La bronca salvaje de OT2018 no nos cuadra: ¿de qué lado estás?

Ni los chicos ni la dirección de OT 2018 dan para más disgustos este año. Después de una edición idílica que devolvió la gloria al talent show y su cadena, este segundo año no para de darle disgustos a todo el mundo. A poco del despido repentino de Itziar Castro, la vuelta de los Javi y la revelación del “papelito” que mostraba el posible “tongo” del jurado, los triunfitos se rebelan y Noemí Galera se hace viral, de nuevo, con la regañina que les metió delante de las cámaras.

Twitter/RTVE

La última polémica tiene a los espectadores con los dedos cansados de tanto tuitear. Mucho se está hablando de lo sucedido el pasado lunes cuando los triunfitos se toparon con la puerta cerrada de sus habitaciones y con un cartelito que anunciaba que el acceso estaría cerrado hasta las 22:30. Como jóvenes aislados que son sin nada que hacer más que cantar todo el día, comenzaron a cuchichear y hacer sus conjeturas. Y el motivo era evidente: la habían liado la noche anterior tirando papel higiénico y libros por la ventana de la habitación y la dirección los estaba castigando.

Como buen chisme de instituto, no dejaron de hablar de ello hasta que, con la cabeza llena de rebeldía comunitaria, se rebelaron durmiendo en el pasillo hasta que un asistente del programa les abrió la puerta. Pero esta rebeldía, el arrojo de papel higiénico por la ventana y la “mala educación” que tuvieron con el trabajador del programa, hizo que los televidentes estallaran, enfadadísimos con el penoso espectáculo que estaban viendo en sus pantallas. Pero eso no fue nada. Luego llego la regañina de Noemi Galera y se armó la gorda.

La red se incendió con odio aparentemente generalizado, que se incrementó aún más tras ver a la directora de la academia cantándole las cuarenta y haciéndoles leer tuits de odio de varios espectadores. La intención era abrirle los ojos, pero el resultado está siendo muy diferente.

Si bien muchos tuiteros se están despachando con ganas contra la rebeldía de los triunfitos, hay quienes sentimos pena por la forma en cómo los están tratando. Y un ejemplo es un usuario de Instagram que está dándole la vuelta al asunto. Se trata de Roy Galan que, como muchos, está defendiendo a los concursantes del “autoritarismo” que viven dentro de la Academia y la humillación que están sufriendo.

En su post, que en cuestión de horas ya supera los 9mil likes, también hace referencia a la falta de intimidad y la presión de mostrar más en honor al espectáculo que viven los concursantes. Y es cierto. Este año hay muchas diferencias con la edición de 2017 que tanto malacostumbró a los espectadores.

El año pasado, el espectáculo estaba servido. No solo porque todos se mataban cantando a diario, tocando instrumentos y sorprendiéndonos con su pasión por la música, sino porque también había mucho para ver. Era rutina diaria estar pendientes de los momentos entre Aitana y Cepeda. O ver la evolución del noviazgo creciente de Amaia y Alfred. Había espectáculo. Eran carne de reality puro y duro.

Pero este año, la rebeldía como el famoso ‘mariconez’ y ahora la huelga son el nuevo espectáculo de la casa, así como la humillación y la regañina pública delante de las cámaras. ¿Podrían haberlo manejado diferente? Seguro que sí. La Academia podría haber puesto orden cuando era necesario o haber pedido explicaciones primero (parece que el papel y los libros se cayeron por accidente). Noemí Galera podría haber sido más comprensiva y hablar con ellos de otra manera. Y sin llenarles la cabeza con el odio externo. Si en la Academia pasan meses encerrados, esto no hará más que crear drama y desmotivación. Y, sobre todo, estarían cavando la posible fosa del fracaso. No solo para ellos al salir de la Academia, sino también para la cadena y los que financian el programa que esperan ver sus frutos una vez terminada la emisión.

No cabe duda de que los concursantes son jóvenes y con poca experiencia para desenvolverse solos por la vida. Y es probable que, conscientes del éxito de la edición anterior, hayan dado por sentada la futura fama que les espera. Pero, si nos los pintan como niñatos ¿a quién le interesará comprar sus canciones o verlos en conciertos? La táctica les está fallando, sin dudas.

Y tú, ¿de qué lado estás?

Para seguir leyendo:
Agoney (Operación Triunfo 2017) carga contra Los Javis mientras la audiencia aplaude su vuelta como profesores
La única concursante que NO se alegró ante la vuelta de Los Javis a Operación Triunfo
La respuesta de Itziar Castro a su despido de OT: No se lo esperaba
El traductor de Operación Triunfo hace el RIDÍCULO traduciendo hasta las risas de Vance Joy