JuanPa Zurita: cómo pasó de modelo e influencer a interpretar un rol clave en 'Luis Miguel, la serie'

Paula Vázquez Prieto
·8  min de lectura
Juanpa Zurita como Álex, uno de los hermanos de Luis Miguel
Juanpa Zurita como Álex, uno de los hermanos de Luis Miguel

El inicio de la segunda temporada de Luis Miguel: La serie trajo algunas novedades. En principio una nueva alternancia temporal que combina el comienzo de los años 90, y la gestación del disco Aries, con el año 2005 en el que el cantante sufre un severo accidente durante un concierto que culmina con una lesión en el oído. Dos tiempos que se contraponen desde el punto de vista familiar: en el primero el intento de recuperar la familia perdida junto a sus hermanos, el segundo signado por la soledad y la búsqueda de restablecer la relación con su hija Michelle, ahora adolescente. 

En ese sentido, uno de los cambios fundamentales de esta temporada está vinculado con la figura de Álex, el hermano adolescente de Luis Miguel quien fuera su aliado en la investigación del paradero de su madre en la primera temporada y que ahora se convierte en una pieza clave de su nuevo presente.

Álex ya no es un chico sino que va camino a convertirse en un adulto. En los primeros episodios lo vemos compartir con Luis Miguel la misa de despedida a Luis Rey, teñida de las oscuras revelaciones de Tito en referencia a los últimos días de Marcela; lo vemos ser el pilar de esa nueva familia que forman los tres hermanos, cuidando y acompañando al pequeño Sergio cuando Micky está en concierto; percibimos su anhelo de encontrar un lugar propio en ese tiempo de reconciliaciones. 

Quien interpreta a Álex es JuanPa Zurita, actor y modelo que en 2013 inició su carrera artística con una serie de videos en la aplicación Vine, luego pasó a la cadena MTV y se convirtió en uno de sus jóvenes presentadores. Con poco más de 20 años fue el rostro de campañas de Calvin Klein y Dolce & Gabbana, y consagró su popularidad con millones de seguidores en su canal exclusivo de Youtube. El personaje de Álex no solo le permitió ampliar su reconocimiento fuera de México sino también trascender aquellas creaciones que funcionaban como una suerte de alter ego –evidente en series como Amigos o la reciente Abracadabra- y convertirse en uno de los protagonistas más importantes de la serie éxito de Netflix.

“Lo que cambia fundamentalmente en esta nueva temporada es que los tres hermanos se encuentran solos por primera vez”, explicaba Zurita en una entrevista exclusiva con La Nación. “Y lo que ello implica no es solo la dependencia mutua a la hora de resolver los problemas, sino que tanto Micky como Álex van a tener a su cargo el cuidado de Sergiño. Para Sergio, que ha quedado huérfano siendo niño, sus hermanos son como Batman y Robin, los únicos en los que puede confiar. Y en esa dupla, Álex intenta ser quien le brinde cordura a su hermano mayor, quien busque alejarlo de ese permanente ruido que parece envolverlo. Pero Micky está acostumbrado a tomar todas las decisiones en soledad y le cuesta abrirse e incluir a alguien más en ese proceso”. En el camino de esa progresiva soledad, los primeros desencuentros con sus hermanos funcionan como el anticipo del escenario del 2005, tiempo en el que aquellos temores parecen hacerse realidad.

Álex también transita en esta temporada su pasaje entre una infancia marcada por los internados y la desatención de su padre y esta temprana juventud en la que se enamora y también decide descubrir quién es. En el tercer episodio, tanto el inicio de una relación amorosa como un accidente automovilístico, serán los detonantes de una crisis que parece tornarse definitiva. “Creo que Álex se da un baño de realidad cuando descubre que con un solo error [el accidente con el auto de Micky] recibe el peor trato por parte de su hermano mayor, después de tantos años de lealtad. Entonces descubre que tiene que seguir su propio camino, sus propios intereses”. El alejamiento de Álex de la casa en México y el quiebre del núcleo familiar que se insinúa en el final del tercer episodio impactan sobre todo en la crianza de Sergiño, y reavivan el posible regreso del chico al cuidado de su abuela en España, con todo lo que ello implica para la historia de Luis Miguel y la familia Gallego.

