Iba a cerrar la panadería por falta de clientes, pero su hija contó la historia en Twitter y la salvó

Cuando parecía que todo estaba perdido, su hija compartió un video en Twitter y logró lo imposible.

Un panadero salvó su negocio familiar gracias a un tuit de su hija. Foto: Twitter.com/Shern-MinChow

Historias que inspiran

Las redes sociales tienen cosas buenas y malas. Y algunas extraordinarias, como la que le sucedió a un panadero mexicano que estaba a punto de cerrar su negocio familiar en Houston, EE.UU., debido a los pocos clientes que recibía, hasta que su hija de 18 años decidió contar su historia en Twitter.

“Hola a todos. Mi papá tiene una pequeña panadería-restaurante. Él mismo hornea el pan dulce. Ha estado pensando en cerrar el negocio, pero yo no voy a permitir que eso suceda. Corran la voz: un retuit podría significar la llegada de un potencial nuevo cliente”, escribió Jacqueline Garza el 6 de diciembre junto a un video, que puedes ver a continuación.


La expectativa de la joven era motivar a ir al local aunque sea a dos clientes nuevos, sin embargo luego de que su tuit se compartiera más de 60 mil veces y acumulara 50 mil ‘Me gusta’, el negocio volvió a recibir tanta clientela, que el pasado 11 de diciembre, La Casa Bakery (que abrió recientemente un perfil en Twitter) publicó estas fotos que reflejan el repentino éxito del negocio.


“Actualización: Twitter hizo esto“, publicaron este lunes desde la recién creada cuenta @CasaBakery. Junto a la feliz noticia se compartieron dos imágenes con las bandejas de pan y las heladeras vacías.

Varios clientes primerizos contaron que se enteraron de la existencia de la panadería a través de las redes sociales y por eso decidieron contribuir para que permanezca abierta, recogió el diario El País.


Según explicó la hija del dueño, La Casa Bakery había sufrido una baja drástica de las ventas luego de que la tormenta Harvey azotara a la ciudad de Texas en agosto pasado. Fue por eso que su padre, Trinidad Garza, de 73 años, había pensado cerrar el negocio. Por suerte, Jacqueline se enteró de esto antes por su madre y con su aporte cambió el destino del negocio familiar.

Y tú, ¿qué harías en una situación similar? Déjanos tus comentario.

También te puede interesar:
Moonlite, el gadget para smartphones que proyecta cuentos infantiles
Bizarro corte de pelo con el rostro de Trump es furor en Taiwán