Justin Bieber recuerda su peor momento para dar esperanzas a sus fans

·2  min de lectura


Hace ya mucho tiempo que Justin Bieber dejó de acaparar titulares por sus salidas de tono y sus enfrentamientos con sus vecinos, a los que les hizo la vida imposible con fiestas interminables y carreras de coches ilegales, para convertirse en un hombre nuevo que antepone su fe religiosa y su matrimonio a todo lo demás.

Lo más lógico es que el cantante tratase de olvidar sus momentos más controvertidos, en especial sus encontronazos con la justicia. Sin embargo, este fin de semana no ha querido ignorar el séptimo aniversario de su arresto en Miami por conducir bajo la influencia del alcohol, oponer resistencia a la autoridad y ponerse al volante con un permiso suspendido, aunque aquella no fue ni de lejos la única vez que pisó el interior de una comisaría a lo largo de 2014.

"Hace hoy siete años me detuvieron. No fue mi mejor momento. No me siento orgulloso del punto de mi vida en que me encontraba. Estaba herido, y me sentía infeliz, confundido, enfadado y sin guía, y también incomprendido y furioso con Dios", ha escrito en Instagram junto a una fotografía suya en la que aparece esposado.

"Además, llevaba puesto demasiado cuero para estar en Miami", ha añadido en un intento por hacer una broma.

Si Justin ha querido echar la vista atrás ha sido solo para enviar un mensaje a sus seguidores y pedirles que no permitan que sus errores del pasado arruinen su futuro por pura vergüenza. En su lugar, les ha animado a que los utilicen como un punto de referencia para comprender lo mucho que puede llegar a cambiar una persona.

"Todo esto es para decir que Dios me ha hecho recorrer un largo camino. Desde entonces hasta ahora me he dado cuenta de una cosa... Él estaba tan cerca de mí antes como lo está ahora", ha asegurado.

Su mánager, Scooter Braun, no ha tardado en reaccionar a esta publicación para asegurarle que se siente muy orgulloso de la persona en que se ha convertido.