Anuncios

Los ingenios brasileños dan por concluida la campaña azucarera por las lluvias

Por Roberto Samora y Marcelo Teixeira

SAO PAULO, 7 dic (Reuters) - La mayoría de los ingenios de la principal región azucarera del centro-sur de Brasil están dando por terminada la molienda de caña de la temporada, dejando millones de toneladas de caña en los campos para ser cosechadas el año próximo, ya que las lluvias dificultan y hacen ineficaces las operaciones de cosecha.

Analistas y corredores creen que la temporada azucarera brasileña básicamente ha terminado, a pesar de la expectativa previa de que los ingenios continuarían intentando triturar la caña disponible en diciembre y beneficiarse de los altos precios de referencia del azúcar.

"Con todas las lluvias que hemos visto, es probable que muchos ingenios terminen sus operaciones, a pesar de tener caña en los campos", dijo Plinio Nastari, analista jefe de la consultora Datagro.

El grupo brasileño de la industria azucarera Unica esperaba que más de 70 fábricas de la región siguieran funcionando en diciembre para triturar la caña disponible, tras un comienzo tardío de la temporada en abril, pero ahora parece poco probable.

"Ha estado lloviendo en el centro-sur y eso dificultará las cosas a esos ingenios. Algunos podrían decidir cerrar la temporada", afirma un comerciante de azúcar estadounidense.

Según el panel meteorológico Eikon Agriculture de Refinitiv, lloverá todos los días en Ribeirao Preto, la principal región azucarera de Brasil, al menos hasta el 19 de diciembre.

Nastari dijo que sólo en marzo podrían procesarse unos 8 ó 9 millones de toneladas de caña, en un inicio anticipado de la nueva temporada en 2023. Ese volumen podría suponer unas 800.000 toneladas de azúcar.

Los problemas en Brasil se suman a las dificultades en la campaña azucarera india, también debido a las lluvias, lo que lleva a una escasa disponibilidad de azúcar por el momento.

Las primas para el azúcar brasileño en el puerto de Paranaguá, el segundo más importante para los embarques en Brasil, alcanzaron los 100 puntos sobre los futuros esta semana, según datos de Datagro, uno de los diferenciales más altos registrados, ya que los comerciantes se dirigieron a Brasil para compensar los retrasos en la obtención de azúcar indio.

(Reporte de Roberto Samora en Sao Paulo y Marcelo Teixeira en Nueva York; Editado en Español por Ricardo Figueroa)