La NBC se reunirá con Gabrielle Union para estudiar sus quejas sobre ''American's Got Talent'

Gabrielle Union

La polémica en torno a la salida de Gabrielle Union del concurso 'American's Got Talent', que en un principio se atribuyó a la rotación habitual que se produce en el jurado entre temporada y temporada pero que finalmente se confirmó que había sido un despido en toda regla, está lejos de terminar.

Tras recibir un sinfín de críticas de compañeros de profesión de la actriz y una petición del movimiento Time's Up para que la NBC se tomara en serio sus quejas acerca del ambiente tóxico que se respiraba en el plató del programa, la cadena ha organizado una reunión entre su antigua empleada y un equipo legal independiente para hablar de la discriminación racial y las bromas inapropiadas que ella habría presenciado mientras trabajaba en el formato televisivo creado por Simon Cowell.

Tras tratar de capear el temporal con un comunicado inicial en el que celebraban la historia de "inclusión y diversidad" del concurso, la NBC prometió este domingo que se sentaría a escuchar las quejas que Gabrielle elevó hace tiempo a los productores para pedirles que denunciaran ante el departamento de recursos humanos incidentes como el que protagonizó Jay Leno -uno de los jueces invitados-, que habría realizado un chiste acerca del tópico de que todos los coreanos comen carne de perro, o los mensajes que ella habría recibido de la directiva acerca de sus peinados, que eran considerados "demasiado afroamericanos" para los espectadores de 'AGT'.

La cadena televisiva ha contratado una firma legal externa para garantizar que la investigación que se iniciará basada en el testimonio de la artista sea completamente imparcial.

Varias fuentes cercanas a Gabrielle han afirmado que su único deseo es ayudar a mejorar la filosofía y el ambiente de trabajo en la competición, y que no se plantearía retomar su antiguo puesto bajo ningún concepto.