Luis Miguel: La serie (Netflix)

“Álex era la mano derecha de Luis Miguel en el cuidado de Sergiño. Y su ausencia va a complicar las cosas aún más con el niño. Porque Sergiño no sabe lo que significa tener un papá, y de pronto perder a una de las dos figuras claves de su crianza como lo es Álex implica un daño profundo. De hecho el capítulo termina cuando Luis Miguel quiere invitar a Sergiño a Acapulco y él no quiere ir. Y es porque lo que los niños requieren es tiempo y amor”. El interrogante que abre la ausencia de Álex es decisivo para pensar el entorno de Luis Miguel en esta segunda temporada, no solo en aquellos años 90 sino también una década después. Los 90 se convierten no solo en el tiempo de la consagración de Luis Miguel como artista adulto, marcado por los éxitos de Romance y Aries, por el intento de diferenciarse de los jóvenes competidores como Christian Valdés –alusión evidente a la figura de Christian Castro-, sino también por la elección de sus hombres de confianza.

La emergencia de Patricio Robles como uno de los principales asesores de su carrera luego de encontrar el tema “Hasta que me olvides” como pieza clave del lanzamiento del nuevo disco también es síntoma de la progresiva dependencia de Luis Miguel de voces fuera de su círculo familiar. Y en ese sentido la construcción de toda aquella etapa de consolidación de un perfil pop es también el retrato de una época. “El equipo de la serie ha realizado una profunda investigación sobre aquel período, más allá de la historia misma de Luis Miguel como cantante. La moda, la cultura del momento, todas aquellas referencias nutren este universo que cobra forma en la ficción. Hay frases que se inspiran en entrevistas, ciertas escenas que se modelan a partir de fotografías de aquella época, los autos que se utilizan intentan evocar aquel tiempo como si lo estuviéramos viviendo”, explica Zurita en relación al rol de la producción en la definición del ambiente y la época como algo más que el contexto de la carrera de un artista.

Luis Miguel: La serie (Camila Jurado/NETFLIX/)
Luis Miguel: La serie (Camila Jurado/NETFLIX/)

El trabajo de JuanPa Zurita en Luis Miguel: La serie no es solo el más importante de su carrera en términos de repercusión sino también en lo que a desafíos se refiere. Una serie que ya no es deudora de su presencia mediática como influencer, de la construcción de personajes en tanto versiones o parodias de sí mismo, sino que le exige dar cuerpo a ese cambio que transita Álex, al camino de su crecimiento más allá del espejo que le ofrece su hermano. “Para mi personaje, a diferencia de lo que ocurría en la primera temporada, aquí hay mayor profundidad, más texturas con las que trabajar. El reto fue sumergirme en lo que estaba atravesando Álex, tanto en las escenas del primer episodio luego de la muerte del padre, como en la pelea con Micky por el accidente en el tercer episodio. Allí grabamos varias tomas, incluso en una de ellas nos gritamos, y tratamos de poner en ese intercambio todo el dolor guardado. Siempre está lo que uno prepara en soledad cuando estudia un personaje y luego lo que surge en el set, en este caso entre Diego [Boneta] y yo y el director, que termina definiendo el rumbo de la escena y la empatía del espectador”.

Uno de los enigmas de la serie en sus próximos episodios tiene que ver con la posible aparición de Álex en el presente del 2005. En el tercer episodio vimos a Luis Miguel intentar un acercamiento con su hija Michelle luego de once años de ausencia. Ahora bien, ¿dónde están sus hermanos? ¿Qué fue de ellos durante ese largo tiempo? “Cuando uno como espectador asiste a este juego entre líneas temporales descubre que una cosa es consecuencia de la otra. Que lo que ocurre en este presente solitario es consecuencia de las decisiones tomadas en el pasado. Sin duda alguna Álex va a continuar siendo parte de la vida de Luis Miguel pero de una forma muy distinta”, adelanta Zurita en relación a la reaparición de Álex en la vida del cantante. Y, por supuesto, resta saber qué ocurrirá con su personaje en relación con la pérdida de su madre y los verdaderos detalles de su final. “En lo que viene en la serie vamos a ver a Álex asumir posturas cada vez más maduras. Por ello en relación con la figura de Marcela [Basteri], en esta segunda temporada cambian las prioridades. Ahora la familia está condicionada por la presencia de Sergio y lo que es mejor para su futuro. Esa es la principal preocupación de Álex. Y comprender qué es lo que tiene que hacer para que todos estén mejor, para estar sanos y en paz, es lo que va a determinar sus decisiones”.

MÁS HISTORIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

EN VIDEO: Pilar Santacruz reivindica a las madres solteras en "Luis Miguel, la serie"