¿Por qué los hombres no han sucumbido al mercado de los juguetes sexuales?

“Con tantos juguetes sexuales nuevos en circulación después del gran derroche de covid-19, pensé que la exposición a ellos se contagiaría a los hombres”  (Getty/iStock)
“Con tantos juguetes sexuales nuevos en circulación después del gran derroche de covid-19, pensé que la exposición a ellos se contagiaría a los hombres” (Getty/iStock)

Todos conocemos la frase “los hombres y sus juguetes”. Pero, ¿alguna vez te has preguntado por qué nunca hablamos de “los hombres y sus juguetes sexuales”? A los hombres les encantan los aparatos. A los hombres les encanta masturbarse. A los hombres también les encanta gastar dinero en cualquier cosa, casi sin sentido; además de hablar sobre su compra hasta el cansancio. Entonces, ¿hay un gran revuelo en torno al negocio de los juguetes sexuales masculinos? La verdad es que no. Un entusiasta de las bicicletas de mediana edad podría comprar siete trozos diferentes de lycra para andar más rápido, pero cero trozos de silicona para correrse más. ¿Qué hay con eso? Si bien no es raro que las mujeres se recomienden productos geniales, como el masajeador Doxy o juguetes de succión, el único consejo de masturbación que recibí de un hombre fue sentarme sobre la mano hasta que se adormeciera. ¿Vivimos en un mundo donde el capitalismo ha penetrado con éxito, literalmente, todo en la tierra, pero aún no ha logrado controlar el mercado de la masturbación masculina? Nada de esto tiene sentido para mí.

Para ser específicos, estoy hablando de juguetes destinados principalmente al uso en solitario. Auxiliares para la masturbación. Y definitivamente no es cierto decir que no todos los hombres compran juguetes. Los hombres que tienen sexo con hombres, por ejemplo, generalmente son mucho más progresistas a la hora de normalizar el uso de juguetes sexuales. La semana pasada, un amigo mío fue a una famosa tienda de estilo de vida gay para comprar un anillo para el pene. Le dieron consejos, pudo probarse algunos, le dieron ayuda personalizada en el probador, y fue, ya sabes, una experiencia más de compras. Sin ningún problema. Los hombres homosexuales tienen más probabilidades de que se les comercialicen anillos para el pene, consoladores, estiradores de bolas, fundas y, sí, también juguetes para el placer personal, como acariciadores y masturbadores. En otros lugares, hay una gama cada vez mayor de juguetes para personas trans y no binarias, como bombas para hombres trans, que sirven para una anatomía de menos de tres pulgadas. Como hombre pansexual, observo las actitudes hacia los juguetes sexuales de todo el espectro sexual y, sinceramente, me desconcierta un poco (pero no critico ni me burlo) que los hombres que solo tienen relaciones sexuales con mujeres tengan tan poco apetito por probar juguetes. Mucho de esto, dicho sea de paso, está influenciado por Liz Truss.

Tengo una teoría que me gusta llamar “economía de la paja por goteo”. Comienza con la pandemia, que creó un auge gigantesco en las ventas. Poppy Scarlett, una educadora sexual que dirige la tienda minorista de juguetes sexuales en línea Self & More, fue testigo de este increíble crecimiento: “Veíamos picos cada vez que se anunciaba un nuevo confinamiento. Tan solo los pedidos del primer confinamiento aumentaron en un 508 por ciento. En todas las categorías: anales, vibradores, artículos de fetiche, juguetes en pareja, juguetes en solitario, todo”. La propia Scarlett compró su primer juguete sexual en una máquina expendedora en los inodoros de un pub, a los 16 años. “Lo usé tanto que se le salieron los resortes”.

De todos modos, con tantos juguetes sexuales nuevos en circulación después del gran derroche de covid-19, pensé que la exposición a ellos se contagiaría a los hombres. Como anécdota, muchos hombres que tienen relaciones sexuales con mujeres me han contado en los últimos años sobre el uso de los juguetes de ella durante el sexo, hasta el punto en que los masajeadores y las balas se convirtieron en una parte integrada a su vida sexual. Sin embargo, ninguno había pensado en comprar un juguete para sí mismo. Como la mayoría de las teorías de goteo, la lógica era defectuosa. Esa falta de curiosidad me parece, pues, curiosa.

La comparación de las ventas de juguetes dirigidas a hombres con las destinadas a mujeres se considera un poco redundante: el concepto es que, si bien la mayoría de los hombres pueden “echarse una” en el tiempo que uno tarda en decir “Tunnock’s teacakes”, la fisiología de las mujeres implica que a menudo requieren tiempo y, sobre todo, juguetes para llegar al orgasmo. Sin embargo, Scarlett tiene una opinión indirecta sobre esto, basada en el hecho de que “muchas de las estadísticas que nos dicen cuánto tarda una mujer en correrse se basan en el sexo con pentración del pene en la vagina. Lo que significa que incluso nuestra comprensión de cuánto tiempo lleva llegar al orgasmo proviene de una perspectiva masculina. No es que sea necesariamente ‘más difícil’ para una mujer llegar al orgasmo, es solo que existe una brecha de conocimiento sobre la forma en que las personas con vulva necesitan recibir placer. No es difícil” —señala con ironía— “si sabes lo que estás haciendo”.

