El jueves podría cristalizarse el “Frente Antigrúas”, la extraña alianza de Milei con el kirchnerismo y el FIT

·3  min de lectura
Las grúas de la Ciudad funcionan con guardia mínima durante la cuarentena para controlar el mal estacionamiento
La oposición porteña rechaza mantener el sistema actual, vencido hace décadas y que paga un canon irrisorio a la Ciudad

En la física, los polos opuestos se atraen. En la política parece que ocurre lo mismo, al menos en la Legislatura porteña donde los libertarios de Javier Milei y los kirchneristas del Frente de Todos unirán fuerzas este jueves en una sesión especial con el objetivo de revertir la decisión de la administración de Horacio Rodríguez Larreta de otorgarle una nueva prórroga a la empresa concesionaria que desde hace más de 20 años tiene el negocio del acarreo de vehículos mal estacionados.

En lo que se denominó como el “Frente Antigrúas”, al que se sumó también el Frente de Izquierda, los bloques kirchnerista y de La Libertad Avanza elevaron el viernes último una nota al vicepresidente primero de la Legislatura, Emmanuel Ferrario, del bloque oficialista Vamos Juntos, pidiéndole que convoque a una sesión para este jueves.

Solo en Off: en Cancillería recibieron al embajador de Suiza... con la bandera de Dinamarca

La intención de la inédita coalición política es “tratar la suspensión del servicio de acarreo en la Ciudad hasta que se regularice la situación de las concesiones, que están vencidas desde 2001″, según un comunicado del Frente de Todos.

El sistema de acarreo en la ciudad de Buenos Aires es gestionado por las empresas Dakota y BRD con un contrato que ya fue prorrogado en siete oportunidades y que ha recibido varias críticas a lo largo de sus más de dos décadas de vigencia por las desventajosas condiciones para la Ciudad que le endilgan quienes cuestionan el vínculo comercial con la unión conformada por las dos empresas.

“Llevan 15 años gobernando y jamás han mostrado interés en regularizar este servicio que molesta a todos los porteños sin tener los papeles en regla. Siete veces prorrogaron este verdadero negociado. Esperamos que más diputados nos acompañen para que le demos respuesta a la ciudadanía”, afirmó Juan Manuel Valdés (Frente de Todos).

Según denunció el “Frente Antigrúas”, las empresas concesionarias trabajan con una licitación que lleva 20 años vencida y paga a la Ciudad un canon mensual de tan solo 55.000 pesos que se mantiene congelado desde 2014.

Hasta el momento, el pedido de sesión especial cuenta con el respaldo de 28 legisladores, pero se necesitan 31 para poder alcanzar el quorum que permitiría habilitar la sesión.

El Frente de Izquierda fue un paso más allá y, además de pedir la derogación de la concesión, presentó un proyecto que propone la “impugnación del sistema de acarreo” por considerar que se trata de un “evidente negocio sin control”, afirmó Amanda Martín.

“Cuestionamos el sistema de estacionamiento medido, incluso contemplamos que lo que se recaude sea destinado a la red de subterráneo y solicitamos comisiones de control, la investigación de estos negocios”, agregó la legisladora de izquierda.

Oil Combustibles: López y De Sousa se enfrentan a los empresarios que querían quedarse con la petrolera

Por su parte, Eugenio Casielles, de Consenso Federal, expresó: “Nos parece ridículo que se sostengan negocios como el acarreo que son un flagelo para todos los porteños”.

El libertario Ramiro Marra (La Libertad Avanza) explicó la extraña alianza con kirchneristas y trotskistas en la necesidad de terminar con la irregularidad que rodea al contrato del servicio de acarreo. “Se puede tener diferencias ideológicas con otros espacios, pero en cuestiones como las que queremos tratar en esta sesión especial estamos todos de acuerdo ya que en el servicio de grúas hay normas básicas de la Ciudad que se están incumpliendo”.