Jamie Lee Curtis y su confesión sobre las adicciones que sufría mientras estaba en la cima

Cine 54
·2  min de lectura

Jamie Lee Curtis saltó a la fama a finales de los 70 gracias a su papel de Laurie Strode en La noche de Halloween. Convertida en una auténtica reina del grito pasó automáticamente a protagonizar muchas otras producciones de terror como La niebla, El tren del terror, Prom Night o Carretera Mortal, pero alcanzar tal nivel de fama a veces trae consigo la caída en excesos, como fue su caso.

El alcohol y su adición a los opiáceos no ha sido ningún secreto, y ella misma ha hablado abiertamente sobre ello en varias ocasiones. Ahora la actriz de 62 años vuelve a reflexionar sobre sus problemas con el alcoholismo en una publicación en Instagram, donde con una imagen muy inusual celebra el haber pasado 22 años sobria.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

“Hace MUCHO tiempo… En una galaxia muy, muy lejana… Yo era una joven ESTRELLA en GUERRA conmigo misma. Entonces no lo sabía” escribe con sinceridad.

Lo perseguí todo. Lo mantuve oculto. Estaba tan enferma como mis secretos. Con la gracia de Dios, el apoyo de muchas personas que pudieron identificarse con todos estos “sentimientos” y un par de ángeles sobrios, me he podido mantener sobria durante 22 años”, concluye.

Cuando hablamos de que la fotografía es inusual es por la sinceridad que despliega. Ahí la vemos consumiendo alcohol y sonriente para la cámara cuando, en realidad, vivía un infierno en su interior. La propia Lee Curtis lo admite en su mensaje, donde afirma que esto le “ayuda a recordar” los tiempos difíciles en los que estuvo inmersa en la espiral sin salida de la adicción.

Jamie Lee Curtis (AP Photo, Evan Agostini, Gtres)
Jamie Lee Curtis (AP Photo, Evan Agostini, Gtres)

En una entrevista con Variety en 2019 reconoció que todo cambió cuando una amiga descubrió su adición secreta por los analgésicos. "Ahora alguien lo sabía. Yo había estado cultivando una adicción a los analgésicos por mucho tiempo, más de diez años". Tras asumir sus problemas y tener la confianza de su gente cercana, decidió ir a terapia. “Tenía miedo de que alguien del grupo de recuperación rompiera mi confianza, pero nunca ha pasado, por lo que era un miedo infundado. Se pueden hacer tratamientos privados, porque hay personas que saben que las figuras públicas necesitan ese momento solos para poder enfrentarse a lo que les pasa”, explicaba Curtis.

No obstante, la actriz de La noche de Halloween también matizó en la entrevista que su adición nunca ha afectado a su trabajo. “Sabía controlarme, nunca consumía drogas mientras trabajaba, jamás tomaba analgésicos antes de las 5 de la tarde. Era algo de entre la tarde y la noche”.

Ella asegura que la sobriedad es el mejor logro de su vida y, mientras tanto, continúa ampliando feliz su filmografía. Este año la veremos de nuevo como Laurie Strode en Halloween Kills a mediados de octubre.

Más historias que te pueden interesar: