Anuncios

Jamie Dornan se aleja de Christian Grey y protagoniza una joya que merece ser vista

Hay intérpretes que para siempre estarán ligados a un personaje en concreto. Daniel Radcliffe siempre será Harry Potter, Tom Holland siempre será Spider-Man y Sigourney Weaver siempre será Ellen Ripley, por citar solo unos cuantos. Sus trabajos son tan icónicos y han calado tan hondo en la consciencia colectiva, que, aunque demuestren que son mucho más que sus roles más memorables, nunca dejarán de ser asociados a ellos.

Es, salvando las diferencias, lo que le ocurre a Jamie Dornan, que se catapultó a la fama mundial interpretando a Christian Grey en la infame adaptación al cine de Cincuenta sombras de Grey, el fenómeno literario erótico de E.L. James, que saltó a la gran pantalla en forma de trilogía de éxito. En el caso de Dornan, como también en el de su coprotagonista, Dakota Johnson, la sombra de los personajes que los dispararon a la estratosfera de Hollywood pesa mucho más, puesto que la obra en cuestión está muy mal considerada y los ha secuestrado temporalmente como actores. Sin embargo, tanto Dornan como Johnson llevan años demostrando que tienen la voluntad y el talento suficiente como para dejar atrás el sambenito de Christian y Anastasia. Y lo están logrando.

The Man (JAMIE DORNAN) - (C) Two Brothers Pictures - Photographer: Ian Routledge
The Man (JAMIE DORNAN) - (C) Two Brothers Pictures - Photographer: Ian Routledge

Mientras Johnson recoge elogios gracias a la aclamada La hija oscura y ficha por Sony para Madame Web, nueva entrega del universo arácnido de Marvel, hoy nos centraremos en Dornan, que también está alcanzando su propósito de ser tomado en serio como actor. Su último estreno, la serie de HBO Max El turista, es una joya recomendable que lo reafirma en su carrera ascendente.

El caso de Dornan es similar al de Robert Pattinson. De hecho, cabe recordar que ambos compartieron casa hace años con otros tres actores en ciernes, Andrew Garfield, Eddie Redmayne y Charlie Cox, mientras trataban de hacerse hueco en Hollywood. Pattinson encontró la fama antes que nadie gracias a Crepúsculo, pero pronto, su ticket al estrellato tornó en su mayor obstáculo para hacerse notar como actor. A Pattinson le costó mucho sacudirse el personaje de Edward Cullen de encima y, asumiendo que nunca lo haría, se centró en desarrollar una carrera interpretativa sólida y experimental, en la que trabajó con los cineastas más personales y laureados, labrándose un nombre en los márgenes del cine. Esto le llevó en última instancia a volver a Hollywood con el personaje de Batman, uno de los mayores iconos de la cultura popular. Ahora, Pattinson siempre será Edward Cullen, pero también Bruce Wayne, lo cual no está nada mal.

Dornan aun está lejos de llegar adonde está actualmente su excompañero de piso, pero recientemente ha dado unos cuantos pasos en cierto que los sitúan en el mejor camino. Pero antes, un poco de contexto para quien no conozca bien al actor. Dornan nació en Irlanda del Norte en 1982. Su carrera empezó a despuntar como modelo, industria en la que encontró el éxito en 2001. Su trabajo en el mundo de la moda le llevó a ser la imagen de Hugo Boss, Dior y Calvin Klein, subiendo su caché considerablemente hasta ser apodado “el torso de oro” por el New York Time y considerado por la revista Vogue como uno de los modelos masculinos más importantes de todos los tiempos. A Dornan le iba genial como modelo, pero sus aspiraciones eran otras: él quería triunfar como actor.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

La transición hacia la interpretación no fue fácil, pero poco a poco se fue haciendo de notar en la pantalla, gracias en gran medida a su indudable atractivo físico, claro. Aunque le costó quitarse la etiqueta de modelo de encima, papel a papel empezó a demostrar que lo suyo era vocación y no el capricho de un maniquí que se había cansado de su trabajo. Su primer papel en el cine tuvo lugar en María Antonieta (2006) de Sofia Coppola, donde interpretaba al conde sueco Axel de Fersen. Era un rol pequeño, pero le ayudó a empezar a abrirse camino. En 2011, su aparición como sheriff/cazador en la serie Érase una vez le granjeó bastante popularidad y lo puso en el mapa de cara al público general. A partir de ahí, su carrera empezaría a subir como la espuma.

