La novia de Antonio Banderas sueña con casarse algún día

Nicole Kimpel posando junto a Antonio Banderas

A día de hoy Antonio Banderas y su pareja Nicole Kimpel son la viva imagen de la felicidad. Juntos se han convertido en un par de trotamundos que reparten su tiempo entre distintas ciudades, pero su hogar lo han decidido instalar finalmente en Surrey, Inglaterra, comprándose una impresionante mansión a finales de 2016. En vista de lo afianzada que está su relación y de que incluso se han animado a mezclar negocios y placer -Nicole se ha involucrado en la incursión en el mundo de la moda del intérprete- no falta quien se pregunte si en algún momento se animarán a comprometerse.

En su caso, el malagueño ya ha asegurado en más de una ocasión que se siente casado con su guapísima novia, pero evidentemente ella también tiene su opinión al respecto, una que les llevaría a pasar más tarde o más temprano por el altar.

"Por supuesto", responde ella cuando le preguntan si comparte el punto de vista de su pareja durante una entrevista en exclusiva a la revista ¡HOLA!, en la que sin embargo reconoce que algún día le gustaría que se convirtieran oficialmente en marido y mujer. "Aunque me encantaría casarme de verdad. Es un sueño que se tiene desde niña. Creo que todas las niñas, en algún momento, fantasean sobre cómo será su boda".

Por otra parte, la idea de casarse no parece ser tampoco una de sus prioridades. "Sueños tengo muchos... pero tengo la suerte de vivir ya uno con el hombre al que amo", matiza.

Antonio y Nicole se conocieron en Cannes en 2014 y desde entonces no se han separado. Como era de esperar, la mujer con la que la estrella de Hollywood había rehecho su vida tras su divorcio de Melanie Griffith despertó rápidamente una gran curiosidad, aunque ella se ha mantenido siempre en un discreto segundo plano.

"Es verdad que es un mundo muy distinto al mío y me resulta todo nuevo y sorprendente, pero tengo una personalidad muy estable y los pies bien firmes en la tierra. He aprendido a vivir con esto", afirma al respecto para restar importancia a la presión que pueda suponer la atención mediática.

"Estamos muy felices juntos y yo no le veo como una estrella de cine, sino como el hombre de mi vida. Él tiene un montón de cualidades y posee un gran talento, al margen de cual sea su profesión".