Anuncios

El impacto de la inteligencia artificial en el mundo moderno

Cecilia Danesi, especialista en ética e inteligencia artificial
Cecilia Danesi, especialista en ética e inteligencia artificial - Créditos: @Chiara Malavolta _ Fabián Malavolta

Cuando se creía que los humanos habían alcanzado la cima, en otras palabras, conquistado el espacio, creado internet, inventado los celulares, los medios de transporte y hasta las criptomonedas, aparece una nueva revolución que vuelve a sacudir al mundo entero. Sucede que, a la larga, todo va quedando chico, ya nada alcanza y siempre se puede ir por más. De este constante proceso de mutaciones, surgió recientemente un nuevo aspecto que viene a desafiar a las personas. Se trata de la inteligencia artificial (IA), una tecnología que en los últimos años ha escalado al punto que atraviesa todos los ámbitos de la vida cotidiana.

El camino común que recorren las empresas para adaptarse al cambio

Sin ir más lejos, para entender este nuevo paradigma, es necesario soltar viejos prejuicios, por ello, Cecilia Danesi, especialista en ética e inteligencia artificial, explicó en el evento de Negocios del Futuro, organizado por LA NACION, que corresponde a un tipo de tecnología emergente que tendrá un impacto considerable en la vida de las personas y que les permitirá tener una visión de futuro colectivo.

Ahora bien, con este panorama dilucidado, Danesi se cuestionó cuáles son las razones que llevaron a que la inteligencia artificial se posicionara como la protagonista de la cuarta revolución industrial y entre ellas destacó que se debe a la extenuante capacidad que tiene para procesar gran cantidad de datos de manera rápida y eficiente, lo cual hace de forma autónoma. Es que, para la especialista, esta tecnología le “pasa el trapo” a los humanos, porque es capaz de hacer mucho más competente innumerables procesos y actividades.

De esta manera, recalcó que el surgimiento de la inteligencia artificial impactó en gran medida en dos ámbitos puntuales de la vida, que supieron sacarle jugo y aprovecharla al máximo. En primer lugar, resaltó el trabajo. “Al principio, su desembarco en el área laboral causó miedo porque se pensaba que nos podía llegar a reemplazar, y lamentablemente es así, nos va a reemplazar”, comentó Danesi. Y, para que no cunda el pánico, agregó que de este hecho, que es inevitable, se desprende una buena noticia: “Si bien la inteligencia artificial nos va a sustituir, también se estima que creará la misma cantidad de puestos de trabajo equivalentes a los que se perdieron”.

Sin embargo, no todo es color de rosas y de ello surge un nuevo desafío, ya que “para adaptarse a estos nuevos empleos y puestos del futuro, habrá que reinventarse y reconfigurar las habilidades”.

“La tecnología nos pasa el trapo a los humanos, porque es capaz de hacer mucho más competente innumerables procesos y actividades", dice Cecilia Danesi, especialista en ética e inteligencia artificial
“La tecnología nos pasa el trapo a los humanos, porque es capaz de hacer mucho más competente innumerables procesos y actividades", dice Cecilia Danesi, especialista en ética e inteligencia artificial - Créditos: @Chiara Malavolta _ Fabián Malavolta

El segundo de los aspectos que remarcó se relaciona con la economía. “La inteligencia artificial es sinónimo de progreso y prosperidad, también de eficacia. Y ello se ve reflejado en números, sobre todo en países como China y Estados Unidos, que son pioneros en estos temas”, señaló Danesi.

Sucede que, de cara a este escenario innovador, hay que tener cuidado y estar atentos, porque, sin quererlo, se desprende otra nueva crisis que afecta a los individuos. “Se trata de una que tiene que ver con la identidad”, dijo la oradora. La cuestión es la siguiente: a diferencia de muchos años atrás, hoy las personas se rigen por la tecnología, al punto tal, que pueden llegar a estar “dominados” por ella y, de alguna manera, verse condicionados.

Pero lo cierto es que fueron ellos mismos, es decir, los hombres, quienes la crearon y la transformaron en una poderosa herramienta. Por ello, Danesi propone repensar la forma en la que está “creando la tecnología” y sugiere enfocarse “en averiguar cuáles son sus bases, principios y si de alguna manera no está generando una sensación negativa”.

De cara a este escenario, cabe interrogarse hasta dónde pueden llegar las sociedades y qué se espera de la tecnología. En esta línea, para cerrar su discurso, Danesi retomó los dichos de dos mentes brillantes y reconocidos expertos en ciencia y tecnología, para darle al tema un abordaje con vistas al futuro. Citó a Ray Kurzweil, quien dijo: “Llegará un momento (no muy lejano) en el que las máquinas superarán en habilidades y capacidades a los humanos”. También se refirió Elon Musk, quien dijo: “La relación entre la inteligencia artificial y las personas probablemente sea similar a la de un humano y un gato”.

Entonces, en pos de continuar formando una alianza positiva entre los humanos y la tecnología, la experta propuso replantearse una serie de preguntas: “¿Cuál es el límite de la tecnología? ¿A dónde estamos yendo? ¿Será que la aceptamos para aumentar nuestras capacidades? ¿Qué tipo de tecnología estamos potenciando hoy? ¿Es para mejorar nuestros negocios? ¿Nuestro futuro? ¿Rige alguna norma en este imperio que regule su uso? ¿Cómo repercute su uso en los grupos minoritarios?”.