La Familia Real manda a callar a la novia de Harry

Anna Sanchez

Meghan Markle es la futura esposa del Príncipe Harry así que la Familia Real ya la está empezando a adoctrinar a su gusto. ¿Primer consejo? ¡Cierra el pico!

La actual novia del Príncipe Harry ha ido un paso más allá de lo que a la Casa Real le hubiese gustado. Se rumorea que ella será su esposa así que debe empezar a comportarse como tal aunque la unión todavía no sea oficial.

¿Por qué han saltado las alarmas? Pues muy simple, Meghan Markle ha dado una entrevista a la revista ‘Vanity Fair’ y, además de salir en portada, en la entrevista interior habla de su amor hacia el hijo de Diana Spencer.

Automáticamente después de la publicación de su entrevista, una Consejera Real se ha puesto en contacto con la joven para pedirle que “se de un punto en la boca y se calle un poco”.

Según dicha empleada de la Casa Real, la entrevista de Meghan y su modo de hablar sobre su relación con el Príncipe, dejaba a “Harry en ridículo” y, para eso, es mejor callarse.

Markle afirmó en la publicación que ella no lee nada de lo que se publica sobre el Príncipe o su relación pero que Harry “lo leía todo” y eso puede dañar su imagen dejándole en mal lugar.

Para echar más leña al fuego, la editora de ‘Majesty’, Ingrid Seward, afirma que: “Para Meghan este tipo d e declaraciones deben ser lo más normal del mundo, pero desde luego en Palacio no habrán gustado nada. Quizás alguien piense que Meghan se tiene que callar un poquito para no molestar a la monarquía.”

Cabe recordar que Harry pidió respeto para su relación con ella y ahora ella va y lo airea todo en una revista, ¿tiene algún sentido? Esta chica todavía no conoce lo que es el verdadero acoso mediático sino, se lo hubiese pensado dos veces antes de dar esta entrevista.

Te puede interesar…