Informante cercano a Trump supuestamente le contó al FBI sobre documentos clasificados en Mar-a-Lago

·2  min de lectura
La residencia del expresidente fue objeto de escrutinio por parte de las autoridades  (Copyright 2022 The Associated Press. Todos los derechos reservados)
La residencia del expresidente fue objeto de escrutinio por parte de las autoridades (Copyright 2022 The Associated Press. Todos los derechos reservados)

Una fuente con conocimiento de los registros del gobierno que el expresidente Donald Trump aún poseía más de 18 meses después de que dejó la Casa Blanca supuestamente avisó a los funcionarios del FBI sobre una gran cantidad de documentos clasificados en la casa y la oficina del expresidente en Palm Beach, Florida.

Según Newsweek, dos “altos funcionarios del gobierno” dijeron que el cateo del lunes en las habitaciones de Trump en Mar-a-Lago, la mansión convertida en club privado donde pasa la mayor parte del año, ocurrió después de que una fuente confidencial del FBI proporcionara a los agentes información sobre “qué documentos clasificados [Trump] aún ocultaba y… la ubicación de dichos documentos”.

Los funcionarios también dijeron que la búsqueda en la propiedad del expresidente se basó en la preocupación de que Trump retenía de forma ilegal información clasificada de defensa nacional.

Otra fuente le informó a Newsweek que un gran jurado federal ya concluyó que se habían producido violaciones a la ley federal con respecto al manejo de información de defensa nacional después de examinar documentos que la Administración Nacional de Archivos y Registros recuperó de Mar-a-Lago en enero.

Debido a que los funcionarios del Departamento de Justicia creían que Trump todavía ocultaba documentos clasificados en su propiedad, los fiscales le solicitaron una orden de cateo a un juez federal.

Según los informes, la declaración jurada que utilizaron los investigadores para adquirir la orden contenía “detalles abundantes y persuasivos” que mostraban que Trump todavía tenía posesión de registros clasificados en violación de la ley federal, y que los registros que se buscaban se encontraban en Mar-a-Lago.

“Para que los investigadores convencieran al juez de Florida de que aprobara este cateo sin precedentes, la información tenía que ser sólida, algo que afirmó el FBI”, puntualizó la fuente.