por ejemplo, que James Phelps le rompió las costillas a Mike Newell durante una grabación o que Daniel Radcliffe se prendó de Helena Bonham Carter tras su puesta en escena en Harry Potter y la Orden del Fénix.

No obstante, además de la ausencia de la autora de los libros (que se puede entender por la polémica que rodea a J. K. Rowling a raíz de que en 2020 fuera acusada de transfóbica), llama la atención que Daniel Radcliffe haya escabullido el gran elefante de la habitación en este reencuentro tan esperado. Mientras Emma Watson sí que se sincera acerca de los estragos de la fama, reconociendo que se sentía sola pese a la popularidad hasta el punto de que se planteó abandonar la saga, y Rupert Grint también se antoja franco al exponer sus presiones internas y confesar que al término de la franquicia perdió la noción de quién era, el actor de 32 años no se suma con ahínco a la conversación y evita reconocer que él recurrió al alcohol para hacer frente a la ingente atención que recibió en su adolescencia.

Dicho de otra manera, Daniel Radcliffe esquiva hacer una reflexión sobre las consecuencias que sufre una estrella infantil tras crecer ante el ojo público. “Nunca hablamos del tema en las películas porque todos éramos niños. Con 14 años, no me iba a plantar delante de otro niño de 14 años para preguntarle: Oye, ¿cómo te encuentras? No sé, ¿qué tal va todo?”, justifica el actor en este especial dividido en cuatro partes.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Más allá de las jugosas declaraciones de algunos integrantes del reparto que tanto me han enganchado, Harry Potter: Regreso a Hogwarts también me ha embobado por la posibilidad de revisitar algunos de los emblemáticos decorados sin moverme de mi sillón y, por supuesto, por los apuntes de los directores que trazan un exquisito recorrido que nos devuelve al alma de cada película. Y es que no se podía pasar por alto que la saga cinematográfica contó con Chris Columbus para Harry Potter y la piedra filosofal, así como Harry Potter y la cámara secreta, Alfonso Cuarón para Harry Potter y el prisionero de Azkaban, Mike Newell para Harry Potter y el cáliz de fuego y David Yates para las tres últimas producciones: Harry Potter y la Orden del Fénix, Harry Potter y el misterio del príncipe y Harry Potter y las reliquias de la Muerte (parte 1 y parte 2).

Ahora bien, si por algo este especial me ha puesto los pelos de punta es por su homenaje a los intérpretes fallecidos de la saga. Que el montaje dedique unos minutos a contar cómo eran verdaderamente detrás de las cámaras Alan Rickman, el actor que se metió en la piel de Severus Snape, o Richard Griffiths, que asumió el papel de Vernon Dursley, me ha resultado muy conmovedor y acertado. Es más, seguro que no soy la única que se le han escapado las lágrimas cuando ha visto a Tom Felton recordar con un nudo en la garganta a su madre ficticia, Helen McCrory, asegurando que “tenía la habilidad de transmitir mucha empatía con solo una mirada”.

Emma Watson en 'Harry Potter: Regreso a Hogwarts' (Nick Wall; cortesía de HBO)
Emma Watson en 'Harry Potter: Regreso a Hogwarts' (Nick Wall; cortesía de HBO)

Volviendo a las sensaciones que he experimentado viendo este título, Harry Potter: Regreso a Hogwarts logra que parezca que veinte años no son nada, que no ha pasado tanto tiempo por el simple hecho de que la saga sigue viva en los corazones de los seguidores. Ya sea por el estreno de obras de teatro (en 2016 yo misma disfruté en Madrid de Riddikulus, El musical que es una versión de A Very Potter Musical), por la comercialización de libros, series y películas derivadas como la secuela de Animales fantásticos (este 2022 se estrenará la tercera parte titulada Animales fantásticos: Los secretos de Dumbledore) o por la cantidad de exposiciones, como Harry Potter: The Exhibition, parques temáticos y tiendas que seguimos visitando con tanto entusiasmo.

La huella que ha dejado esta saga cinematográfica permanece imborrable, por eso, ver ahora al elenco recordando con tanto cariño cada una de las producciones es algo indescriptible. Precioso. En otras palabras, Harry Potter: Regreso a Hogwarts se siente como un tributo para los fans de siempre que no se limita exclusivamente a aprovechar el tirón de la franquicia como muchos pensábamos, sino que desde el arranque se presenta como una carta de amor dedicada a los que veinte años después seguimos adorando este universo mágico.

En este sentido, considero que los propios intérpretes definen muy bien durante el especial la relevancia que ha tenido, y tiene, esta historia entre el público. Puedo sonar exagerada, pero este fenómeno cinematográfico ha generado un impacto brutal en muchas vidas y por eso ahora resulta increíble regresar momentáneamente a un mundo mágico que marcó un antes y un después en toda una generación.

Reencuentro en 'Harry Potter: Regreso a Hogwarts' (Nick Wall; cortesía de HBO)
Reencuentro en 'Harry Potter: Regreso a Hogwarts' (Nick Wall; cortesía de HBO)

“Estas películas significan mucho para ellos. Han ido creciendo con nosotros y eso les ha ayudado en momentos muy difíciles de sus vidas”, comenta Rupert Grint aunque creo que Evanna Lynch es la que verdaderamente da en el clavo de tal trascendencia, exponiendo que la película ayudó a la gente a aceptar algunas partes de sí mismos. Resultaba bastante liberador ver tu rareza representada como un superpoder en la gran pantalla”. Asimismo, estoy de acuerdo con Matthew Lewis cuando apunta que esta saga “te da la posibilidad de escapar, te hace sentir mejor”.

Si bien muchos especiales caen en el olvido a la primera de cambio, estoy segura de que la montaña rusa de emociones que provoca Harry Potter: Regreso a Hogwarts conseguirá trascender el tiempo y seremos unos cuantos los que más pronto que tarde daremos otra vez al play para disfrutar de este regalo reflexivo y extraordinario con el que HBO Max ha ganado puntos.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.