Los hombres jóvenes están recurriendo cada vez más al consumo de Viagra, ¿pero por qué?

·8  min de lectura
“Cuando lo tomas, puedes concentrarte en disfrutar del sexo y estar en el momento”  (Getty)
“Cuando lo tomas, puedes concentrarte en disfrutar del sexo y estar en el momento” (Getty)

Después de terminar una relación de cinco años, James estaba nervioso por volver a tener citas. Tenía 27 años, estaba sano y tenía una buena vida sexual. Pero a la hora de tener relaciones sexuales con gente nueva, sufría de “ansiedad de rendimiento”. “En verdad me estaba costando trabajo tener una erección”, dice. “Llegué a un punto en el que estaba teniendo sexo con muchas personas con una tasa de fracaso del 75 por ciento”. James asumió que el problema eran solo los nervios. No buscó el consejo de su médico de cabecera. En cambio, comenzó a automedicarse con sildenafilo, mejor conocido como Viagra. Funcionó al instante.

“Cuando lo tomas, puedes concentrarte en disfrutar el sexo y estar en el momento” —explica— “en lugar de pensar, ‘Oh, Dios mío, mi pene está fallando. ¡No! ¡No! ¡No te detengas! ¡Tú sigue!’”. Sin embargo, cuando empezó a salir con una persona nueva, James sintió una necesidad aún mayor de depender del medicamento. Como quería asegurarse de que no fuera una decepción, y sentía que estaban a punto de tener relaciones sexuales, James decidió que, solo para estar seguro, tomaría dos pastillas de 100 mg de potencia máxima. Sin embargo, su acompañante no estaba de humor y se durmió a su lado.

“Sentí que mi pene estaba a punto de explotar”, dice James. “Me sentí increíblemente débil”. Recuerda que los capilares sanguíneos de la superficie de sus ojos se enfocaban mientras miraba la oscuridad. Se sentía profundamente incómodo. “Necesitaba orinar”, dice, “así que oriné probablemente a unos dos o tres metros de distancia para que cayera en el inodoro”.

Ahora, en sus treinta, James todavía toma Viagra con regularidad. Nunca le contó a su pareja lo que había hecho. Y en ese aspecto, no está solo. Estima que hasta la mitad de sus amigos varones le han dicho que toman Viagra, y sospecha que hay más que lo hacen en secreto. Algunos, como Josh, de 27 años, admiten que la toman principalmente como una droga recreativa para mejorar la experiencia sexual: “La probé y fue como si tuviera 14 otra vez”. La píldora suele asociarse a hombres mayores. Pero un número cada vez mayor de hombres menores de 50 años también están tomando sildenafilo.

Los posibles efectos secundarios incluyen una reducción de la eficacia con el tiempo, así como resultados más graves. “El uso a largo plazo de Viagra puede potencialmente aumentar el riesgo de dependencia psicológica y también se ha asociado con varios problemas que afectan los sistemas del oído y la vista”, dice la Dra. Shirin Lakhani, una doctora que ofrece tratamientos especializados para la disfunción eréctil en su consultorio privado de Londres. “Los efectos secundarios graves a corto plazo incluyen derrames cerebrales y ataques cardiacos en casos muy raros, así como diarrea y gastritis”.

Las cifras divulgadas a The Independent por la compañía farmacéutica Viatris muestran que entre mayo de 2020 y mayo de 2021 Viagra Connect vendió más de siete millones de tabletas en el Reino Unido. Según la compañía, más del 60 por ciento de los usuarios del Reino Unido tienen entre 25 y 54 años.

El medicamento es mucho más accesible de lo que solía ser gracias a una relajación de los controles. Viagra Connect, lanzado en 2018, es una versión de venta libre que se puede obtener sin receta médica. Se ha vuelto tan popular que el mes pasado Boots anunció el lanzamiento de su propia versión genérica, que tendrá un precio más económico que la marca de renombre. El sildenafilo genérico también se puede comprar en línea con receta médica, que se puede obtener con relativa facilidad respondiendo a una breve consulta. “De nuestra base de clientes con disfunción eréctil, el 9 por ciento tiene veinte años y el 21 por ciento tiene treinta y tantos”, dice Abbas Kanani, un farmacéutico en línea.

Eso se suma a una gran cantidad de usuarios jóvenes. Y aunque la disfunción eréctil sigue siendo un tema algo tabú entre los hombres jóvenes, parece ser muy común. Según un estudio de 2018, alrededor de la mitad de los hombres británicos en la treintena reportan dificultades para lograr o mantener una erección. Sin embargo, al igual que James, los hombres jóvenes con disfunción eréctil no necesariamente están hablando con su médico al respecto. “En mi papel como médico de cabecera del NHS (Servicio Nacional de Salud del Reino Unido), no veo casi ningún hombre de entre veinte y treinta años con disfunción eréctil”, dice el Dr. Luke Pratsides, que también trabaja para un sitio web comercial de salud masculina. “Es probable que esto se deba a que los hombres jóvenes no acceden a los canales tradicionales de atención médica y tal vez no quieran tener múltiples puntos de contacto para hablar sobre la función sexual, que para muchos puede ser un tema difícil de hablar”.

