Kate Hudson reflexiona sobre las secuelas emocionales de la crisis sanitaria

·1  min de lectura


La actriz Kate Hudson ha querido reflexionar en su última entrevista sobre las secuelas emocionales y psicológicas que se derivan de la mayor crisis sanitaria a la que se ha tenido que enfrentar el mundo en tiempos recientes, la pandemia del coronavirus que, además de causar cientos de miles de víctimas mortales en todo el planeta, ha forzado a la población a cambiar radicalmente de estilo de vida para evitar nuevos contagios.
En su caso, la hija de Goldie Hawn ha atravesado una etapa muy dura debido tanto a la reclusión doméstica de la pasada primavera como a la "presión" adicional que se ha marcado a la hora de asegurarse de que tanto ella como su familia capean el temporal de la forma más efectiva posible. En ese sentido, a la intérprete le ha costado más que nunca dedicarse tiempo a sí misma y a sus necesidades personales.
"Creo que todos hemos estado sometidos a mucha presión y esta crisis ha sido sin duda un momento extraordinario, lleno de retos para el cuidado personal. Yo he aprendido que no siempre se puede ser completamente autosuficiente, que hay que pedir ayuda cuando es imprescindible y recurrir a la comunidad, la cual es esencial para nuestro bienestar. Una no puede ser siempre una super heroína. No es posible y tampoco es divertido", ha explicado en declaraciones a E! News.
Al igual que hay que esperar asistencia de los demás cuando es menester, Kate ha señalado que cada uno ha de aportar tanto como sea posible a la vida comunitaria tanto por una cuestión de obligación moral como por otra de mero pragmatismo. Desde luego, la 'nueva normalidad' solo se mantendrá como tal si cada uno obra con responsabilidad hacia sí mismo y hacia los demás.