Las importaciones chinas de soja caen en noviembre por obstáculos logísticos

FOTO DE ARCHIVO: Trabajadores transportan productos de soja importados en un puerto en Nantong

PEKÍN, 7 dic (Reuters) - Las importaciones chinas de soja cayeron un 14% interanual en noviembre, a 7,35 millones de toneladas, mostraron el miércoles los datos de aduanas, ya que los problemas logísticos del principal proveedor, Estados Unidos, contribuyeron a frustrar las expectativas de un aumento significativo.

Tras la desaceleración de la carga de los envíos y un mayor tiempo de despacho aduanero, la cifra siguió al desplome de las llegadas en octubre a solo 4,1 millones de toneladas, el nivel más bajo desde 2014.

Varios participantes del mercado habían esperado llegadas de más de 9 millones de toneladas el mes pasado.

"Diciembre debería ser más alto", dijo un comerciante de soja con sede en Pekín, mientras que otro estimó que las llegadas de diciembre superarían los 10 millones de toneladas.

Las estrictas restricciones por el COVID-19 en el principal comprador mundial de soja probablemente ralentizaron el despacho de aduanas, dijo un analista, que pidió el anonimato porque las discusiones sobre la política gubernamental son un tema delicado.

Pero también había recortado sus compras previamente en el año, después de que los precios mundiales se dispararon y las necesidades internas se redujeron, tras las fuertes pérdidas sufridas por los criadores de cerdos.

China compra soja para convertirla en harina de soja para animales y aceite para cocinar.

Tras la recuperación de los beneficios de los criadores de cerdos, los comerciantes volvieron a aumentar sus compras, pero algunos cargamentos se retrasaron por problemas logísticos en Estados Unidos, principal proveedor.

El nivel de las aguas del río Misisipi descendió este otoño boreal a mínimos históricos, deteniendo en ocasiones los envíos de grano en barcazas por la principal vía navegable.

Sin embargo, los márgenes de trituración en China se han desplomado en las últimas semanas, debido a los altos precios mundiales y a la caída de la demanda de harina de soja.

Las importaciones en los 11 primeros meses del año descendieron un 8,1%, a 80,53 millones de toneladas, según los datos de la Administración General de Aduanas.

(Reporte de Dominique Patton; Editado en Español por Ricardo Figueroa)