‘Esta es una hermandad femenina a la que nunca pedimos entrar’. Las víctimas se dirigen a Nueva York para la sentencia de Maxwell

·10  min de lectura

Algunas vinieron desde el extranjero, otras desde solo un par de horas de canino distancia. Pero su viaje no se puede medir en las millas que recorrieron. Se puede medir en los obstáculos mentales que superaron. Los intentos de suicidio a los que sobrevivieron. Las pesadillas que aún las despiertan. Las relaciones que colapsaron bajo el peso de sus luchas. La rabia y los sentimientos de desesperanza que ahora se unieron en cierta medida de alivio y renovación.

Son las víctimas y sobrevivientes de Jeffrey Epstein y Ghislaine Maxwell que acudieron a Nueva York para ver cómo Maxwell, de 60 años, es sentenciada el martes en un tribunal federal por delitos por los que muchas de estas mujeres creían que nunca sería castigada.

“Todas estamos en esta hermandad femenina a la que ninguna de nosotras pidió unirse”, dijo Elizabeth Stein, quien dijo que conoció a Maxwell por primera vez en 1994, cuando Stein trabajaba como estilista en la tienda de lujo Henri Bendel mientras era estudiante de la Escuela de Tecnología de Moda en Nueva York. Stein dijo que fue abusada sexualmente por Maxwell, Epstein y sus amigos durante los siguientes años.

“Hubo muchas veces en que pensé que nunca llegaríamos a este punto”, dijo Annie Farmer, una de las cuatro mujeres que testificaron durante el juicio de Maxwell a finales del año pasado. En su testimonio, describió cómo la presencia de Maxwell la había hecho sentir inicialmente más cómoda cuando había visitado a Maxwell y Epstein en 1996 en el rancho de Epstein en Nuevo México. Pero eso pronto dio paso a una creciente incomodidad cuando Farmer, que tenía 16 años en ese momento, describió cómo Maxwell le tocó el pecho desnudo mientras esta le daba un masaje. Más tarde, Epstein abusó de Farmer en su cama, de lo cual solo escapó escondiéndose en el baño.

Ellas están entre el puñado de personas que pueden hacer el viaje, en representación de las muchas víctimas que no pueden hacerlo.

Han pasado años atrapadas en “los barrotes de una prisión en su propia mente”, en palabras de “Kate”, una mujer que testificó bajo un seudónimo sobre los abusos que sufrió a manos de Maxwell y Epstein a partir de los 17 años, después de que Maxwell la invitara a tomar el té en su casa de Londres. Kate solicitó hablar durante la audiencia de sentencia de Maxwell. En virtud de la Ley de Derechos de las Víctimas de Delitos, las víctimas tienen derecho a participar en una sentencia, pero eso no significa automáticamente que tengan derecho a hablar en la sentencia: un juez pudiera determinar que su participación se limite a presentar declaraciones.

La decisión de comparecer en persona o presentar declaraciones escritas en una audiencia es complicada para las víctimas, dijo Sigrid McCawley, una abogada que representa a Farmer y a varias otras mujeres que acusaron a Epstein y Maxwell de abuso.

“No solo tienen que enfrentarse a su abusador, sino que tienen que enfrentarse a que su mundo se deshaga de forma muy pública”, dijo McCawley. “En el caso de algunas de las mujeres a las que representé, nunca lo han hecho público, nunca han querido que todo el mundo lo sepa”.

Maxwell fue finalmente condenada el pasado diciembre por cinco de los seis cargos que enfrentaba, incluido el de tráfico sexual de menores. Dos de los cargos fueron retirados posteriormente por ser redundantes.

En su juicio del año pasado, los fiscales federales mostraron cómo Maxwell reclutó y preparó a niñas, algunas de tan solo 14 años, para los abusos sexuales de su ex novio Epstein y, en ocasiones, participó ella misma en los abusos. La Oficina de Libertad Condicional de Estados Unidos recomendó que Maxwell sea sentenciada a 20 años de prisión, mientras que los fiscales federales pidieron que sea sentenciada a entre 30 y 55 años de prisión. Los abogados de Maxwell argumentaron que no debería recibir más de cinco años y tres meses.

Los abogados de Maxwell escribieron el sábado que fue puesta en vigilancia por riesgo de suicidio la semana pasada a pesar de no ser suicida y dijeron que se le había negado el acceso a sus materiales legales mientras estaba en vigilancia por riesgo de suicidio, lo que pudiera hacerles pedir que se retrase la sentencia.

Los funcionarios de la prisión respondieron que Maxwell fue puesta en vigilancia por riesgo de suicidio después de escribir un correo electrónico a la oficina del inspector general de la Oficina de Prisiones de Estados Unidos diciendo que temía por su seguridad y que había sido amenazada por el personal de la prisión federal donde está detenida. Maxwell se negó a dar más detalles sobre la amenaza al personal de psicología de la prisión, lo que llevó al psicólogo en jefe de la prisión a concluir que Maxwell “podría estar intentando ser trasladada a una celda individual donde pueda autolesionarse”.

El personal de la prisión también indicó que había dado a Maxwell acceso a sus materiales legales.

Jill Steinberg, ex fiscal federal y funcionaria del Departamento de Justicia con experiencia en casos de explotación infantil, dijo que cree que las declaraciones de las víctimas pueden afectar a la sentencia en este tipo de casos.

“En este caso, dado que testificaron y hablaron no solo de lo que ocurrió sino del impacto que tuvo en sus vidas, tendrá efecto”, dijo.

Stein viajó diariamente desde Filadelfia para asistir al juicio de Maxwell, aunque no fue una de las cuatro mujeres que testificaron.

“Fui con un gran costo económico y físico para mí”, dijo. “Pero tenía que pasar por ello”.

Se le negó el acceso a la sala del tribunal el día en que el jurado emitió su veredicto, después de que se le dijera que no era víctima de los cargos que estaban siendo juzgados, lo que aún la perturba.

Ella ha solicitado hablar en la audiencia de sentencia de Maxwell –su solicitud sigue pendiente mientras la corte determina si permite a las víctimas hablar en la audiencia de sentencia del martes–, pero se mantiene firme en que estará en la sala independientemente de que se le conceda esa oportunidad.

“No me lo voy a perder”, dijo.

Farmer enfrentó tanto a Epstein como a Maxwell en los tribunales de Nueva York. Ella es una de las dos víctimas que hablaron en una audiencia de fianza para Epstein en 2019, semanas antes que fuera encontrado ahorcado en su celda mientras estaba bajo custodia federal.

Annie Farmer (izquierda) y Courtney Wild (extrema derecha), ambas mujeres que dicen haber sido abusadas por Jeffrey Epstein cuando eran adolescentes, enfrentaron al acaudalado delincuente sexual por primera vez en un tribunal de Manhattan tras su arresto en julio de 2019. Las dos mujeres, acompañadas por una de los asistentes del abogado Brad Edwards (centro), escuchan a Edwards y David Boies, abogados de las acusadoras de Epstein, hablar con los periodistas después de la audiencia. Epstein nunca fue llevado a juicio. Fue encontrado ahorcado en su celda un mes después.
Annie Farmer (izquierda) y Courtney Wild (extrema derecha), ambas mujeres que dicen haber sido abusadas por Jeffrey Epstein cuando eran adolescentes, enfrentaron al acaudalado delincuente sexual por primera vez en un tribunal de Manhattan tras su arresto en julio de 2019. Las dos mujeres, acompañadas por una de los asistentes del abogado Brad Edwards (centro), escuchan a Edwards y David Boies, abogados de las acusadoras de Epstein, hablar con los periodistas después de la audiencia. Epstein nunca fue llevado a juicio. Fue encontrado ahorcado en su celda un mes después.

“Hay algo en ver a esta persona en el juzgado que es difícil de poner en palabras”, dijo. “Después de salir de la sala me sentí increíblemente tembloroso ese día”.

Epstein fue arrestado en julio de 2019, más de una década después de llegar a un acuerdo de culpabilidad notablemente indulgente con los fiscales federales del Distrito Sur de la Florida que le había permitido declararse culpable de dos cargos estatales de prostitución, uno de ellos relacionado con un menor, después de que el Departamento de Policía de Palm Beach investigara decenas de casos de presuntos abusos sexuales de Epstein que involucraban a menores. Epstein acabaría cumpliendo 13 meses en una cárcel del Condado Palm Beach, aunque se le permitía trabajar durante el día desde una oficina cercana. El Miami Herald investigó las circunstancias del acuerdo de Epstein en la serie “Perversión de la Justicia” de 2018, que llevó a los fiscales federales a reexaminar el caso de Epstein y presentar nuevos cargos contra el financiero en 2019. Murió bajo custodia federal un mes después en lo que se ha considerado un suicidio.

Maxwell fue arrestada en julio de 2020 en una propiedad de 58 acres en Nueva Hampshire que había sido comprada meses antes a través de una empresa fantasma. Maxwell había recorrido la propiedad usando un seudónimo.

Cuando Farmer testificó contra Maxwell en diciembre pasado recordó que miró directamente a Maxwell cuando entró en el juzgado.

“Un amigo me había aconsejado que intentara mirarla apenas entrando, que no la evitara”, dijo. “Como una forma de recordarme a mí misma que tenía voluntad, estaba eligiendo participar”.

Aun así, la experiencia de testificar la dejó emocionalmente agotada.

“Realmente entiendo que algunas personas puedan elegir en momentos como este no testificar”, dijo. “Tuve mucho apoyo”.

