La bonita historia de amor de Stan Lee

Stan Lee tenía una mente creativa sin límites, dedicando toda su vida a compartir sus personajes con decenas de generaciones. Superhéroes tan icónicos que, más de 50 años después, están incrustados en el corazón de lectores y cinéfilos de todo el mundo. Pero detrás de las páginas, las viñetas, los dibujos y los cameos, había una historia de amor de película.

Stan y Joan en 2016 (Twitter/@RealJCLee)

Stan conoció al amor de su vida cuando tenía 25 años en 1947, dos años después de regresar de su servicio durante la Segunda Guerra Mundial. Se casaron en cuestión de días y pasaron 70 años unidos como el primer día.

La mujer era Joan Lee, una modelo y actriz nacida en 1922 en Newcastle Upon Tyne, Inglaterra. Joan se casó con su primer marido, el soldado americano Sanford Weiss, a tan solo 24 horas después de conocerse en 1943, y luego se trasladaron a Estados Unidos al terminar la Segunda Guerra Mundial.

Tras volver a la normalidad, Stan había decidido que era hora de sentar la cabeza.Estaba cansado de vivir con sargentos, soldados y cabos. Quería vivir con una chica” contó en una convención de 2017. Tras una temporada buscando “a la chica ideal”, un amigo le sugirió que se acercara a una agencia de modelos donde trabajaba una chica perfecta para él.

Stan fue y se encontró en la recepción con Joan. Era como una visión y me dijo ‘¿en qué puedo ayudarle?’ con una voz que sonaba a música, una figura indescriptible y un rostro increíblecontinuó.

“Era la mujer que llevaba toda mi vida dibujando”.

El autor no pudo contenerse y lo primero que le dijo fue “I Love You”. Directo al grano.

Comenzaron a hablar, fueron a almorzar, y lo demás es historia. Sin embargo, Joan no era la chica que Stan debía conocer ese día en la agencia. “Nunca supe quién era, nunca la vi” contó Stan entre risas.

La atracción era tal que Lee le propuso matrimonio dos semanas después de conocerla, y a pesar de que Joan todavía estaba casada. La modelo aceptó y viajó a Reno, en Nevada, para divorciarse más rápido. El 5 de diciembre obtuvo el divorcio de su primer marido, y una hora después se casaba con Stan en la habitación de al lado y con el mismo juez que acababa de divorciarla. ¡Una locura de amor!

Tuvieron dos hijas, JC, en 1950 y Jan Lee, que murió tres días después de su nacimiento. La familia vivió en Nueva York durante varios años hasta que se mudó a Los Angeles en 1981.

Joan no solo fue el amor de la vida de Stan, sino también su mayor musa. Fue la inspiración de algunas de sus creaciones y la responsable de su éxito. En los años 60, el autor se había cansado de que solo le pidieran comics centrados en peleas y acción y le dijo a su esposa que estaba pensando en renunciar. Pero ella lo inspiró a intentarlo una vez más. “Me dio el mejor consejo de mi vida diciéndome “¿por qué no haces un libro como tú quieres que sea. Lo peor que puede pasar es que te despidan, y ya estás pensando en renunciar. Al menos así te lo sacas de adentro”. Y así nacieron Los cuatro fantásticos en 1961. Un mes después de la publicación inicial, era el comic más vendido de la editorial y le pidieron que creara más personajes del mismo estilo, dando pie al resto de superhéroes que conforman a los Vengadores, como El increíble Hulk o Spider-Man en 1962, Iron Man o los X-Men en 1963.

Joan prestó su voz a varios dibujos de Marvel durante los años 90. Su primera aparición fue en Los cuatro fantásticos y como la voz de un ordenador en Iron Man, ambos en 1994. Y en 2016 acompañó a su marido en uno de sus famosos cameos durante una escena de X-Men: Apocalipsis.

Joan murió a los 95 años el 6 de julio de 2017 tras sufrir complicaciones por un derrame, y a pocos meses de cumplir el 70 aniversario de su boda. Stan la acompañó un año más tarde, el 12 de noviembre de 2018, también a los 95 años.

Cuando le preguntaban si Joan era la responsable del Universo de Marvel; Stan simplemente respondía: “Joan es responsable de mi universo”.

Un amor de película…


Para seguir leyendo:
Robert Downey Jr., el actor que le debe todo su éxito a Stan Lee
Stan Lee, el padre de Iron Man, Hulk y Spider-Man, muere a los 95 años