El mayor punto de inflexión en su carrera llegaría en 2013 y por partida doble. Por un lado, Dornan protagonizó junto a Gillian Anderson la serie norirlandesa The Fall, donde interpretaba a un asesino en serie de Belfast. La ficción, que duró tres temporadas, le sirvió como galería para su talento, recibiendo críticas excelentes por su trabajo como el cínico, perturbador y siniestramente sexy Paul Spector, que además le valió una nominación al BAFTA en 2014 (la serie recientemente recibió un nuevo impulso de popularidad en Netflix). Por otro lado, ese mismo año sería el que lo vería ascender a un nivel superior de fama internacional tras ser elegido para encabezar el reparto de la adaptación de Cincuenta sombras de Grey. Sustituyendo a Charlie Hunnam (Hijos de la Anarquía), que había sido inicialmente contratado para la película, Dornan se hizo con el papel del enigmático multimillonario adicto al BDSM en la saga erótica. Por supuesto, Paul Spector pasó a segundo plano y el señor Grey eclipsó todo a su alrededor.

Cincuenta sombras de Grey fue un éxito de taquilla, pero la crítica la fulminó. Dornan y Johnson regresaron para completar la trilogía con dos entregas que, junto a la primera, sumaron más de mil millones de euros en todo el mundo, convirtiéndose así en la séptima franquicia para mayores de 18 años más exitosa de la historia. Sin embargo, las tres películas se consideran de lo más detestable que se ha hecho en el cine recientemente, lo que salpicó inevitablemente a sus dos protagonistas. Dornan fue nominado a dos premios Razzie como peor actor, y a un tercero a peor pareja junto a Johnson. En 2018 se estrenaba la tercera y última entrega, Cincuenta sombras liberadas, y estaba claro que los dos actores estaban deseando ser también liberados de aquel suplicio.

Ahora bien, Dornan ha asegurado por activa y por pasiva que no se arrepiente de haber interpretado a Christian Grey. Aunque muchos consideran que fue un grave error aceptar el papel justo cuando empezaba a ser reconocido como actor gracias a The Fall, él opina lo contrario. De hecho, el actor ha expresado en varias ocasiones que, de no ser por Cincuenta sombras de Grey, no estaría donde está. En una entrevista con GQ en 2021, Dornan lo explicó así: “El caso es que, cada paso que he dado en mi carrera después de esas películas ha sido posible gracias a ellas. Muchas de las películas independientes que he hecho consiguen su presupuesto por mi nombre, porque salí en una franquicia que recaudó €1.200 millones. Así funciona. Me ha dado mucho, así que por supuesto que no me arrepiento”.

Desde el punto de vista económico y a nivel de proyección internacional, está claro que Cincuenta sombras ha beneficiado a Dornan. Pero, ¿hasta qué punto perjudicó su carrera como actor? Él insiste en que no le ha hecho ningún daño personalmente, es más, lo agradece porque le ha permitido darle una mejor vida a su familia (está casado desde 2013 con la cantante y actriz Amelia Warner, con quien tiene tres hijos). Pero lo cierto es que por culpa de Christian Grey, su reputación como actor se devaluó, después de que The Fall fuera la prueba de que era mucho más que un modelo con ínfulas de estrella de cine.

