Hilary Duff ha tardado 32 años en aprender a querer su cuerpo

Hilary Duff

En su adolescencia, Hilary Duff se convirtió en un icono de estilo que popularizó los peinados con elaborados recogidos y el uso de chockers entre toda una generación de adolescentes gracias a su papel protagonista en la serie 'Lizzie McGuire', pero al igual que le ha sucedido a muchas otras estrellas juveniles, su paso a la vida adulta estuvo acompañado de un intenso escrutinio sobre su físico.

"Al igual que cualquier otra mujer, yo he tenido una relación de amor/odio con mi cuerpo, pero he acabado por apreciar enormemente todo lo que ha hecho por mí", ha reconocido en una nueva entrevista a la revista ELLE. "Ahora que estoy en la treintena y tengo dos hijos y una relación basada en el cariño, por fin he podido olvidarme de todos esos complejos que antes me volvían loca".

La rutina de la actriz y cantante incluye entrenar con frecuencia, lo que sumado a la intensa actividad que implica cuidar de dos niños de siete años y uno, la mantiene en plena forma, pero eso no implica que de vez en cuando no siga lidiando con ciertas inseguridades. La solución que ha encontrado a esos pequeños bajones de autoestima es recordarse todo lo que le gusta de su físico.

"Cuando me miro al espejo, veo los pómulos que he heredado de mi familia, y trato de apreciarlos. Cuando era pequeña solía odiar mis ojos porque me parecían demasiado grandes, pero ahora que soy más mayor se ha convertido en una de mis cualidades favoritas".