La boda de Rafa Nadal y Xisca Perelló será 'sencilla, personal e íntima'

El tenista Rafa Nadal

Al margen de lo imponente del escenario donde Rafa Nadal y Xisca Perelló se darán el 'sí quiero' el próximo 19 de octubre tras más de quince años de sólida relación, la inmensa fortaleza de Albercutx (Mallorca), lo cierto es que el enlace del tenista más laureado de la historia de España y de la empresaria a la que pertenece su corazón se verá marcado, al menos en lo que a la ceremonia religiosa se refiere, por la austeridad en las formas y por la presencia de un reducido número de allegados.

"He casado a mucha gente. Cada una de las bodas que he hecho ha sido especial y esta será igual. Solo voy a casar a dos personas que se quieren", ha explicado el sacerdote Bartomeu Catalá Barceló, el encargado de convertir a los dos enamorados en marido y mujer a ojos de Dios, al diario de Mallorca para tratar de rebajar el interés mediático que, ciertamente, ha venido generando su inminente paso por el altar.

Entre los escasos detalles que ha ofrecido el también presidente de tres fundaciones solidarias vinculadas a la iglesia católica de las Islas Baleares, destaca ante todo el deseo que le habrían transmitido los dos enamorados para que el enlace sea "sencillo, personal e íntimo", tres adjetivos que sin duda encajan en el carácter discreto y privado que han exhibido siempre los novios en lo referente a su historia de amor.

De la misma forma, Catalá Barceló ha revelado que no ha tenido oportunidad de ver la lista de invitados a la ceremonia, por lo que no podría confirmar o desmentir la rumoreada asistencia de los reyes eméritos de España, don Juan Carlos y doña Sofía, así como de algunos rostros conocidos del mundo del deporte, la cultura o la alta sociedad del país.

"Solo sé que será gente que de alguna manera tiene relación y que respeta tanto a Rafa Nadal como a Xisca Perelló. A mí, con saber eso me basta. Pondré de mi parte para que su día sea muy bonito", ha añadido en la misma entrevista.