Héctor Soberón, de galán modelo a villano de la vida real

·5  min de lectura

Cuando Héctor Soberón debutó en la segunda mitad de la telenovela 'Muchachitas' fue llamado por Emilio Larrosa, que necesitaba revitalizar su culebrón con caras nuevas, y Soberón, que era modelo de catálogo e imagen en algunos comerciales le pareció adecuado para sus propósitos. El joven era guapo convencional, rubio y de ojos claros, el estereotipo de galán que servía para llevar una subtrama de unos cuantos capítulos, y que además por ser conocido gracias a la publicidad, sería útil.

MIAMI BEACH - DECEMBER 12: Hector Soberon and wife poses at the 5th Annual Premios Fox Sports Awards at the Fillmore Miami Beach at Jackie Gleason Theater December 12, 2007 in Miami Beach, Florida. (Photo by Gustavo Caballero/Getty Images)
Héctor Soberón y su esposa, Janet Durón. (Gustavo Caballero/Getty Images)

Esto fue a inicios de 1992, y así se dio el paso a la televisión de Soberón, aunque Larrosa no contaba con dos desventajas al llevarlo al set: el modelo no tenía ningún tipo de preparación actoral (lo que inevitablemente resultó en una participación muy inepta) y además tenía una voz muy aguda que no coincidía con su aspecto (algo que no podía modificar el todopoderoso productor).

No obstante estos bemoles, posteriormente Larrosa le dio su primer protagónico en 'Mágica juventud' al lado de Kate del Castillo, una telenovela que era tan mala, que la tuvieron que cortar a media transmisión de lo terrible que era (y es una lástima que fuera uno de los últimos trabajos de la enorme Carmen Montejo); fue gracias a su apostura que Soberón (nacido en 1964 y experto en artes marciales e ingeniero en electrónica) se fue colocando como galán en diversas producciones, sin que medrase su total ausencia de talento y de carisma, y así fue como llegó en 1997 a ser el protagonista de 'Mi pequeña traviesa' al lado de la debutante Michelle Vieth (que a la sazón tenía 18 años), algo que marcaría -para mal- las vidas de ambos.

La relación fue, por decir lo menos, tempestuosa: la diferencia de edades (15 años), la agresividad de Soberón con los medios que trataban de dar cobertura a la situación, la vulnerabilidad de Vieth, que sufrió mucho (y que sufriría más), y la resultante fobia de la pareja a ser vista resultó en una constante cacería por parte de los paparazzi nacionales y en que ambos fueran percibidos como ingratos por parte del público que siempre quiere saber más de las vidas privadas de las celebridades que ellos mismos sacan del anonimato.

MEXICO CITY, MEXICO - JANUARY 15: Michelle Vieth poses for photos during the red carpet of ZÈlÈ Gala 2020 on January 15 in Mexico City, Mexico. (Photo by Adrián Monroy/Medios y Media/Getty Images)
Michelle Vieth. (Adrián Monroy/Getty Images)

La cosa pareció tener un final feliz en 2002 cuando la pareja contrajo matrimonio con una fastuosa ceremonia religiosa, aunque la relación duró más fuera del matrimonio que dentro de él: a 18 meses de la boda sobrevino la separación y luego el divorcio (y no solo eso, Soberón buscó la nulidad matrimonial ecleseástica, lo que fue humillante para Vieth), aunque el peor golpe vendría algún tiempo más tarde cuando se hizo viral un explícito video sexual que mostraba a la actriz teniendo relaciones íntimas con un sujeto cuyas facciones no se veían.

Esto de inmediato resultó en que Michelle se vio expuesta y violentada, tanto en medios como en la vida pública, al ser señalada y vilipendiada, y casi de inmediato se señaló que el autor del video y de la filtración del mismo fue el propio Soberón, en un afán de hacer daño gratuitamente a su exesposa; ella asegura que el video lo hicieron con consentimiento de ambas partes y lo responsabiliza de haberlo sacado a la luz, el actor siempre ha negado haber aparecido en el material.

"Es un video que Héctor y yo grabamos en nuestra casa de Vallarta y que está editado con todo el afán de hacer daño. Yo no lo expuse, yo no lo saqué a la luz pública. Yo no traicioné nuestra intimidad", comentó al hacer la acusación contra su ex.

Con el fin de pedir justicia para que en México se penalice la pornovenganza y apoyar a más mujeres que han pasado por esta pesadilla, la actriz de telenovelas compartió su experiencia para sumarse a la campaña 'Real Women, Real Stories'. "Creo que si [este delito] se castiga en otros países, también tiene que castigarse aquí en México", declaró al presentar el video en el que hace su denuncia, mientras busca impulsar una ley contra la pornovenganza.

Por su parte, Soberón —que se casó con Janet Durón, madre de sus dos hijas - se apresuró a volver a negar los hechos desde sus redes: "Creo mucho en las energías", escribió. "Y obvio no me engancho con los comentarios por personas que solo se escudan detrás de un teclado para insultar y maldecir por algo que una señora sigue pegada con el tema de hace 14 años, donde he demostrado que no soy yo. Pero sigue empecinada en sostener su historia, sin importar el daño que le provoca a los hijos, y no permito que insulten a mi familia".

Sin embargo, este no es el único acto cuestionable en el que se vio involucrado Soberón, que desde 2017 no ha vuelto a aparecer en las telenovelas — fue salvavidas (!) profesional en Miami y en enero de 2020 dio un giro a su vida al aceptar el cargo de Director de Relaciones Públicas de una empresa que produce cerveza artesanal y tequila, ubicada en Phoenix, Arizona, a dónde se trasladó con su familia— en parte por la mala imagen que le creó el escándalo que lo persigue desde 2016, cuando Karen Rivera, una presunta fan que tuvo relaciones con él en el periodo en que estaba separado de Vieth y antes de casarse con Durón, lo demandó por la paternidad de un hijo que presuntamente tuvo con él y que Soberón se ha negado a reconocer.

Este golpe acabó con su carrera artística —sumado al tema de Michelle, y al hecho de que su carácter volátil lo ha llevado a llevarse mal con miembros de su gremio, productores y medios — y no obstante, reincide en recrudecerlo, ya que ha desafiado en tres ocasiones las órdenes de un juez mexicano de presentarse a realizar una prueba genética para reconocer al niño, lo que le ha generado una serie de multas y problemas.

¿Por qué alguien que parece tenerlo todo, también parece deliberadamente querer acabar a patadas con su imagen? Es imposible de saber: simplemente la arrogancia a veces ciega a las personas y el caso de este exgalán parece ser de esos y el precio que ha pagado por ello es muy alto, aunque pareciera que no le importa en lo más mínimo.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Diego Boneta revive las sombras del Sol de México en "Luis Miguel, la serie"

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.