Jordi LP sigue haciendo reír lejos de los platós de Telecinco

·4  min de lectura

Por Mike Medianoche. - Cuando Telecinco abrió sus puertas, allá por el año 1990, pescó viejas estrellas de nuestro cine y televisión para darles una nueva vida televisiva. Así, Laura Valenzuela, José María Íñigo o Carmen Sevilla relanzaron sus carreras, mientras que de forma paralela se abría las puertas a nuevos talentos que nunca habían tenido una oportunidad en la tele nacional como Jesús Vázquez, una tal Penélope Cruz o un catalán muy gracioso llamado Jordi LP, que ya había aparecido tímidamente en ¿Pero esto, qué es?, de la cadena entonces llamada La Primera. 

Jordi fue una estrella de Telecinco en sus primeros años, en programas como La batalla de las estrellas o el karaoke matinal Ven a cantar, pero poco a poco le perdimos la pista. Sin embargo, 30 años después de su gran lanzamiento, el artista sigue dedicándose al hermoso oficio de hacer reír al público.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Jordi LP ya demuestra en su nombre artístico de qué pasta está hecho; con un apellido que recuerda a un disco de larga duración, Jordi López Peña nace en Barcelona en 1962. Cuenta que de pequeño era tartamudo, y convirtió su debilidad en su mayor fortaleza: él mismo parodiaba su forma de hablar para hacer reír a sus compañeros. Con 17 años comienza a subirse a pequeños escenarios para hacer reír; actuaba en discotecas de extrarradio, y entre sus espectadores se encontraban maleantes como Juan José Moreno Cuenca, ‘El Vaquilla’, o Ángel Fernández Franco, ‘El Torete’, dos de los delincuentes más conocidos de los años 80 gracias al subgénero cañí del cine quinqui.

Con 25 decidió convertirse en humorista profesional, empezó trabajar en la televisión autonómica catalana, y tras actuar en el programa ¿Pero esto qué es? de Televisión Española en 1990 Telecinco le echa el lazo y lo convierte en una de sus estrellas. Participó en programas como Tutti Frutti, que es muy recordado por tener el ballet de las Mamachicho, esas chicas que le pedían a un tal Chicho que les tocasen mientras su madre no mira.

Su mayor protagonismo lo tenía en La batalla de las estrellas, un concurso en el que varias celebridades se enfrentaban a todo tipo de pruebas físicas, como hacer carreras sobre pelotas hinchables, o saltar en una cama elástica para pegarte en una pared con velcro. Cada semana se recibían cuatro invitados; Jordi LP y Carmen Russo (Loreto Valverde en su segunda temporada) formaban parte fija de uno, mientras que en el otro estaban Bertín Osborne y el bellezón de Arancha del Sol.

En aquel programa, por el que pasaron artistas tan dispares como un joven Jesulín de Ubrique o la cantante Carmen Flores, Jordi y Bertín representaban a las dos Españas de entonces. Y es que el fútbol estaba muy presente en sus conversaciones, y Jordi era un acalorado culé, mientras que Bertín bebía los vientos por el Real Madrid. El público, desde casa, elegía al mejor equipo de cada programa, un poco en la línea del ¿Qué apostamos? de Ana Obregón y Ramón García.

También en Telecinco Jordi presentó Entre platos anda el juego, un concurso gastronómico que se emitía en la franja de sobremesa y en el que fue el sustituto de Juanito Navarro y Simón Cabido, el actor daba vida a la extranjera doña Croqueta. Y durante un verano recorrió España con el ya mencionado programa Ven a cantar, un karaoke en el que tuvo como compañera de fatigas a María Abradelo, quien dejaba atrás su pasado como azafata delUn, dos, tres para ser presentadora.

Desde la segunda mitad de los 90 Jordi LP se aleja de la televisión nacional. Vuelve a la televisión autonómica catalana, y solo reaparece en Antena 3 o Televisión Española de forma muy puntual; también llego a trabajar en Vía Digital, la cadena de pago que se hizo famosa gracias a emitir la señal 24 horas de Gran Hermano.

Que no hayamos tenido a Jordi en nuestro radar no significa que se retirase de los escenarios. Es un auténtico showman que sabe hacer reír, que canta, presenta eventos y da lo mejor de sí allá donde se le necesite. Ha llegado a estar al frente de obras de teatro en las que interpretaba hasta 30 personajes diferentes, y en la actualidad podemos estar atentos a sus próximas fechas gracias a Instagram, y nos enseña que a menudo se agotan las entradas.

En sus redes sociales también se define como coach, profesión en la que se han reinventado otras celebridades como Ivonne Reyes, la miss Vania Millán o Aída Nízar. En el caso de Jordi lo que enseña en sus clases es a utilizar el humor para lograr unas mejores ventas. Porque este catalán demuestra que a través del arte de hacer reír todo es posible, incluso mejorar tu negocio.

Más historias que podrían interesarte:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.