Katy Perry habló sobre el peor momento de su vida y los oscuros pensamientos que tuvo

LA NACION

A semanas de convertirse en madre por primera vez, Katy Perry abrió su confesionario en una nota con radio SiriusXM CBC, en la cual habló de este momento tan especial que se está viviendo en el mundo por la pandemia de coronavirus. Además recordó una de las crisis más grandes que atravesó: en 2017, tras separarse de Orlando Bloom y editar Witness -un disco que no fue tan exitoso como pensó- pensó en suicidarse, pero la fe la ayudó a salir adelante.

Ahora, a los 35 años, la cantante está parada en otro lugar. No solo salió de esas crisis sino que se reencontró con el actor, con quien está comprometida y apunto de arrancar su propia familia. Pero llegar a esta nueva estabilidad no fue sencillo. "Mi carrera iba en camino ascendente y, de repente, tuvo esta pequeña mierda, que no fue tan malo desde una perspectiva exterior. Pero para mí fue un terremoto. Le había puesto tanto y literalmente me partió al medio. Acababa de separarme de mi novio, que ahora es el padre de mi bebé en camino y estaba emocionada con el próximo álbum, pero no fue bien valorado, entonces me hundí", contó.

Hija de padres evangelistas, Perry buscó ayuda en su fe y aseguró que fue su conexión con Dios lo que la sacó del pozo. "Fue tan importante para mí estar quebrada para poder encontrarme y empezar a mirar las cosas desde otro lugar. Fue así que tomé dimensión en que estaba viviendo mi vida todo el tiempo como si fuera una estrella de pop. La gratitud es probablemente lo que salvó mi vida porque sin ella me hubiera revolcado en mi propia tristeza y probablemente hubiera caído. Pero encontré la forma de agradecer. Si se pone difícil, muy difícil el camino, digo: `Estoy agradecida, agradecida´, aunque esté de muy mal humor", sumó la cantante y jurado de American Idol.

Después de muchos años de lidiar con sus problemas de salud mental y su depresión, Katy aseguró que está en un gran momento. "Me hubiera gustado que mi relación con Dios y con algo que es más grande que yo hubiera estado siempre cerca. Obviamente yo soy la que controla mi destino y soy la que lo va a dirigir al pasto. Mi esperanza es que alguien más grande que yo me creó por una razón y que no soy prescindible y que toda persona fue creada con un propósito", dijo sobre su fe.

Si bien Katy y Orlando comenzaron a salir en 2016 e hicieron su presentación oficial unos meses después, la relación tuvo muchas idas y vueltas y algunas separaciones. Aunque más tarde volvieron a apostar a eso que los unía, los meses más oscuros de la californiana coincidieron con su ruptura en 2017.

Bloom, que estuvo casado con Miranda Kerr y con quien tuvo a su hijo Flynn, le pidió casamiento a la cantante el año pasado y lo hizo con un anillo valuado en 5 millones de dólares y frente a toda la familia. Mientras que la boda se vio frustrada por la pandemia de coronavirus el deseo de tener un hijo juntos no lo hizo. En marzo pasado, Perry, que estuvo casada con Russell Brand, anunció que estaba en la dulce espera en el video de una de sus últimas canciones, "Never Worn White", donde se la ve con una gran panza. El tema pertenece a su quinto álbum de estudio, que iba a ser lanzado en junio, pero tuvo que ser pospuesto por las medidas tomadas para controlar la propagación del covid-19. En este disco además Katy escribió una canción para su beba en camino "What Makes A Woman", donde quiso trasmitirle, según reveló, que no existen límites para sus sueños.