Jalisco: reuniones y “cumbres” del narcotráfico, ¿para qué son y cuándo se han dado?

·4  min de lectura

La tarde y noche del martes 9 de agosto, la zona de Jalisco y Guanajuato sufrió ataques violentos, balaceras y bloqueos a causa, dijo hoy Andrés Manuel López Obrador, de que elementos de las Fuerzas Armadas irrumpieron en una “reunión de dos bandas” por lo que hubo un enfrentamiento y detenciones que provocaron las “protestas y quema de vehículos”. Hasta el momento se desconoce cuál es la segunda organización involucrada.

En varios de los videos que circulan en las redes sociales, se escucha a personas armadas y encapuchadas decir que son gente de Nemesio Oseguera Cervantes, alias “El Mencho”, cuyos hijos se encuentran presos debido a delitos relacionados al narcotráfico y su esposa, Rosalinda González, enfrenta varios cargos criminales en México luego de ser capturada el pasado 15 de noviembre en Jalisco.

Oseguera es líder del CJNG (Cártel de Jalisco Nueva Generación), una de las organizaciones criminales que ha ganado más territorio en México, que se identifica por ser sanguinaria y violenta; y se enfrenta principalmente al Cártel de Sinaloa por las rutas de trasiego de drogas y por las plazas de dominio.

Esta no es la primera vez que se habla de una “cumbre” de narcotraficantes, a lo largo de la historia se han reportado diferentes encuentros entre capos y líderes criminales. Desde una legendaria reunión entre Joaquín “El Chapo” Guzmán con Pablo Escobar que reveló Sean Penn tras su encuentro con el capo mexicano junto a Kate del Castillo.

Se especula que el líder del Cártel de Sinaloa y el fundador del Cártel de Medellín se reunieron cuando el segundo rompió relaciones con Amado Carrillo Fuentes, “el Señor de los Cielos” por el supuesto robo de 12 toneladas de cocaína.

Fuentes del gobierno federal mexicano aseguran que “El Chapo” declaró que se juntó en tres o cuatro ocasiones con su compadre, Ismael El Mayo Zambada García, codirector del Cártel de Sinaloa, incluso una semana antes de ser recapturado en Los Mochis, Sinaloa, en la comunidad conocida como Cruz de Elota. A estas reuniones habría acudido también Dámaso López Núñez, alias “El Licenciado” quien es identificado como el “verdadero líder” del Cártel de Sinaloa.

Guzmán Loera también se reunió con Rafael Caro Quintero cuando éste salió de la cárcel en 2013 y se propuso a reunirse con varios capos para recuperar su operación, para lo que mantuvo comunicación, incluso, con “El Mencho”.

En el 2016, Quintero admitió en entrevista con la periodista Anabel Hernández haberse reunido con Ismael “El Mayo” Zambada y con “El Chapo”. Sin embargo, le aseguró a la periodista que les había dicho que quería estar lejos del comercio ilícito de narcóticos, aunque en realidad, se conoce que retomó el liderazgo del Cártel de Caborca que opera en la zona de Sonora.

En el 2014, el periódico Reforma informó que, según documentos de inteligencia de Estados Unidos y México, se realizó una reunión en Coahuila entre los Zetas, la Organización Beltrán Leyva, el CJNG y el Cártel de Juárez, se reunieron en junio en Piedras Negras para formar nuevas alianzas que permitieran darle batalla al Cártel de Sinaloa.

Según los documentos, la cumbre fue atendida por el jefe del Cártel de Juárez, Vicente Carrillo Fuentes alias “El Viceroy”, “El Mencho”, la cabeza visible de los Zetas, alias “Z42”; y Fausto Isidro Meza, alias “Chapo Isidro”, un poder emergente y un lugarteniente de confianza del jefe del cartel Héctor Beltrán Leyva, “El H”.

Ese mismo año, según reveló Carlos Manuel Hoo Ramíerez, Joaquín Guzmán Loera se reunió con Ismael “el Mayo” Zambada, supuesto número dos del Cártel del Pacífico, quien le habría advertido a Guzmán la necesidad de dejar el liderazgo en manos de los más jóvenes para prevenir el inicio de “una guerra civil dentro de la organización”.

Édgar Valdez Villarreal, La Barbie, organizó desde el penal del Altiplano la reunión que dio origen al Cártel de la Unión de Tepito para apoderarse de los territorios de los Beltrán Leyva en el Valle de México.

En septiembre de 2021 los líderes de las principales organizaciones que conforman a los Cárteles Unidos en Michoacán celebraron una “cumbre” para reconfigurar la estrategia para derrotar al CJNG.