Justin Timberlake y Jessica Biel llevan casi un año recluidos en Montana

·1  min de lectura


Antes de que el cantante Justin Timberlake hiciera esa aparición especial en el programa de Ellen DeGeneres que, entre otras cosas, le sirvió para confirmar públicamente los rumores de que había vuelto a ser padre el pasado mes de julio, tanto el intérprete como su esposa, la actriz Jessica Biel, llevaban una vida muy discreta y completamente alejada del primer plano de la actualidad: una circunstancia atribuible tanto al contexto de pandemia en el que está inmerso el mundo como a la necesidad que tenía el matrimonio de centrarse exclusivamente en los entresijos de su nueva vida como padres de dos retoños.

"Han pasado la mayor parte de su tiempo, y del año pasado, en Montana. Ha sido un parón muy bueno para los dos, especialmente desde que recibieran a su segundo hijo. Van y vienen de Los Ángeles ocasionalmente por motivos de trabajo, pero lo cierto es que han establecido su cuartel general lejos de la ciudad", ha revelado un informante al portal de noticias E! News.

De esta forma, los dos enamorados han podido dar prioridad absoluta a su ámbito familiar, que gira en torno tanto a su primogénito Silas como al recién llegado Phineas, dedicar parte de sus días a esas otras necesidades que antes acababan siempre relegadas y, por supuesto, aislarse del mundanal ruido para estar protegidos y mantener el coronavirus a raya.

"Silas es ya lo suficientemente mayor como para acompañar a sus padres a la nieve y a otras excursiones. Han tenido tiempo de jugar al tenis y al golf y, en general, de disfrutar de un estilo de vida más saludable. Nunca habían estado tanto tiempo en Montana y le están sacando el máximo partido", ha asegurado otra fuente al mismo medio.