Cómo es Holy Fvck, el álbum que muestra a Demi Lovato en su versión pop punk

Demi Lovato, a los 30 y con nuevo álbum
Demi Lovato, a los 30 y con nuevo álbum - Créditos: @RB/Bauer-Griffin

Artista: Demi Lovato. Álbum: Holy Fvck. Canciones:”Freak”, “Skin of My Teeth”, “Substance”, “Eat Me”, “Holy Fvck”, “29″, “Happy Ending”, “Heaven”, “City of Angels”, “Bones”, “Wasted”, “Come Together”, “Dear Friends”, “Help me”, “Feed”, “4 Ever 4 Me”. Discográfica: Sony Music. Nuestra opinión: bueno.

Demi Lovato presentó su más reciente álbum, Holy Fvck, un día antes de cumplir 30 años. Y el dato no es menor porque tanto en sus letras como en las músicas parece haber intentado resetear su maquinaria de producción para contar lo que tenía ganas de contar, desde otro lugar, con más aspereza. Concretamente, decidió tomar la mayor distancia posible de aquella chica que debía agradar a grandes multitudes para sostener el lugar que tenía asignado dentro del mundo de la música pop.

Si dejamos de lado la publicación del último año, porque salió para apoyar el documental Demi Lovato: Dancing with the Devil, su último disco de estudio es Tell Me You Love Me (estrenado en 2017). Entre aquel trabajo -baladas, R & y soul- y Holy Fvck, parece haber un abismo. Aunque el cambio no le es del todo ajeno, porque quizá haya algo de temas como “Party” (de su primer álbum, Don’t Forget, de 2008) en estas nuevas canciones, pero con mucha más distorsión, mucha menos inocencia, y un toque retro que apunta al pop punk de la primera década de este siglo.

En la flamante producción hay alguna cita a la religión, ya desde el título que eligió para el álbum, y algunas confesiones que son muy de su temperamento. La fama que adquirió siendo tan joven (grabó su primer disco a los 15) tuvo muchos efectos negativos (incluidos los excesos) y cuando comenzó a imaginar este disco, a los 29, pudo reflexionar con más serenidad sobre muchas cuestiones, aunque, fiel a su estilo, sin mucho filtro.

“29″ es una pieza clave. Se trata de uno de los temas que anticipó antes de la salida del álbum y que habla de la relación de una chica de 17 con un muchacho doce años mayor que ella. En definitiva, es su relación con el actor Wilmar Valderrama y todo lo que hoy, a la distancia, recuerda como nocivo. Lovato lo pudo procesar ahora que tiene la misma edad que él tenía cuando comenzaron su noviazgo. “Pensaba que era un sueño adolescente — canta sobre aquella relación-. Una fantasía. ¿pero era la tuya o la mía?”, dispara sin rodeos.

En esa línea puede estar “Eat me”. “¿Es esto lo que todos preferirían? ¿Te gustaría más si todavía fuera ella? ¿Se te hizo agua la boca?”, grita. Da toda la sensación de que quiso dejar bien claro que desde que se declaró no binaria hace el esfuerzo por despegarse de ese objeto sexual femenino que creó (o al que fue empujada a crear) desde sus años de adolescente exitosa.

El tono rockero de su disco pareció ayudarle a esta catarsis. Ni quisiera quiso ajustarse excesivamente a los procesamientos tecnológicos de la voz que se escuchan en los discos de hoy, ni a ciertas reglas estéticas que impone esta tercera década del nuevo milenio. Más bien, Holy Fvck suena a pop punk de principios del siglo XXI, con un halo trágico y oscuro. “Skin Of My Teeth”, el último corte de difusión que lanzó antes del estreno del disco completo, parece ser el mejor ejemplo. Sin embargo, a medida que el álbum avanza, aparecen canciones como “Substance” que también tiene ese tono, y un modo de cantar que puede hacer referencia a esos años. Aún así, el hilo conductor es el nervio a flor de piel y cierta ira. Porque incluso con melodías más alegres, como la de esta canción, es capaz de lanzar frases como esta: “No quiero terminar en un ataúd, con la cabeza llena de gusanos. Cuerpo lleno de mierda, tengo una abundancia ¿Soy la única que busca sustancia?”

“Quería recuperar mi poder”. Eso fue lo que explicó sobre su nuevo disco y lo que detalló en una entrevista con Vogue. “Crecí en la iglesia como cristiana, y tenía cierta rabia hacia ella. Siendo gay, me sentía definitivamente incomprendida. ‘Conocí a Dios solo por un minuto, me senté en su casa, eché un vistazo y vi que no encajaba’, escribí. Eso fue el puntapié de partida del álbum, y a partir de ahí acabé escribiendo ‘Holy Fvck’”. El tema en cuestión puede tener algo de un Metallica light, aunque hay un halo en toda la producción que parece ese guiño al pop punk, tanto en la crudeza de las guitarras como en la colocación vocal. Esa es la versión 2022 de Lovato y su flamante Holy Fvck.