La 'fuerza explosiva' de este deporte te regala 10 años más de vida

No todos los deportes son igual de beneficiosos para la salud, este supera a todos los demás según un estudio danés

Una investigación coloca al tenis por delante de otros deportes con fama de saludables como el running o la natación. Quienes lo practican viven 9,7 años más que los sedentarios, según un estudio danés. (Foto: iStock/Getty)

Si eres de los que no ha sucumbido a la fiebre del running o el golf pero estás decidido a hacer algo de deporte este otoño y, más difícil todavía, quieres mantener este propósito saludable para el año que viene puede que te interese conocer este dato: Jugar al tenis habitualmente alarga la vida.

Esta es la conclusión principal a la que llegó un grupo de investigadores del Copenhagen City Heart Study (Dinamarca) tras monitorizar durante más de 25 años (entre el 10 de octubre y el 16 de septiembre de 1994 hasta el 22 de marzo de 2017) la salud de 8.600 adultos sanos, teniendo en cuenta el deporte que realizaba cada uno de ellos.

“El tenis es uno de los mejores entrenamientos para las neuronas que existe. El hecho de devolver un golpe e intentar colocarla fuera del alcance de tu contrincante esa dichosa pelota amarilla exige una precisión que requiere una cantidad enorme de ajustes mentales”, cuenta a El Mundo el doctor, Carlos Rodríguez Jiménez, uno de los mayores expertos en nutrición en España.

El badminton, otro deporte de raqueta, también se asoció a una longevidad más prolongada (6 años más de vida). (Getty)

La investigación publicada en Mayo Clinic Proceedings asegura que los adultos que practican este, u otro deporte de raqueta o de equipo, no solo viven más que los sedentarios, sino que son más longevos que los que optan por disciplinas practicadas en solitario como la carrera, la natación o el ciclismo.

Es cierto, todas las actividades en las que se interactúa con otra persona son más beneficiosas que las individuales, pero lo curioso del tenis es que requiere el uso de la ‘fuerza explosiva’.

Es un deporte que requiere de “esfuerzos cortos de ejercicio intensivo basados en una serie de movimientos acíclicos intermitentes, con gran intervención de las capacidades de fuerza y velocidad, y que se dan durante un período de tiempo prolongado”, explica el doctor Ernest Baiget, profesor de la UVic-UCC, técnico en tenis y preparador físico de tenistas. Durante el juego se producen gran cantidad de golpes, salidas, frenadas y cambios de dirección, acciones técnicas que tienen una naturaleza explosiva y reactiva y están determinadas por la capacidad de velocidad acíclica y gestual.

En comparación con las personas sedentarias, se vio que quienes jugaban tenis tenían una expectativa de vida 9,7 años mayor. Les seguían quienes jugaban bádminton (6,2 años); fútbol (4,7 años); quienes practicaban natación (3,7 años); trote (3,4 años) y calistenia (3,2 años).

¿Por qué? Los investigadores atribuyen este efecto antienvejecimiento al hecho de que al jugar al no solo se está realizando una actividad física sino también un intenso ejercicio mental, y sobre todo, una interacción social en la también involucramos nuestras emociones y la capacidad de relacionarnos con los demás.

El fútbol también estaría en el ranking de los deportes que ayudan a vivir más; practicarlo aporta 5 años más. (Foto: Getty)

“Creemos firmemente que los beneficios para la salud que reporta se basan tanto en el componente social como en el ejercicio”, asegura Peter Schnohr, uno de los profesores que llevó a cabo este informe.

Por su parte, Josivaldo de Souza, académico del Centro de Investigación en Fisiología del Ejercicio de la Universidad Mayor, considera que “el tenis es superinteresante porque tiene movimientos que se asemejan a las actividades de la vida diaria: cuando caminamos en la calle a veces necesitamos correr para tomar el bus o detenernos de golpe en una calle. El tenis también tiene esas características, estar concentrado y hacer movimientos rápidos”.

Antes se creía que los ejercicios que necesitan cierto ritmo y son constantes (como correr), se asociaban a una mayor supervivencia. Pero ahora se ha visto que aunque son importantes para la salud cardíaca, las actividades que necesitan una fuerza muscular explosiva son más importantes para el envejecimiento. La potencia muscular es necesaria en la vida del adulto mayor.

Además, diversos estudios han demostrado que lo que mantiene a una persona activa y lúcida es el apoyo social; y para jugar tenis necesitas un rival que generalmente es tu amigo o alguien cercano, y tienes más contacto con esa persona. Entonces el tenis es una actividad social importante”, añade De Souza.

El apoyo social proporciona mitigación del estrés. Al jugar e interactuar con otras personas, como en juegos que requieren un compañero o un equipo, probablemente tenga efectos psicológicos y fisiológicos únicos”, explica James O’Keefe, coautor del estudio y director de cardiología preventiva del Mid America Heart Institute.

De hecho, la revista Time se hizo eco hace pocos meses de otro estudio que demostraba que aquellas personas que se encontraba solas o aisladas de la sociedad tenían hasta un 30 por ciento más de probabilidades de sufrir alguna enfermedad cardíaca o infarto que quienes contaban con una vida social activa.

Lo importante es moverse y evitar el sedentarismo porque hacer cualquier ejercicio de forma permanente trae además beneficios psicológicos. “Para mucha gente practicar deporte trae beneficios sociales y emocionales, porque al hacerlo se incorporan a un grupo”, explica Enrique Aguayo, psicólogo deportivo de Clínica MEDS y de la Sociedad Chilena de Psicología del Deporte.

¿Necesitas mas incentivos? Aquí tienes un resumen de los principales beneficios del deporte:

  • Elimina el estrés,
  • Beneficia el equilibrio emocional de la persona,
  • Mejora la capacidad de concentración,
  • Aumenta el rendimiento académico y laboral,
  • Te ayuda a sentirte bien con su físico mejorando la autoimagen y el autoestima,
  • Mejora la respuesta sexual, lo que a su vez mejora la relación de pareja.

De hecho, por cada hora sentado hay que levantarse por 10 minutos. Y contrariamente a lo que pensamos, en vez de macharnos un par de horas a la semana, lo ideal sería tener 30 minutos de actividad física todos los días.

Además, el experto aclara que “no necesariamente tienen que ser realizados en una única vez. Pueden ser 10 minutos en la mañana, 10 en la tarde y 10 en la noche de una actividad física moderada (es decir, elevar la frecuencia cardíaca, pero que se puede hablar con la persona de al lado)”.

¿Practicas algún deporte? ¿En grupo o en solitario? ¿Cuantos días a la semana? ¿Lo haces por diversión o por obligación?

También puede interesarte:

El ejercicio de cardio que arrasará este otoño

En un futuro (próximo) quemarás calorías ¡mientras conduces!

Correr sin camiseta no es la solución al ‘pezón del corredor’

Cómo entrenar en media hora (¡y que se note!)