Hincha de Unión y fanático de los asados: quién era la víctima del ataque a la combi en Santa Fe

·3  min de lectura
Rubén Walesberg
Rubén Walesberg

En medio de la conmoción por el ataque a la combi en la que viajaban cadetes del Liceo Militar General Belgrano de Santa Fe, se dio a conocer la identidad de la víctima, quien conducía el vehículo cuando fue abordado por el agresor, un excadete de la escuela.

Se trata de Rubén Walesberg, de 71 años, oriundo de la ciudad santafesina de San Javier, quien, si bien ya estaba jubilado, realizaba traslados en combis, pertenecientes a la empresa privada “Tío Mario”, según puede observarse en sus redes sociales.

Conocido por algunos de sus allegados bajo el apodo de “Bigote”, Walesberg también había sido exliceísta y se presentaba en su redes sociales como “familiero, ferviente hincha del club Unión de Santa Fe y un fanático de los asados”.

“Era una persona buena, que cuidaba a todos”, describió la nieta de la víctima, en diálogo con Aire Digital. La menor también lo recordó como un hombre “bastante cascarrabias, querido por todos”.

“Es un momento muy difícil. Hoy hablé con él para ver cómo estaba, porque ayer (jueves) vinimos a Santa Fe para ir a la cancha. Yo me quedé porque hacía mucho frío, pero él fue a ver a Unión”, reveló la joven. “Estoy en shock”, admitió.

De acuerdo al medio local, desde hace un tiempo Walesberg trasladaba todos los domingos a un grupo de cadetes de San Javier al Liceo Militar General Belgrano, de la ciudad de Santa Fe, y los traía los viernes. “Conocía al grupo, a su familia, acá nos conocemos todos”, aclaró su nieta.

El ataque

El hecho ocurrió en las primeras horas de la tarde en la playa de estacionamiento de una panadería en la que Walesberg había detenido el transporte, ubicada en la colectora de la ruta provincial 1, en el barrio Colastiné Norte de Santa Fe.

Allí, el agresor logró abordar al vehículo y atacó a puñaladas en el cuello a Walesberg, quien lamentablemente falleció en el lugar de los hechos. El atacante hirió además a tres menores que viajaban en el interior del vehículo.

Rubén Walesberg
Rubén Walesberg

En un comunicado, el Ejército Argentino confirmó el hecho y que el atacante, tras asesinar al chofer, secuestró el minubús en el que se movilizaban los cadetes del Liceo Militar durante unos 5 kilómetros, hasta que finalmente fue interceptado por móviles de la policía local y detenido.

El agresor estaba vestido de liceísta y, aparentemente, conocía los movimientos de la camioneta, ya que, todos los viernes a la misma hora, traslada a los estudiantes del interior de la provincia hasta las localidades donde viven.

Según las primeras informaciones, el agresor es un excadete que había sido apartado del colegio militar a fin del año pasado por mala conducta y bajo rendimiento escolar, a quien no le renovaron la matrícula este año.

Según publicó LA NACION, la vida del agresor, identificado bajo las iniciales M.K., dio un giro de 180° en menos de tres años. De ser un alumno ejemplar, que llegó a ser becado tras problemas económicos de sus padres, pasó a ser el autor material del asesinato del chofer de la combi.

Según las versiones de oficiales y estudiantes del Liceo, M.K. habría discutido con un compañero y, en medio de esa disputa, le habría apuntado con un fusil Fal. Esta falta grave lo dejó fuera del colegio militar.