Juicio de Pablo Lyle será pospuesto de nuevo

Pablo Lyle / Cortesía
Pablo Lyle / Cortesía

Los próximos días serán decisivos en la vida de Pablo Lyle, quien finalmente obtendrá una sentencia por el caso de homicidio involuntario que está enfrentando en Miami tras el altercado de tránsito que protagonizó en 2019.

A pesar de que se consideraba que esta semana podría resolverse el juicio, la corresponsal Mónica Mendoza informó en el programa Chisme No Like que la batalla legal se retrasará un poco más de lo pensado.

“La corte va a estar cerrada debido a las inclemencias del clima, del huracán que va a pasar cerca, va a estar cerrada mañana y pasado, así que el juicio se va a posponer”, informó al respecto.

Sobre lo que ha transcurrido en las últimas horas, la enviada especial comentó: “Hoy seguimos en audiencia, la fiscalía está pasando sus testigos, pasaron dos testigos presenciales del momento en que Pablo le pega a este señor, el señor cae y ellos se acercan a este señor, y llaman a la policía y a los rescue y a todos ellos”.

Con respecto a las parejas de los involucrados en el caso, Mónica dijo que la pareja de Juan Ricardo Hernández, hombre que falleció días después del encontronazo con Lyle, no participará activamente en el juicio. “No va a testificar, ella está asistiendo a juicio desde el primer día ya con el jurado, pero no va a testificar”.

Sin embargo, la situación para Ana Araujo, esposa del actor mexicano, es distinta. “Según los documentos de la corte que pudimos ver, ella lo va a hacer por videoconferencia, ella no va a venir en persona a hacerlo. En los papeles de la corte estaba estipulado que iba a ser la mañana del viernes, pero no se produjo, y pensábamos que lo iba a hacer en la mañana de hoy, pero tampoco, se tomaron más tiempo de lo pensado los testigos de la fiscalía”.

Al respecto de que Ana podría cambiar su declaración en contra de Pablo debido a que presuntamente ya no están en buenos términos, Mónica explicó: “Ella lo que tiene que decir es la verdad, porque sino la van a descubrir en la mentira, ella dio una declaración al principio a la policía y si no coincide su testimonio ahora con la declaración aquella entonces podría estar incurriendo en perjurio”.

Finalmente, la corresponsal confirmó que además de los dos latinos que testificaron, también lo hizo una de las personas de rescate que acudieron al llamado de auxilio del cubano.

“Hablo de que trataron de intubar al señor y no podía, lo que significaba que tenía un grave trauma cerebral y tuvieron que hacer otras maniobras, no las más sencillas para salvarle la vida. Pero él, según uno de los testigos, estaba un poco consciente cuando él cruzó la carretera apenas se fue Pablo y el cuñado”, contó Mendoza.