Iker Casillas vuelve a pisar el césped del estadio del Oporto


El futbolista Iker Casillas volvió a pisar ayer miércoles el césped del estadio Do Dragão de la ciudad de Oporto tras más de quince meses alejado de los terrenos de juego y ya en calidad de exjugador del equipo luso, al que llegó en 2015 y del que se despidió oficialmente hace solo unas semanas ante la falta de certeza sobre su regreso a la competición del más alto nivel.

El motivo de su vuelta al coliseo no podía ser más satisfactorio: nada menos que la consecución de un nuevo título de liga por parte de su antiguo equipo. Sin embargo, las celebraciones, así como buena parte del devenir del torneo, tuvieron que desarrollarse "sin aliño", en palabras del propio guardameta, al verse marcadas por los efectos de la crisis sanitaria más dura y dolorosa que ha vivido el planeta en tiempos recientes.

El ánimo del que también fuera excapitán del Real Madrid se vio influido por la nostalgia y, asimismo, por la tristeza de no haber podido contribuir a los triunfos de sus ya excompañeros a lo largo de toda esta temporada y durante la segunda mitad de la anterior. En cualquier caso, Iker ha preferido centrarse en los momentos más felices que le han brindado sus años en Oporto, así como en la necesidad de festejar con moderación semejante éxito deportivo para los suyos.

"El tiempo hace olvidar casi todas las cosas, eso dicen, y que es el mejor remedio para curar momentos desagradables. Hacía 15 meses que no habia vuelto a pisar Dragão y tengo que reconocer que me volví a emocionar. ¡Muchos recuerdos y sentimientos! Ayer me alegré enormemente del campeonato conseguido. Los jugadores y el club se lo merecen. Es un celebración distinta, sin aliño o desaliñada. Aún así, la gente celebró un campeonato. Espero que sea el último que se gana así. Y espero que el próximo, como es lógico, lo vuelva a ganar el FC Porto", reza un extracto de la extensa carta publicada por el madrileño, a la que adjuntó una imagen ya histórica de su -quizás- última visita a Dragão.