Hay un millón de razones profundamente arraigadas por las que la mayoría de los hombres se han negado de forma tradicional a los accesorios para el placer personal. Usemos como ejemplo el idioma inglés, que es algo hermoso, incluso cuando es terriblemente feo. Algunas de nuestras palabrotas más atrevidas (wanker, tosser, jerk-off, jizzrag) provienen del acto de la masturbación masculina. ¿Quién gastaría un centavo en convertirse en un pajero aún más grande? La mayoría de los hombres también sienten que ya tienen la mejor maldita herramienta: la mano. La masturbación sigue siendo la única forma de trabajo manual que la gente no considera presuntuosa ni engreída. Además, los hombres siempre han demostrado ser asombrosamente ingeniosos en el campo de las pajas. Incluso el más promedio de los hombres puede mostrar la imaginación de Leonardo y el enfoque de acero de un arquero olímpico en cuanto al autoplacer furtivo. Un compañero mío solía tener sexo con una bañera llena, sus extremidades lo mantenían suspendido como un gato asustado. Una vez escuché una historia sobre alguien que solía dibujar su propia pornografía. Alguien más solía llenar un paquete vacío de papas fritas con loción para manos, lo colocaba entre dos colchones apilados y llevaba el acto a cabo.

Por el contrario, los juguetes femeninos son considerablemente más refinados y aspiracionales que un viejo paquete de papas fritas lleno de semen. Están bien diseñados, cuentan con hermosos colores y vienen en formas suaves y curvas ergonómicas. “Ha habido una gran tendencia en la industria” —reflexiona Scarlett— “hacia la comercialización de juguetes sexuales femeninos y la masturbación como una forma de cuidado personal. La idea de ponerse ropa interior sexy o prender unas velas antes de hacerse una paja. No hemos visto eso para los hombres todavía”. La deriva de los juguetes sexuales femeninos hacia el mundo del bienestar, seguro y compatible con Instagram, donde mujeres geniales y exitosas como Dakota Johnson, Cara Delevigne y Lily Allen tienen una variedad de juguetes, ha sido profunda. Incluso el sitio web de Argos ahora tiene una sección de “Bienestar sexual”.

Sin embargo, Argos probablemente nunca vendería la mayoría de los juguetes masculinos en su sitio porque la mayoría son grotescos, honestamente. Siempre ha sido así. Probablemente el auxiliar masculino más perdurable de la historia, y estoy tratando de no estremecerme sobre mi Dell mientras escribo esto, es la muñeca sexual. Los marineros franceses del siglo XVI solían hacer dames de voyage con ropa vieja. Hitler supuestamente brindó juguetes sexuales sintéticos para sus soldados que luchaban en Francia (rubias y de ojos azules, obviamente). Hoy en día, una rápida búsqueda en Google parece mostrar que, a menos que tengas tendencias profundamente pedófilas, entonces la mayoría de las muñecas sexuales probablemente no sean para ti. Por otra parte, el fleshlight y fleshjack son ahora los juguetes más conocidos para personas con pene. Desarrollado por primera vez en 1998 (su patente original en ese entonces lo llamaba un “dispositivo discreto de recolección de esperma”; encantador, ¿no?), un fleshlight es una manga penetrable operada a mano, con un revestimiento interior que se sumerge en agua tibia, lubricante antes de usarse. Es probablemente el juguete sexual masculino socialmente más aceptable que haya existido y, sin embargo, gracias a su abertura vaginal o anal modelada, sigue transmitiendo la sensación de que guardas en tu cajón una parte del cuerpo desmembrada. Incluso si no sientes una vergüenza religiosa persistente en torno a la masturbación, existe la posibilidad de que sientas vergüenza si alguien abre tu cajón y descubre tu ano en un palo.

Pero esto está empezando a cambiar. Scarlett apunta a una ola pequeña y creciente de objetos mejor diseñados para hombres que reflejan las tendencias menos anatómicas y de género que se observan en el mercado mayoritariamente femenino. “Marcas como Tenga fabrican juguetes muy orientados al diseño. Vienen en formas geométricas más abstractas, que podrías exhibir y la gente no necesariamente sabría que son juguetes sexuales”. También hay un aumento de las marcas dedicadas a la tecnología, como The Handy, que es una funda automatizada que otra persona puede controlar de forma remota o sincronizarse con un vídeo para reflejar los estímulos que se ven en la pantalla.

Aún así, a pesar de estos nuevos avances, todavía existe la sensación persistente de que la mayoría de los juguetes sexuales masculinos son, por muy bien diseñados que estén, manifestaciones físicas de la sensación persistente de vergüenza e inadecuación que épocas pasadas vincularon con la masturbación. Siento que los hombres primero necesitamos reiniciar nuestras cabezas un poco. Necesitamos conversaciones más abiertas, mejor educación sexual (incluso en torno a la masturbación). A los hombres heterosexuales les vendría bien aprender de las mujeres y los hombres homosexuales/queer sobre el uso de juguetes sexuales. A menos que cambiemos un poco nosotros mismos, nuestros juguetes sexuales quedarán atrapados para siempre en un vórtice de novedades y artefactos, como una funda que pueda funcionar como control remoto para un dron, o un túnel Blackwall f*llable para conductores descontentos que tienen que cruzar el Támesis dos veces al día.