James Bond, el último clavo al que se agarran los machos tóxicos del mundo

·6  min de lectura

Han transcurrido 60 años del rodaje de 'El satánico Dr. No', la primera cinta de la saga del agente 007, que protagonizó Sean Connery, en el rol creado por el novelista inglés Ian Fleming. Desde entonces hasta ahora, el nombre de James Bond fue sinónimo de una saga de entretenimiento muy masculino, con una proliferación de escenas de acción, autos veloces, armas sofisticadas y bellas mujeres, usualmente una 'buena' y otra 'mala', que sucumbían a los encantos sexuales del agente del MI6 británico.

Italian actress Luciana Paluzzi, in the role of Fiona Volpe, in bed for a love scene with secret agent 007 James Bond, played by Sean Connery, during the filming of
Sean Connery fue el primer actor en encarnar al seductor espía británico James Bond. (Aquí con Luciana Paluzzi, en 'Thunderball', 1965. (AP Photo/Robert Dear)

Sin embargo, los tiempos han cambiado: el estreno tan postergado (por el covid-19) de 'Sin tiempo para morir', la película número 25 de la saga, abre ahora un nuevo tema de discusión: en el mundo actual, ¿todavía hay un lugar para una serie protagonizada por un personaje como éste?

El tema se volvió aún más álgido por las recientes declaraciones de Daniel Craig (que, por cierto, es el marido de la oscarizada actriz Rachel Weisz), quien fue el encargado de representar al icónico personaje los últimos 15 años — siguiendo la huella de Connery, George Lazenby, Roger Moore, Timothy Dalton y Pierce Brosnan—, al señalar que no le parecía apropiada la posibilidad de que la serie continuara con una actriz y cambiando el género del personaje a femenino.

Si bien la idea no es algo nuevo — desde 1987 se había hablado de la posibilidad de hacer por lo menos una película con un agente 007 'Jane Bond', y de hecho Sharon Stone estuvo contemplada para dicho concepto, que hasta la fecha no se ha concretado — sí se ha abierto la conversación acerca de si la serie no se ha anquilosado y si no será que ya pasó el tiempo de entretenimiento como el que ofrece Bond, e incluso, de un personaje como él, cuyo comportamiento y modus operandi actualmente podría ser considerado incluso el de un depredador sexual (básicamente utiliza a mujeres mediante el sexo para lograr sus objetivos y en cintas como 'Goldfinger', 'La espía que me amó', 'Casino Royale' y 'Skyfall', por mencionar algunas, estas mismas mujeres acaban pagando con su vida por relacionarse con él).

Que Craig, quien con esta película se despide de la serie, señalase que Bond es un personaje que debe permanecer masculino es un reflejo de lo que ha ido separando a los fans de los espectadores, y no solo en esta saga sino en otras franquicias de cierto éxito, como la inmensamente popular 'Star Wars', que a lo largo de las décadas ha establecido un enorme fandom, sin embargo fue hasta muy recientemente (2015), que un personaje femenino (Rey, encarnada por Daisy Ridley) tomó una participación central y esto tuvo una reacción muy adversa por parte de una gran mayoría de fans, que sentían que 'su' serie estaba siendo modificada para complacer una cuota de género.

BERLIN, GERMANY - OCTOBER 28:  Actor Daniel Craig attends the German premiere of the new James Bond movie 'Spectre' at CineStar on October 28, 2015 in Berlin, Germany.  (Photo by Sean Gallup/Getty Images for Sony Pictures)
Daniel Craig que se despide de 007 en 'Sin tiempo para morir'. (Sean Gallup/Getty Images)

La masculinidad frágil y ostensiblemente tóxica de estos fans había encontrado en cintas de superhéroes y personajes como Bond o los protagonistas de 'Rápidos y Furiosos' un remanso de escapismo para perderse en persecuciones y escenas de acción. Este era el status quo en los 80 y 90, pero de un tiempo a esta parte se ha ido limitando a franquicias, mientras que el subgénero ha crecido, pero ahora para un público de nicho, que no parece estar dispuesto a transigir con los hábitos moldeados por la historia de sus héroes.

Es así que, aún si la célebre dramaturga y comediante Phoebe Waller-Bridge (la de 'Fleabag') intervino en el guión de 'Sin tiempo para morir', el foco central de la serie continúa en los personajes masculinos como Bond, su némesis Blofeld (Christoph Waltz) o su enemigo Lyutsifer Safin (Rami Malek), mientras que solo queda un personaje femenino de soporte en la serie: Eve Moneypenny (interpretada por Naomie Harris), después de la muerte de 'M' (Judi Dench), que fue reemplazada por otro 'M' (Ralph Fiennes) en la dirección del MI6. Y además, Moneypenny no es un personaje de agencia propia: es la asistente del jefe de Bond, que puede salir a labor de campo a ayudarle (como en 'Skyfall' y 'Spectre'), pero está supeditada a las órdenes de un hombre.

¿Es este todavía un tiempo para una saga así? Mucho depende del éxito que pueda tener 'Sin tiempo para morir' (hasta ahora, las reseñas y comentarios han sido muy encontrados: algunos la aprecian como una buena película en la serie -aunque no a la altura de 'Skyfall', 'Goldfinger' o 'Goldeneye'- mientras que otros la consideran apenas ligeramente mejor que 'Spectre' o 'Die Another Day' u 'En la mira de los asesinos', consideradas todas ellas famosamente como algunas de las más flojas en la franquicia 007) para decidir el futuro de este universo cinematográfico: los costos de producción se han visto muy elevados, donde los retornos de taquilla si bien no han sido deficientes, no han crecido exponencialmente (y después de todo, mal que nos pese, el cine es un negocio).

Además de estas razones, hay otra, de bastante peso: ¿Es James Bond un personaje que encaja en el panorama histórico relevante hoy? En 1962 era claro que sí, pero hoy día alguien así parece pasado de moda, y no solo como una cuestión política, sino porque el personaje, sus motivaciones, acciones e incluso reacciones, ahora resultan más bien atávicas e incluso anacrónicas. Ciertamente hay un core de fans grande para la saga, pero no parecen haber evolucionado con los tiempos, igual que el agente al servicio secreto de su majestad. Así como el imperio británico ya huele a antigualla, la saga Bond ya empieza a mostrar los estragos de la edad.

¿Es este el último capítulo de la serie que mantuvo viva a la MGM en sus peores momentos? Habrá que verlo en los próximos días cuando la película por fin, con más de un año de retraso, llegue a las pantallas internacionales. Pero esta solo es la despedida de Craig -que ahora parece estar más puesto para ser Benôit LeBlanc en una nueva franquicia surgida de la cómica y exitosa 'Knives Out'— y con un costo estimado de 300 millones de dólares, tendría que triplicar en taquilla esa suma para tener una ganancia.

Y sinceramente, aquí yo pienso que ese barco (y ese agente 007) ya zarpó, que no recuperarán ese tipo de costos tan irracionales y que si quieren tener viva la serie, los productores Michael G. Wilson y Barbara Broccoli tendrán que encontrar la manera de reinventar y hacer interesante al personaje para el futuro. Y quizás al final tengan que apostar por una mujer.

TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Un Aston Martin DB5 en miniatura, la última excentricidad a la que solo pueden acceder coleccionistas con bolsillos profundos

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.