No obstante, Dornan no ha tardado mucho en demostrar que, en realidad, lleva razón. Que a la larga, Christian Grey no le ha supuesto un obstáculo, sino más bien le ha abierto más de una puerta para demostrar su valía como actor en sus siguientes proyectos. Desde entonces, el actor se ha empeñado en salirse de los confines del galán sexy y oscuro para explorar nuevos terrenos y decirle al mundo que tiene más registros de los que cree. Así es como llegó a las reivindicables Barb y Star van a Vista del Mar, alocada comedia donde se suelta la melena con un papel paródico en el que llega a protagonizar una ridícula y divertidísima secuencia musical (cabe señalar que, además de actuar, Dornan es músico y cantante), o Synchronic, original drama de ciencia ficción que protagoniza junto a Anthony Mackie.

No han faltado los traspiés. Interpretó al antagonista del Robin Hood de Taron Egerton, que fue vapuleada y se dio un buen batacazo en la taquilla, y acompañó a Emily Blunt en la romántica Una canción irlandesa, que también tuvo un recibimiento muy negativo. Y así, tras una temporada post-Christian Grey de capa caída, llegamos a 2021, otro año que marca un antes y un después en su carrera interpretativa.

El papel que le ha devuelto el favor de la crítica es el del padre del joven protagonista de Belfast. La preciosa película autobiográfica de Kenneth Branagh es una de las favoritas al Óscar, con 7 nominaciones en total. Tanto él como Caitríona Balfe (Outlander), que interpreta a su mujer en el film y con la que comparte una trayectoria profesional muy parecida, han conquistado a todo el mundo con sendos trabajos interpretativos que los llevaron a ser seriamente considerados como posibles candidatos al Premio de la Academia. Finalmente, ninguno de los dos se coló entre los nominados (sí en los Globos de Oro, aunque esos premios ya no les importan a nadie), pero su labor en la película ha supuesto un increíble empujón profesional para ambos.

A Dornan le hacía falta un proyecto que recordase a la audiencia que no solo fue Christian Grey, sino que también fue Paul Spector, y que puede ser cualquier cosa que se proponga. Y en esta línea, culminamos en su excelente último trabajo, El turista. En esta miniserie australiana de HBO Max, interpreta a un hombre que, tras una persecución en la que un enorme camión cisterna lo saca de la carretera provocando un accidente, se despierta en el hospital sin tener ni idea de quién es. Así se inicia una peligrosa carrera del gato y el ratón en la que este hombre tratará de componer las piezas de su pasado a la vez que huye de él para sobrevivir.

Con las trazas de los mejores thrillers, acertados toques de humor negro y personajes extravagantes, El turista compone a lo largo de seis episodios un misterio absorbente, lleno de acción, comedia inesperada y giros sorprendentes. La serie merece la pena por muchos motivos, entre ellos su árida y sofocante ambientación, que le da un toque muy especial, o una trama enrevesada que engancha a base de bien; pero principalmente, supone otra prueba de que Dornan es mejor actor de lo que muchos creen. Sin dejar de explotar su físico (aquí más rudo, con barba y aspecto calculadamente descuidado), sin duda uno de los reclamos principales por los que sus fans vuelven una y otra vez a él, se entrega por completo a la propuesta exhibiendo su talento para diferentes registros -acción, comedia, romance, suspense-, y firmando así uno de sus mejores papeles hasta la fecha.

En cierto modo, El turista puede verse como una metáfora de la propia trayectoria de Dornan. Como su protagonista, el actor también se encuentra en plena huída de su pasado mientras mantiene los pies en la tierra. Aunque él niega arrepentirse de ser Christian Grey, otro personaje fuertemente marcado por su pasado, está claro que en los últimos años ha tratado de salir de su sombra (nunca mejor dicho) y dejarlo atrás con papeles cada vez más interesantes, en los que ha puesto toda la carne en el asador. Dornan sigue levantando suspiros allá por donde pasa y ocupando portadas de revista, pero ahora también es respetado como actor. Gracias a Belfast, su posición en Hollywood ha mejorado considerablemente, y con El turista, nos está diciendo que él, como su antiguo compañero Robert Pattinson, también quiere arriesgarse, probar cosas nuevas y sorprendernos. En otras palabras, Jamie Dornan por fin se ha liberado.

Más historias que te pueden interesar: