La princesa Carlota está 'obsesionada' con los unicornios

La princesa Carlota llegando con sus padres y su hermano Jorge a su primer día de colegio

A sus 4 años, la hija pequeña de los duques de Cambridge ya ha demostrado que ella también es capaz de provocar lo que en Reino Unido se conoce como el efecto Meghan o Kate, es decir, conseguir que se agoten en cuestión de horas todas las existencias de cualquier prenda que luce en sus apariciones públicas.

El último accesorio de la princesa Carlota que causó sensación fue un pequeño bolso en forma de unicornio del que no se separó durante un partido de polo al que acudió el pasado mes de junio y esta misma semana, de cara a su primer día en un nuevo colegio, la niña mostró orgullosa su mochila escolar con un llavero de ese mismo animal mitológico.

Ahora su padre se ha encargado de confirmar que la pequeña está obsesionada con esas criaturas mágicas durante su visita al cuartel general en Devon de una asociación que proporciona ayuda a bomberos que han sufrido algún tipo de lesión mientras se encontraban de servicio. A su paso por las instalaciones, el príncipe Guillermo quiso echar un vistazo a una sesión de terapia artística y se quedó muy sorprendido con la escultura de un unicornio construida a partir de pompones de colores: "A mi hija también le encantan los unicornios. Los adora. Me parece una preciosidad lo que habéis creado", aseguró.

En los últimos tiempos, Carlota se ha convertido en uno de los miembros más populares de la familia real británica pese a su corta edad gracias a su fuerte personalidad y a sus divertidas ocurrencias que recuerdan mucho a las de su tío el príncipe Enrique cuanto también era un niño y que le habrían hecho ganarse el apodo de "la princesa guerrera" en la guardería a la que acudía hasta el año pasado.