Estará en Nueva York con su esposo antes de la sentencia. Stein dijo que irá a Nueva York con sus tres mejores amigos y su novio para recibir apoyo.

Farmer planea hablar en la sentencia de Maxwell si el tribunal se lo permite.

“Porque muy pocas de nosotras tenemos esa oportunidad, es una oportunidad para hablar, porque ella perjudicó a muchas”, dijo.

Durante años, Farmer dijo que la única otra víctima de Epstein y Maxwell que conocía era su hermana mayor, María, que trabajaba para Epstein y fue la primera víctima que denunció a Epstein ante las fuerzas del orden en 1996. Pero ha llegado a conocer a otras víctimas en los últimos años, y aprecia la comunidad que han formado.

“Siento que he conocido a algunas de las personas más amables y cálidas a través de esto”, dijo.

Varias otras víctimas que no pueden asistir a la sentencia presentaron declaraciones de impacto para que formen parte del expediente judicial.

Virginia Roberts Giuffre, quien dijo haber reclutada por Maxwell cuando era una adolescente que atendía un spa en el club Mar-a-Lago de Donald Trump, vive en Australia y no se espera que asista. Pero se dirigió directamente a Maxwell en su declaración presentada.

Virginia Roberts Giuffre, con una foto suya de adolescente, cuando dice que fue abusada por Jeffrey Epstein, Ghislaine Maxwell y el Príncipe Andrés, entre otros.
Virginia Roberts Giuffre, con una foto suya de adolescente, cuando dice que fue abusada por Jeffrey Epstein, Ghislaine Maxwell y el Príncipe Andrés, entre otros.

“Usted bromeaba diciendo que era como una nueva madre para nosotras”, escribió. “Como mujer, creo que entiende el daño que estaba causando, el precio que nos hacías pagar a las víctimas. Podía haber puesto fin a las violaciones, los abusos sexuales, las manipulaciones enfermizas que organizaba, que presenciaba y en las que, incluso, participaba”.

Giuffre aparecía en una notoria fotografía con Maxwell y el príncipe británico Andrés en la casa de Maxwell en Londres, donde Giuffre dijo que Andrés la agredió sexualmente. Giuffre acusó a Maxwell y a Epstein de haber abusado de ella y de haberla instruido para que mantuviera relaciones sexuales con sus amigos de alto poder adquisitivo, incluido Andrés. A principios de este año, el príncipe llegó a un acuerdo de conciliación en la demanda por agresión sexual que Giuffre presentó contra él por 12 millones de libras, unos $14 millones. Giuffre había resuelto antes una demanda con Maxwell en 2017 y con Epstein ocho años antes.

Michelle Licata, la primera mujer que habló de sus abusos a manos de Epstein con el Herald, dijo que espera que la sentencia de prisión de Maxwell le dé tiempo para reflexionar sobre el daño que infligió a todas las víctimas.

“Ella estaba dando el ejemplo como figura materna a los ojos de todas las niñas que llevó ante Jeffrey Epstein y desempeñó un papel en su vida, quiera ella creerlo o no”, dijo Licata al Herald. “Espero que se dé cuenta de que hizo daño y afectó la vida de muchas niñas a quienes les quitó su niñez. Estas mismas niñas que ahora son mujeres jóvenes ven obstaculizadas sus relaciones pasadas, actuales y posiblemente futuras por algo que les ocurrió hace 18 años”.

Michelle Licata es una de las decenas de niñas de escuela intermedia y secundaria que que presuntamente fueron agredidas sexualmente por el multimillonario de Palm Beach Jeffrey Epstein. Licata, que ahora es una adulta que vive cerca de Nashville, contó al Miami Herald su experiencia con Epstein cuando era una estudiante de segundo año en la Secundaria Royal Palm Beach.
Michelle Licata es una de las decenas de niñas de escuela intermedia y secundaria que que presuntamente fueron agredidas sexualmente por el multimillonario de Palm Beach Jeffrey Epstein. Licata, que ahora es una adulta que vive cerca de Nashville, contó al Miami Herald su experiencia con Epstein cuando era una estudiante de segundo año en la Secundaria Royal Palm Beach.

Aunque Licata se siente satisfecha por ver sentenciada a Maxwell, también cree que el gobierno federal le debe a ella y a otras víctimas una “verdadera disculpa” por el acuerdo inicial con Epstein y por no haber emprendido antes renovadas acciones contra Epstein y Maxwell.

Para Stein, la posibilidad de hablar el martes es una oportunidad para enfrentarse a la que fue su agresora y para animar a otras víctimas de agresiones a tener la fuerza de hablar y ver que hay un camino a seguir.

“Veo esto para mí como un final y un principio”, dijo. “He trabajado muy duro para reconstruir mi vida”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.