Kathleen Turner se despacha a lo lindo contra Nicolas Cage y otros actores de Hollywood: “Es un idiota”

Kathleen Turner no tiene pelos en la lengua. Ni cuando era una de las actrices más codiciadas de Hollywood en los 80, ni ahora a sus 64 años. Y así lo demostró en una reveladora entrevista ofrecida a Vulture, en donde no dejó títere con cabeza.

Kathleen Turner (Paul Bruinooge/Patrick McMullan via Getty Images)

La actriz de El honor de los Prizzi o La guerra de los Rose fue diagnosticada con artritis reumatoide en 1992, cuando tenia 38 años. Una enfermedad que la hace sufrir de intensos dolores corporales y que la obligó a dejar de trabajar durante varios años. Los efectos secundarios de los analgésicos y esteroides cambiaron su apariencia de manera radical, y como mantuvo su diagnóstico en privado durante mucho tiempo, los tabloides atribuyeron su caída del firmamento de las estrellas al alcohol y las adicciones.

Pero ahora está de vuelta y ya no se calla.  Habla de Nicolas Cage, Michael Douglas, Burt Reynolds, Jack Nicholson y hasta Elizabeth Taylor. Y más de uno no sale bien parado.

Kathleen con Burt Reynolds en Switching Channels (1988) – ©TriStar Pictures

BURT REYNOLDS
“Trabajar con Burt Reynolds fue terrible”, confiesa. “El primer día que llegó Burt me hizo llorar cuando dijo algo sobre que no sería el segundón de una mujer. Su comportamiento fue impactante. Nunca se me había ocurrido hasta entonces que yo no era igual que el resto. Salí de la habitación en lágrimas” sentencia.

Cuenta que el rodaje de Interferencias fue muy hostil para ella por culpa de Burt, porque el equipo terminó tomando bandos, a favor y en contra.

Con Jack Nicholson en El honor de los Prizzi (1985) – ©ABC

JACK NICHOLSON
Trabajaron juntos en El honor de los Prizzi, y según Kathleen su compañero fue “grandioso”.

Parte de ello se debió a John Huston, que desafío a Jack”, revela.

Con Nicolas Cage en Peggy Sue Got Married (1986) – ©TriStar

NICOLAS CAGE
Fue el que peor salió parado. Para ponernos en situación, su compañero de Peggy Sue Got Married cambió su voz para su personaje en aquella comedia de 1986, algo que exasperó a Kathleen y le hizo ver una parte de él que no le gustó nada.

No podía decirle que dejara de hacerlo. No era mi trabajo decirle a otro actor lo que debería o no hacer. Así que fui a Francis (Ford Coppola, director de la película) y le pregunté si aprobaba su decisión. Fue un tema peliagudo” confiesa.

Nicolas fue muy difícil en set. Pero el director le permitió que hiciera lo que quería con el personaje, así que yo no estaba en posición de hacer más que aceptarlo e interpretar con lo que me daban. Si de algo ayudó (la voz extraña de Cage) fue ilustrar aún más la desilusión de mi personaje con el pasado”.

“Me hizo ver que él era ese idiota” sentencia comparándolo con el personaje.

Curiosamente, años más tarde, Nicolas Cage demandó a Turner por difamación cuando la actriz escribió en sus memorias que el actor se emborrachó y robó un chihuahua que le había gustado. Cage ganó la demanda y Kathleen tuvo que disculparse públicamente.

Por lo visto, las asperezas nunca terminaron de limarse…

ELIZABETH TAYLOR
Al hablar sobre su versión de Who’s afraid of Virginia Woolf? o Cat on a hot tin roof no pudo evitar hablar de Elizabeth Taylor.

Durante un tiempo sentí que había pasado la mitad de mi vida corrigiendo sus errores” sentenció.

No creo que fuera muy talentosa” admitió para sorpresa de muchos sobre su labor en Virginia Woolf. “Taylor y Richard Burton están borrachos y gritándose todo el tiempo. Una vez oí a alguien decir que ya vive eso en casa, ¿por qué ir a verla?”.

Kathleen Turner en Body Heat (1981) – ©Warner Bros

EL DOLOR CAMBIÓ SU CARRERA Y SU VIDA
Turner admite que la artritis reumatoide la hizo perder la confianza justo en el momento en que era una de las protagonistas femeninas más sexys de Hollywood. “La peor parte es que mucha de mi confianza estaba basada en mi físico. Si no tenía eso ¿quién era?”.

En plena era Time’s Up, afirma que en sus años de objeto sexual “había una suposición tácita de que las mujeres eran una propiedad que podía ser reclamada” y recuerda que Michael Douglas, Jack Nicholson y Warren Beatty apostaron por ver quien la llevaba primero a la cama. “Ninguno lo consiguió, por cierto”.

Sus problemas de salud llevaron a rumores y difamación sobre su vida privada y profesional, llegando a ser calificada de “difícil” y dejar de recibir propuestas. Dicho adjetivo tuvo mucho que ver con los dolores y la medicación que no solo la alteraban, sino que le hacían olvidar sus diálogos.

Kathleen Turner en Dumb and Dumber To (2014) – ©Universal

Lo de ser “difícil” fue pura mierda de géneros. Si un hombre llega al set y dice ‘Así es como veo que debe hacerse’, la gente dice que es decidido. Si lo dice una mujer, dicen ‘Oh, mierda, otra vez”. Admite que en los 90, como no había hecho pública su enfermedad, había un estigma generalizado. “Por entonces se sabía muy poco de enfermedades autoinmunes y mi enfermedad era como un misterio malo, algo similar a Robert Downey Jr.”

A continuación, la actriz compara aquel estigma con el alcoholismo pasado del actor de Iron Man. “Si alguien como él llega al set borracho o con mal comportamiento, igualmente lo siguen contratando porque los productores saben cómo controlarlo. Pero si dices que tienes una enfermedad misteriosa y que no sabes si podrás caminar mañana, no te contratan. El único tratamiento efectivo por entonces eran dosis masivas de esteroides, que tienen enormes efectos secundarios. Si tomaba una botella, por ejemplo, y no podía agarrarla, la gente creía que estaba borracha”.

 ¿Qué te parecen las revelaciones de Kathleen?


Para seguir leyendo:
Kathleen Turner se pronuncia (17 años después) sobre su paso por Friends: “No me sentí bien recibida”
Kathleen Turner y Michael Douglas estuvieron a punto de vivir un romance… hasta que llegó la esposa
Las 15 películas de Robert Redford que no debemos olvidar tras su retirada del cine