James Corden utiliza una faja bajo sus trajes

James Corden

Hace tiempo que la ropa interior moldeadora dejó de ser un secreto bochornoso para convertirse en una tendencia en sí misma en la que la funcionalidad y comodidad no están reñidas con el diseño.

Con ayuda de Kim Kardashian, que como siempre ha sabido convertir esta moda que ella misma se ha encargado de impulsar en un negocio lanzando su propia colección de fajas, las celebridades se animan a hablar cada vez con más naturalidad de este tipo de prendas y ahora James Corden ha querido acabar con el tabú en torno a su uso entre los hombres desvelando que él se las pone a diario antes de grabar su 'talk-show'.

"Enfundarse en los Spanx es todo un sacrificio, y no lo digo en broma. Mi resolución para este año es intentar llegar a un punto en el que pueda hacer al menos un programa al año sin tener que ponerme una faja. Creo que me sentiría tan libre... ¡No sabría ni qué hacer! Podría respirar sin problema", ha comentado en tono soñador durante la entrevista que ha realizado a RuPaul y Rachel Brosnahan.

Lo cierto es que ellos son dos expertos en la materia que comprenden perfectamente de qué habla Corden en vista de que ambos han tenido que utilizar corsés como parte de su trabajo en el programa 'RuPaul's Drag Race' y la serie 'La maravillosa Señora Maisel'.

"Los diálogos nos obligan a hablar tan rápido que ni siquiera te da tiempo a respirar entre palabra y palabra", ha señalado la protagonista de la ficción de Amazon sobre una ama de casa de los años 50 reconvertida en humorista. "Al menos yo no lo hacía, y además también suelo llevar atuendos muy apretados que no me dejan moverme con soltura. Para resumir, resulta que varias de mis costillas se han fusionado y ya no puedo realizar respiraciones profundas. No pasa nada, estoy bien y resulta gracioso. No deja de ser un problema del primer mundo".

Sin embargo, si hay alguien que sabe realmente lo que es sufrir para poder presumir, ese es RuPaul. La estrella televisiva y drag queen se pasó entre 15 y 16 horas al día lidiando con rellenos y corpiños que alteraban su figura en el rodaje de su nueva serie para Netflix, titulada 'AJ and the Queen'.

"Es un sistema muy complicado de pesas y poleas. No es agradable y no está pensado para los débiles de espíritu. Tienes que estar convencido y decidido a soportarlo", ha añadido RuPaul.