Keira Knightley casi abandona la actuación tras ser diagnosticada con trastorno por estrés postraumático

Keira Knightley es una de las pocas actrices que suma un éxito tras otro desde su debut en la gran pantalla. Su carrera está plagada de éxitos de taquilla y crítica, desde Orgullo y Prejuicio a Piratas del Caribe o La duquesa. Pero lo que no sabíamos es que no supo cómo lidiar con el escrutinio público que acarreó la fama repentina, sufriendo de trastorno por estrés postraumático (TEPT) que la llevó a considerar abandonarlo todo.

Keira en la premiere de Jack Ryan: Shadow Recruit (Autor: Kevin Winter – Crédito: 2014 Getty Images, Cortesía de Paramount Pictures)

Sucedió poco después de alcanzar el reconocimiento tras Quiero ser como Beckham (Jugando con el destino) cuando tenía 17 años. Tan solo tres años más tarde conseguía una nominación al Oscar por su papel de Elizabeth Bennet en Orgullo y Prejuicio, y a los 23 ya era una de las actrices más ricas del negocio.

La estrella y madre de 33 años, se ha sincerado con el mundo sobre aquellos inicios y reveló que estuvo cerca de dejar su carrera si no hubiera sido por su familia y amigos. Durante una entrevista con The Hollywood Reporter, dijo: “Lo pensé (abandonar), particularmente cuando tuve una crisis”.

Su delgadez hizo que durante muchos años se criticara su aspecto llegando a que muchos -internautas y personas dentro de la industria- la señalaran de sufrir un desorden alimenticio. “Literalmente sentía que no valía nada” dijo durante un podcast con la revista. “Sentía como que no existía y era una criatura extraña con un rostro extraño a la que la gente respondía de forma extrema”.

“Tuve una crisis mental a los 22, me tomé un año de descanso y me diagnostican un desorden de estrés postraumático por culpa de todo eso”, sentenció.

Keira Knightley en su más reciente estreno, Colette (Crédito: Cortesía de Deaplaneta)

Durante aquellos años, en 2008 específicamente, Keira no quería siquiera salir de su casa. Es por eso que casi no asistió a los premios Bafta, tras llevar tres meses encerrada en su hogar. Tuvo que someterse a hipnoterapia para poder combatir los flashes y pisar la alfombra roja de aquella gala. En otra entrevista, Keira explicó que consiguió superarlo gracias a su familia y amigos.

Tengo un círculo muy sólido y lo agradezco mucho” dijo a The Sunday Times. “Mi familia y mi pequeño grupo de amigos me acogieron. Creo que, sin ellos, habría sido una historia diferente”.

Actualmente está casada con el músico de los Klaxons, James Righton, y es madre de una niña nacida en 2015.

Para seguir leyendo:
‘Colette’, la historia de una mujer que rompió esquemas machistas (y otros personajes para nuevas feministas)
La guionista de Love Actually admite que no volverían a contar con Keira Knightley si hicieran un remake
Keira Knightley le “prohibe” a su hija ver películas de algunas Princesas Disney
Keira Knightley pide que haya más directoras en la industria del cine