La mujer de Woody Harrelson le perdonó después de que le pillaran en un cuarteto sexual

Woody Harrelson

A sus 55 años, el actor Woody Harrelson ha conseguido dejar atrás su etapa más problemática -durante la que fue detenido hasta en tres ocasiones y demandado en otra por agredir a un fotógrafo- para pasar a ser un padre de familia devoto que, además, no ha dejado de cultivar su extensa carrera cinematográfica con participaciones en éxitos de taquilla como 'Los Juegos del Hambre'.

Sin embargo, y a pesar de haber enterrado definitivamente en el pasado tan oscuros tiempos, hay un recuerdo que todavía le persigue a día de hoy: una fatídica semana del año 2002 en la que los paparazzi le pillaron en Londres haciendo un cuarteto sexual con tres mujeres. Semejante episodio, del que ya han transcurrido quince años, todavía le atormenta por el daño que le hizo tanto a él como a su actual esposa Laura Loui, la madre de sus tres hijas.

"En 2002 fui a un bar en Londres y dos chicas se me acercaron, y me preguntaron si quería hacer un recorrido por el lado salvaje de la noche. Respondí que sí, cómo no. Me metí en un coche, y otra chica que no había visto antes también se subió. Fuimos a mi apartamento, y una de esas chicas era paparazzi o trabajaba para ellos, y consiguió que apareciese un fotógrafo en escena. Ella manipuló a las otras dos. Estaba destrozado cuando se fueron porque sabía que iba a salir en las noticias. Nunca leí nada de lo que publicaron porque no quería ni verlo", ha recordado aún muy afectado en una entrevista a The Hollywood Reporter, antes de abordar la parte más dura -al menos para él- de aquel incidente.

"No tengo claro cómo se enteró Laura, pero se enteró. Esperaba que no lo hiciera. No puedo recordar los detalles, sin duda alguna los he suprimido. Nunca vio la noticia, pero alguien se lo contó. Lo que Laura me dijo -y así es como te puedes hacer una idea de su gran sentido de la compasión- después de enterarse de todo fue simplemente: 'Tiene que haber sido muy duro para ti que publicasen toda esta mi****'. Solo dijo eso. Ahora, eso no significa que no estuviese enfadada. ¿Que cómo me disculpé? Ya sabes, me arrastré como se arrastraría cualquier buen texano. Pero me perdonó, y a día de hoy seguimos juntos", ha añadido sobre una dramática historia que, afortunadamente, terminó con un feliz desenlace.

Como las desgracias nunca vienen solas, en ese mismo viaje a la capital británica, pocos días después de su malograda aventura amorosa, el intérprete acabó entre rejas tras protagonizar un agitado altercado con un taxista.

"Esa misma semana, fui a una discoteca y cogí un taxi. Intenté sacar el cenicero, y cuando finalmente lo saqué, hizo un chirrido muy irritante. Luego no podía volver a guardarlo, y el conductor empezó a gritarme, y me enfadó muchísimo que me estuviese gritando, así que acabé gritándole yo a él. Y de repente, ya no me dejaba salir del taxi, pero de alguna manera conseguí abrir la puerta. El tipo paró el coche y estaba hablando por teléfono, no sabía si con la policía o sus colegas, pero no quería encontrarme con ninguno de ellos. Resultó que era la policía. Salí del coche y el tío fue detrás de mí, todo el rato hablando por teléfono. La policía llegó, y empecé a huir de la policía. Me metieron en la cárcel. Laura me sacó", ha continuado en la misma conversación.

Sin embargo, tan dura experiencia le sirvió al menos como fuente de inspiración para su primer trabajo como director, productor y guionista, además de protagonista: 'Lost in London', un innovador proyecto que se grabó en directo el 19 de enero de 2017 y se retransmitió en unos pocos cines. El filme -en el cual también aparecen Owen Wilson y Willie Nelson- narra su terrible noche en Londres pero lo hace con ingeniosos toques de humor.

"Esa noche se quedó conmigo porque fue una de las peores noches de mi vida. Quería reprimirla, quería olvidarla. Habría pagado una gran cantidad de dinero solo para eliminar esa semana de mi vida. Todo pasó a la vez. Los problemas me surgen así, en brotes", concluye su entrevista.