6 motivos por los que tus heces se vuelven verdes

Muchas veces la comida es la causante de una caca rara (y que no hay por qué asustarse). Aunque la alteración de la coloración puede causarnos cierta inquietud, solo en algunas ocasiones un color extraño en tus deposiciones puede indicar un problema de salud, y más si va acompañado de otros síntomas

Raras veces es causa de preocupación, ya que las heces están hechas de todo lo que comemos. (Foto: Getty)

El color de las heces generalmente está influenciado por lo que comes, así como por la cantidad de bilis (un líquido amarillo verdoso que digiere las grasas) en las heces.

A medida que los pigmentos biliares viajan a través del aparato digestivo, se ven alterados químicamente por las enzimas y pasan de verde a marrón. Todos los tonos de marrón e incluso el verde se consideran normales. Así que calma. Solo en raras ocasiones el color de las heces indica una afección potencialmente grave.

Las heces verdes indicarían o bien una dieta rica en vegetales de hoja verde, sobre todo evidente en el caso de las espinacas, pero también podrían ser resultado de la ingesta de suplementos ricos en hierro, así como muestra de estrés o colón irritable. (Foto: Getty)

Deposición normal o marrón

En condiciones normales, la materia fecal se basa en una proporción de tres partes de agua frente a una de materia sólida, de la cual, el 30 por ciento son bacterias. El resto de sustancia sólida son residuos inorgánicos y desechos no absorbidos, grasas, glóbulos rojos muertos o envejecidos y pigmentos y secreciones como la bilirrubina.

En términos generales el principal culpable de la coloración de nuestras deposiciones es la bilis, esa sustancia que produce nuestro hígado y que se encarga de llevar a cabo la digestión de las grasas. 

"Las heces normalmente son de color marrón debido a varias factores: la bilis de color amarillo verdoso (que se genera en el hígado y es liberada por la vesícula biliar), las células muertas, las bacterias intestinales y, por supuesto, los restos de comida" , explica el doctor Michael Rice, gastroenterólogo en la Michigan Medicine Gastroenterology Clinic, en Women’s Heath.

La bilis, a su vez, contiene pigmentos biliares como la biliverdina o la bilirrubina. La acción conjunta de la bilirrubina y las bacterias intestinales proporciona la coloración a las heces. Si todo va bien, la bilirrubina acaba transformándose en estercobilina, un pigmento de color marrón que en última instancia es el responsable de la coloración de las heces.

Este proceso es lento y progresivo, y ocurre a lo largo de todo el tracto digestivo, de manera que la bilis verde que se encuentra en el duodeno -primera parte del intestino delgado- termina siendo pardo oscura una vez que alcanza el recto -final del tubo digestivo- tras un promedio de 6 a 8 horas. Cuando este proceso se ve alterado de alguna manera, el color de las heces cambia, tornándose en muchas ocasiones color verde oscuro.

Causas de las heces verdes:

1.- Comes mucha verdura

Es normal que las heces se tornen verdes si has incluido en tu dieta una alta cantidad de vegetales de hoja verde como espinacas, acelgas, brócoli o col rizada, debido a la clorofila presente en las plantas. Otros alimentos y bebidas pueden teñir tus deposiciones como el té matcha, espirulina u otras algas. Además, algunos platos como el arroz negro o los calamares pueden provocar ese mismo efecto, así como los helados y postres con colorantes naturales o artificiales.

2.- Estás suelto de la tripa

Si tienes diarrea, los alimentos pasan demasiado rápido a través del intestino grueso, y la bilis no tiene tiempo de descomponerse completamente. Esa falta de exposición a las bacterias intestinales y a las enzimas digestivas es lo que lleva a tener heces de color verde.

Los antibióticos matan a las bacterias buenas de tu intestino y esto se traduce en un cambio de color de las deposiciones, ya que el pigmento amarillo verdoso de la bilis no llega a descomponerse del todo. (Getty)

3.- Sigues un tratamiento

Ciertos medicamentos pueden cambiar el color de tus deposiciones. En el caso de los antibióticos, por ejemplo, la cantidad de bacterias presentes en el intestino puede verse alterada, lo que hace que la bilis continúe siendo verdosa y de origen a las heces verdes. Además de los antibióticos, otros fármacos o suplementos pueden interferir en el proceso de la bilis y originar heces verdes. 

4.- Una dieta alta en hierro

El consumo de carnes rojas, lentejas, algunos granos o suplementación para la anemia pueden aportarnos cantidades de hierro muy difíciles de procesar por el organismo, por lo cual este segrega sales de hierro para poder expulsar el excedente. Estas sales pueden hacer que las heces se vuelvan verdosas.

Excepto en este último caso, ninguna de estas situaciones el color de las heces debe constituir una preocupación, dado que no existe problema de salud alguno subyacente y, por lo general, las heces toman de nuevo un color pardo oscuro una vez que se elimina el pigmento responsable del cambio de color. Únicamente necesitas hacer cambios en tu dieta para reponer las bacterias buenas en tu intestino y equilibrar la flora intestinal. Puedes logrando tomando probióticos como el yogurt, el kéfir, el queso crudo o el kimchi coreano.

5.- Has pillado una infección bacteriana

Ciertos patógenos pueden ser la causa de que las heces se tornen verdes como la Salmonella bacterium y el norovirus. En este último caso, lo único que puedes hacer es esperar hasta que todo vuelva a su sitio (asegúrate de beber muchos líquidos, no sea que te deshidrates).

Existe otra enfermedad llamada giardiasis, una infección parasitaria relacionada normalmente con la ingesta de agua contaminada con heces infectadas de animales o humanos, que produce síntomas similares. Estos huéspedes no deseados pueden ocasionar que los intestinos trabajen más rápido de lo normal, lo que afecta el color de las heces. Pero lo peor son los síntomas que ocasiona esta infección parasitaria: cólicos, hinchazón y náuseas.

6.- Podrías sufrir una enfermedad inflamatoria

En algunos casos sí podría haber un problema de salud detrás de las deposiciones de color verde, tal y como señala Live Science. Y es algunas infecciones suelen ir acompañadas de otros problemas intestinales como diarrea o dolores de estómago, e incluso fiebre. Puede que tengas colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn o una enfermedad inflamatoria intestinal (EII). Lo mismo ocurre con la enfermedad celíaca, un trastorno autoinmune que genera inflamación ante el consumo de gluten.

El estrés o el colon irritable también podrían ser los responsables del cambio de coloración en tus heces, ya que producen un exceso de sales biliares que pasan a las heces. Del mismo modo, esta tipología de caca corresponde a personas que ‘eyectan’ con mucha prontitud tras las comidas, sin dar tiempo a una digestión pausada.

Cuándo hablar con un médico

Debes acudir al médico cuando además de las heces verdes, surgen otros síntomas como diarrea, náuseas, pérdida del apetito, presencia de sangre en las heces, dolor de cabeza o mareos. Sobre todo si te sucede a menudo y si las molestias no desaparecen al cabo de 2 o 3 días. El especialista sabrá valorar si es necesario que te sometas a algunas pruebas y exámenes médicos para encontrar la causa de los síntomas que presentas.

Más historias que pueden interesarte:

7 alimentos que te ayudarán a controlar la inflamación intestinal

Las infecciones que contraerás si abusas de los antibióticos

Los beneficios del jamón de bellota en patologías digestivas

¿Puede una dieta baja en FODMAPs acabar con los trastornos intestinales?