Inundaciones repentinas golpean Las Vegas por segunda vez en dos semanas

·3  min de lectura

Las inundaciones repentinas afectaron a Sin City por segunda vez en dos semanas este jueves. Casinos y hoteles en la franja de Las Vegas se inundaron debido a las lluvias torrenciales.

El Servicio Meteorológico Nacional (NWS) emitió advertencias de inundaciones repentinas para partes de los condados de Mohave, Lincoln, el este de San Bernardino y Clark desde el jueves hasta el viernes por la noche.

Las lentas tormentas eléctricas provocaron fuertes aguaceros, vientos de 40 millas por hora (64 kilómetros por hora), relámpagos e inundaciones repentinas.

Los vídeos en las redes sociales mostraban el agua cayendo desde el techo como cascada sobre las mesas de juego en un casino. Un vídeo, filmado por Sean Sable dentro de Planet Hollywood, decía: “No van a creer esto, pero no estoy seguro de si está lloviendo más adentro”.

Las imágenes también mostraron carreteras arrasadas y estacionamientos subterráneos llenándose de agua.

Unas 17.000 personas se quedaron sin electricidad el jueves, informó 8NewsNow.

En el Aeropuerto Internacional Harry Reid, justo al sur de la franja, se registró más de media pulgada (1,27 centímetros) de lluvia. Elevó el total de la temporada de monzones a 1.28 pulgadas (3,2 centímetros), según el NWS, lo que significa que 2022 es la temporada de monzones más húmeda en una década, a seis semanas de que termine.

Existe la posibilidad de que haya más inundaciones en el área de Las Vegas este viernes. “Se formarán tormentas eléctricas lentas dispersas durante las horas de la tarde y la noche con el potencial de lluvias muy intensas e inundaciones repentinas”, advirtió el NWS.

La temporada del monzón en el suroeste de los EE.UU. es causada por la humedad del Océano Pacífico que se desplaza hacia el interior y dura todo el verano. Pero las inundaciones repentinas se están volviendo más comunes y más severas en los EE.UU. a medida que la crisis climática empeora, según un estudio reciente publicado en la revista Communications Earth and Environment.

Que ocurra o no una inundación repentina depende del volumen de lluvia y de cómo la geología y la topografía de la tierra lidian con la escorrentía. Los suelos más permeables, por ejemplo, reducen la probabilidad de una inundación repentina porque el suelo absorbe más agua en un período de tiempo más corto.

Intensas tormentas inundaron Las Vegas hace apenas dos semanas, el 29 de julio. Las condiciones extremas arrojaron aproximadamente una pulgada (2,5 centímetros) de lluvia, vientos de 55 millas por hora (88,5 kilómetros por hora) y provocaron cortes de energía en la ciudad. Se atribuyeron al menos cuatro choques automovilísticos a las inundaciones, según la Comisión Regional de Transporte del Sur de Nevada.

Las lluvias recientes son muy necesarias en el oeste de los EE.UU., que se encuentra en medio de una sequía extrema.

El nivel del lago Mead, que suministra agua potable a Las Vegas y a las comunidades de toda la región, se encuentra en un mínimo histórico. El calor intenso y la vegetación seca también han provocado brotes de incendios forestales.

Se espera que las condiciones de sequía empeoren en el suroeste de los EE. UU. a medida que el planeta sigue calentándose. La región ya se encuentra en medio de una megasequía de 20 años avivada por la crisis climática, lo que la convierte en las dos décadas más secas en al menos 1.200 años.

La última evaluación importante del clima de las Naciones Unidas advierte que, a nivel mundial, las sequías que ocurrían una vez cada 10 años ahora ocurren casi con el doble de frecuencia, y serán más frecuentes a medida que el planeta se calienta.