“La Más Draga”, cómo un programa de drag queens logró conquistar a México

·4  min de lectura

POR | Luis Moreno-. Aunque todavía con serios rezagos, el público mexicano empieza a abrirse a contenidos alternativos. Lo que antes era impensable, hoy es una realidad. Así pasa con “La Más Draga”, un concurso de drag queens que cada semana es un éxito en número de visualizaciones y menciones en redes sociales, esto a pesar de tan solo ser transmitido por YouTube y carecer del apoyo de las grandes productoras del país.

¿Cómo es que un concepto en apariencia de nicho tiene tanto arrastre entre audiencia de todo tipo? La respuesta es más sencilla de lo que se pueda creer y cualquiera que vea un episodio lo tendrá claro: el programa es divertido y transgresor. No solo contrasta de forma clara con el lenguaje, los temas y acciones que se ven en programas tradicionales de concursos, también hay un ánimo de colorido y de jolgorio que ayuda a romper con la rutina.

De esta forma “La Más Draga” sigue el camino trazado a nivel internacional por “RuPaul's Drag Race”, aunque añadiendo el toque y gracia a la mexicana que lleva a momentos verdaderamente sublimes, dejando el programa de cada semana para la posteridad. Ocurrencias que son propias de grandes guionistas… pero que más bien parten de la espontánea picardía de los concursantes.

No es necesario ser parte de ningún movimiento social para disfrutar un programa semejante. Si bien en él se retratan temas recurrentes entre la comunidad LGBTQI, cualquiera puede divertirse con los espectáculos de baile, los fastuosos trajes y los comentarios ácidos que los participantes muestran ante las cámaras.

Los productores han tenido el acierto de ser incluyentes. Si tradicionalmente la comunidad drag ha sido discriminada y objeto de burla por sectores amplios del país, en “La Más Draga” hay puertas abiertas para cualquiera que esté dispuesto a aceptar la diversidad y divertirse con ella. El hecho de que la actual temporada tenga como conductora a Karla Díaz del grupo Jeans deja en claro que el programa conoce a su público, pero también busca conquistar otros mercados, pues Jeans es un grupo referente tanto en la comunidad LGBTQ+ como entre los sectores más conservadores de millenials.

Este reality show lleva ya tres temporadas y una veintena de capítulos que han brindado pasajes memorables. La dinámica garantiza además la emoción debido al sistema de votos y calificación que tienen los jueces de base y los invitados con los cuales se determinan a los eliminados y también a los mejores, precisamente aquellos que son "la más" Draga.

La lista de jueces invitados y de conductores que “La Más Draga” ha tenido a lo largo de su breve historia da cuenta de que se trata de un concepto de puertas abiertas: de Ana Bárbara a Lorena Herrera, pasando por Susana Zabaleta, Astrid Hadad, Vanessa Claudio y la cantante Dulce, la relación que el show tiene con las celebridades ha sido una bomba mediática, incluso cuando hay conflicto. Todos los invitados se han acoplado al formato… salvo por un caso reciente.

Así ocurrió esta semana con Héctor Quijano, mejor conocido como el “Apio” de Kabah que acudió a “La Más Draga” como juez invitado. Su participación fue criticada ampliamente en redes ya que tuvo una actitud demasiado severa con los concursantes. Apio no entendió que el universo Drag es más un espacio de celebración, color y ligereza, quiso hacer el papel de un profesional gruñón que simplemente rompió con la onda festiva del concurso.

Las redes no perdonaron la actitud altiva y arrogante de “Apio” y varios usuarios incluso impulsaron el hashtag que invitaba a “cancelarlo” por ser poco constructivo con sus críticas y por arruinar el buen ánimo que hasta entonces la mayor parte de los episodios habían tenido. El programa que tenía como temática trajes alusivos a Chespirito, terminó envuelto en polémica que llegó hasta lo más alto de la conversación en Twitter.

El colorido y pluralidad queda patente también en el perfil de los concursantes. Si bien la mayoría en esta tercera temporada son jóvenes, también hay drags experimentados como “Mista Boo” y “Aviesc Who?” que pasan de los cuarenta años y han triunfado cada uno en un episodio. “Raga Diamante”, “Luna Lansman” y “Wynter” han deleitado igualmente a los espectadores, renovando el número de personajes que son socorridos en el debate en redes como parte de la oferta del entretenimiento nacional.

“La Más Draga” es un programa refrescante que gana presencia con cada nueva emisión. Su importancia parte de primero como un ejercicio de entretenimiento, pero de forma paralela logra involucrar a todo tipo de público en una escena, como la drag, que resulta un soplo de aire fresco y una oportunidad para olvidarse de prejuicios y demonizaciones gratuitas que, por desgracia, aún permanecen en sectores amplios de la población. ¿Algún día veremos un show así en la televisión abierta?

MÁS HISTORIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

Ester Expósito, la nueva reina de la televisión que viene a enamorar a México

El Tri y su triste canción de reggaetón: invitan a Mario Bautista en un intento desesperado por seguir vigente

Esmeralda Pimentel, la mujer perfecta que nos dio una lección con su cambio de look

EN VIDEO: Elton John llega a un acuerdo con su ex mujer para evitar los juzgados