Al evitar a su médico, los hombres se están perdiendo un diagnóstico adecuado. James nunca le ha preguntado a su médico sobre la causa subyacente de su disfunción eréctil, pero sospecha que está enfrentando cierto nivel de ansiedad por el rendimiento. Esto se define ampliamente como hombres que no necesariamente tienen un problema cada vez que tienen relaciones sexuales o cuando se masturban, pero que, como James, se consuelan al saber que la píldora los ayudará si quedan atrapados en una espiral de negatividad que cancele erecciones. “Si iba a tener sexo con alguien por primera vez, me ponía ansioso, así que la tomaba”, dice James. “Pero con el tiempo me siento más cómodo con la persona, y ya después no lo necesito”.

La ansiedad por el desempeño es una causa común pero poco discutida de la disfunción eréctil, según Peter Saddington, un terapeuta sexual que trabaja en el departamento de Andrología del Hospital Sheffield Royal Hallamshire. “La ansiedad libera una sustancia química en el cerebro que tiene un efecto adverso sobre las erecciones. Va en contra de sentirse relajado y sexual”, explica. El problema a menudo se ve agravado por la emoción de tener sexo con alguien por primera vez. “El cuerpo interpreta la emoción como algo cercano a la ansiedad, porque estás conociendo a una persona nueva”.

“En cierto punto”, señala Saddington, incluso el sildenafilo dejará de funcionar. “El Viagra no te da una erección, solo facilita el proceso natural, por lo que si la persona se siente cada vez más ansiosa, eventualmente su ansiedad puede anular el efecto del sildenafilo”.

James dice que siempre se siente ansioso por su desempeño sexual, pero aún más con una nueva pareja, y recuerda la primera vez que escuchó a algunas de sus amigas hablar sobre sexo. “Lo que es dolorosamente obvio para mí es que las mujeres en sus treinta se obsesionan y se deleitan con las minucias de la anatomía masculina”, dice James. “Observan la circunferencia, la longitud, el movimiento. Lo analizan todo, y con mucho gusto, delante de sus amigos. Así que después de haber sido testigo de ello —en una mesa con gente con la que había tenido relaciones— soy consciente de la presión que existe para ofrecer un buen sexo.

“Hubo algo ligeramente falso al respecto. No fue el sexo apasionado en sintonía que supongo que he tenido con alguien que no lo consume” (Getty)
“Hubo algo ligeramente falso al respecto. No fue el sexo apasionado en sintonía que supongo que he tenido con alguien que no lo consume” (Getty)

No está claro cómo se sienten las parejas sexuales de James al respecto porque, en su mayor parte, él no les dice. Pero Wendy, de 37 años, dice que le molestaría descubrir que su novio toma Viagra en secreto. “Porque me sentiría como, ah, ¿no soy suficiente?”, ella dice. “Pero luego entiendo que [la disfunción eréctil] es más común a medida que los hombres envejecen”. Que ella sepa, solo ha tenido relaciones sexuales una vez con un hombre que tomaba sildenafilo: una aventura de una noche, y se enteró después por un amigo en común. El sexo fue promedio, un hecho que Wendy atribuye en parte al medicamento. “Hubo algo ligeramente falso al respecto. No fue el sexo apasionado en sintonía que supongo que he tenido con alguien que no lo consume”.

Viatris, una subsidiaria del gigante farmacéutico Pfizer que fabrica Viagra, proporcionó algunos datos a The Independent de una encuesta de 5007 personas, incluidos 2445 hombres, que encargaron en 2020. Una de las preguntas que hicieron fue “¿Cuáles son las tres principales barreras que le impiden tener más intimidad?”. El nueve por ciento de las personas de 18 a 24 años y el 10 por ciento de las personas de 25 a 34 años señalaron “Problemas sexuales, por ejemplo, tener problemas para conseguir o mantener una erección” como la razón principal. De todos los hombres que habían presentado disfunción eréctil, casi un tercio (29 por ciento) dijo que se debía a que les “preocupaba no poder tener o mantener una erección”.

Sin embargo, las causas subyacentes de la disfunción eréctil pueden ser más complejas. “La disfunción eréctil a menudo se descarta como psicológica [o] relacionada con el estrés y temporal y autolimitada en hombres más jóvenes”, dice el Dr. Lakhani. “Sin embargo, si bien las razones psicológicas pueden desempeñar un papel, es importante darse cuenta de que también puede haber condiciones médicas que causen disfunción eréctil en hombres más jóvenes. Los trastornos de salud mental, como la depresión y la ansiedad, afectan la función eréctil, ya sea directamente o como un efecto secundario de los medicamentos que se usan para tratarlos”. Los factores del estilo de vida, como fumar, beber y la obesidad, también pueden desempeñar un papel, dice el Dr. Lakhani, al igual que las enfermedades cardiovasculares o la diabetes.

La ansiedad por el desempeño a menudo está presente en la disfunción eréctil, señala, pero eso no significa que sea la causa. El Dr. Lakhani sospecha que la incidencia de la disfunción eréctil puede ser “mucho más alta de lo informado debido al estigma y la vergüenza que rodean los problemas de salud sexual”. Es importante obtener un diagnóstico adecuado de las causas subyacentes de la disfunción eréctil.

*Los nombres fueron cambiados

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.