Jorge Javier Vázquez y la contradicción más inexplicable de 'Sálvame'

·4  min de lectura

Sálvame no es un concurso, sino un programa de corazón; eso no impide que tenga sus propias reglas, unas normas que vienen dadas desde arriba si se quiere permanecer dentro del juego televisivo. Hace justo un mes descubríamos, y a gritos, una de esas reglas inquebrantables: allí no se habla de Ana Rosa Quintana. Al menos, los colaboradores, porque en la emisión de este lunes descubrimos que Jorge Javier Vázquez sí tiene potestad para comentar lo que le venga en gana de la reina de las mañanas.

Desde la pasada semana, en el programa de las tardes de Telecinco se habla de la separación de Antonio David Flores y de Olga Moreno, y se mencionó, ya sin jugar a las iniciales, el nombre de la periodista Marta Riesco como la persona con la que Flores habría cometido una deslealtad a su esposa. “Ana Rosa confirmó la noticia de la separación porque se lo confirmó Marta Riesco”, contó el presentador del programa, sin pelos en la lengua. No mencionó solamente ahí el nombre de la comunicadora, presidenta Unicorn Content, la empresa fundada por Xelo Montesinos que produce El Programa de Ana Rosa, Ya es Mediodía y Cuatro al día para Mediaset.

Jorge Javier continuó diciendo que Marta no ha traicionado a Antonio David Flores, ni le dio información privilegiada a la revista Lecturas, que destapó la separación. “Solo le ha confirmado a Ana Rosa una información que sabía que era verdad”, matizó el de Badalona. “Cuando Ana Rosa lo confirma, nadie hablaba de una tercera persona; Marta no pensaba que esto le iba a salpicar”, añadía poco después.

La sorpresa fue mayúscula para todos los espectadores. Sobre todo, porque desde El programa de Ana Rosa se ha guardado silencio alrededor de este punto para proteger a la que es su trabajadora, pues Riesco es reportera y colaboradora de las mañanas de Telecinco.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

¿Y en qué ha cambiado las reglas del juego de Sálvame, que antes mencionábamos? Muy sencillo. El pasado mes de septiembre Laura Fa dio una entrevista a Gabriel Rufián en la que hablaba de sus compañeros, y mientras se analizaban sus palabras, Lydia Lozano le pregunto de forma directa que qué pensaba de Ana Rosa Quintana. Fa intentaba esquivar la pregunta, respondiendo que sencillamente no iba a hablar de ella, del mismo modo que no ha dicho nada, por ejemplo, de Susanna Griso, la presentadora de Espejo Público en las mañanas de Antena 3.

Lydia Lozano insistió entonces en saber su opinión sobre Quintana, pero fue interrumpida a gritos por David Valldeperas, el director. “¡Se acabó, si digo ya es ya! ¡No se habla de Ana Rosa!”, se le escuchó decir, dejando a todos callados.

Así, Sálvameha caído en una contradicción. Los espectadores ya no sabemos si allí se puede o no hablar de Ana Rosa, o si solo unos cuántos tienen ese privilegio. O si quizá ha cambiado algo en las relaciones entre La Fábrica de la Tele, la responsable de Sálvame, y la productora Unicorn Content, con la que desde hace meses se habla de una guerra.

Hay que recordar que desde la emisión de Rocío, contar la verdad para seguir viva (producido por La Fábrica) hubo un tratamiento muy dispar en Telecinco del testimonio de Rocío Carrasco. Mientras que Sálvame apoyaba su versión sin fisuras y Carlota Corredera se alzaba como adalid del feminismo en televisión, Ana Rosa contraatacaba incorporando como colaboradora a Rocío Flores primero, y más tarde daba un paso más al frente no volviendo a comentar nada de la serie documental.

De vez en cuando desde Sálvame se lanzaban indirectas tanto a la propia Quintana como a sus tertulianos, algunos de ellos expertos en cargar contra Rocío Carrasco, pero esto ya es otro nivel. No sabemos por dónde puede salir la cosa, si se ha abierto una nueva guerra de productoras, o si todo es parte de la famosa estrategia de agitar el avispero, no ya dentro de las tardes, sino en la propia cadena. Sin duda, resulta mucho más inteligente un circo mediático y orquestado dentro de la propia casa, para que así la audiencia se mantenga siempre en Telecinco y no se disperse.

De momento, el público está respondiendo. Este lunes 25 de octubre Ana Rosa Quintana mejoró un punto y 18.000 espectadores respecto al lunes anterior, según los datos de Kantar ofrecidos por consultoras. Por su parte, Sálvame Naranja logró un 18,6% de cuota de pantalla con 1.669.000 espectadores de media, lo que significa 2,4 puntos y 253.000 espectadores más que el lunes de la semana pasada, antes de que saltase la liebre. Además, Mediaset logró uno de sus principales objetivos: vencer con su programa de corazón a la serie Tierra Amarga, de Antena 3, a la que sacó 1,9 puntos de ventaja en su franja de coincidencia. Una razón de peso, sin duda, para hablar de Ana Rosa Quintana, aunque ello suponga una fuerte contradicción.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.