La familia real desvela el lado más amable del príncipe Carlos, empezando por su trato con Meghan Markle

El príncipe Carlos junto a la madre de la duquesa Meghan, Doria Ragland, en el día del enlace real

La figura de Carlos de Inglaterra fue una de las menos populares de la monarquía británica en los años posteriores a su separación de Diana de Gales y al trágico accidente de tráfico que se cobró la vida de esta en 1997.

El príncipe de Gales ha sabido vadear con gran éxito esas aguas pantanosas gracias en parte a una intensa campaña organizada por sus asesores para recuperar el favor de la opinión pública y que también se centró en gran parte en rehabilitar la maltrecha reputación de la ahora duquesa de Cornwall, quien durante mucho tiempo fue vista como la 'tercera en discordia' que arruinó su matrimonio. El resultado de esa operación resultó inmejorable y culminó en la boda civil que la pareja protagonizó en 2009, casi nueve años después de la muerte de Lady Di.

Ahora un documental de la BBC titulado 'Prince, Son and Heir: Charles at 70' promete seguir contribuyendo a mejorar su imagen con la excusa de repasar su trayectoria en el ámbito privado e institucional a punto de entrar en la setentena.

El especial está repleto de anécdotas contadas por boca de sus allegados que demostrarían su "gran corazón", en especial a la hora de apoyar a su hijo el príncipe Enrique y su esposa Meghan Markle en los días previos a su enlace, marcados por los escándalos protagonizados por el padre de ella que la colocaron en una posición muy incómoda al cancelar la asistencia de este a la boda y dejarla compuesta y sin padrino apenas una semana antes de casarse. En ese momento Carlos se convirtió en una 'salvación' para la pareja al prestarse a ocupar ese rol y escoltar a Meghan hasta el altar, como ha explicado el propio Enrique.

"Fui yo quien le pregunté y creo que él se lo esperaba y en seguida respondió: 'Sí, por supuesto, haré lo que sea que Meghan necesite y estoy aquí para apoyaros'. Para él supuso una oportunidad maravillosa de dar un paso al frente y ofrecernos ese apoyo, y obviamente es nuestro padre y claro que estará siempre ahí para nosotros", asegura su hijo menor en uno de los adelantos del especial que se emitirá en la noche de este jueves, en el que hace referencia también al momento de la ceremonia en que las cámaras le captaron diciendo "Gracias, papá" cuando la novia y él llegaron a su altura.

"Me educaron como debe ser, y es importante dar las gracias. Porque sea mi padre no significa que pudiera decir: 'Perfecto, eso es todo, a partir de aquí ya me ocupo yo'", añade Enrique haciendo gala de su carácter socarrón.

"Yo creo que fue muy emotivo", apunta Camilla sobre ese intercambio entre padre e hijo. "Desde donde yo estaba sentada, no podías oír lo que dijo. Pero tras verlo en televisión me pareció un momento muy conmovedor".

La esposa del príncipe de Gales también ha querido destacar otro instante de la boda real que pudo haber pasado desapercibido entre el resto de anécdotas para el recuerdo que dejó la jornada, cuando Carlos se acercó a la madre de Meghan -Doria Ragland- y la tomó espontáneamente de la mano en un gesto de cariño mientras seguían a los novios para ejercer de testigos mientras firmaban el certificado matrimonial.

"Ver a mi marido dándole la mano a la madre de la novia para ir juntos a firmar en el registro fue algo que conmovió a todo el mundo, creo. Son ese tipo de cosas que hace entre bambalinas y que la gente no ve lo que hace que no se den cuenta de lo realmente bueno que es", añade.