Lady Gaga reza por una inauguración presidencial 'pacífica' y llena de 'amor'

·2  min de lectura


La cantante Lady Gaga se prepara en estos momentos, al tiempo que se consolida el ingente y espectacular dispositivo de seguridad que se ha dispuesto para evitar incidentes parecidos a los del asalto que sufrió el Capitolio hace dos semanas, para su esperada aparición de este miércoles en la ceremonia de investidura de Joe Biden como nuevo presidente de Estados Unidos: una inauguración en la que la estrella del pop se encargará de la tradicional interpretación del himno nacional.

Mientras tanto, además de ultimar los ensayos y aclarar su potente voz, la diva de la música ha estado "rezando", en sus propias palabras, para que el evento se suceda sin incidencias de ningún tipo y se desarrolle de forma "pacífica", de manera que en el futuro sea recordado por los valores de unidad, fraternidad y concordia que deberían caracterizar la llegada de un mandatario que, como indica su eslogan presidencial, pretende devolver la armonía a todo el país.

"Estoy rezando para que mañana sea un día de paz para todos los americanos. Un día de amor, no de odio. Un día para la aceptación, no para el miedo. Un día para que podamos soñar con un futuro esperanzador para todo el país. Un sueño de no violencia, un sueño que proporcione seguridad para todas nuestras almas. Os mando mucho amor desde el Capitolio", ha escrito la oscarizada artista en su cuenta de Twitter.

Semejante declaración de intenciones tiene lugar solo unos días después de que Lady Gaga se comprometiera, a través de un emotivo discurso pronunciado en una reciente gala de premios, a "desaprender" todas esas convenciones culturales que, a su juicio, han hecho del 'supremacismo blanco' un agente demasiado poderoso en la vida pública del país, así como en numerosos ámbitos del devenir más cotidiano de Estados Unidos.

"No se me olvida el color de mi piel, y creo que precisamente somos nosotros, los blancos, los que debemos comprometernos a desaprender todas esas construcciones sociales racializadas que hemos aprendido para poder ver el mundo de otra manera y vivirlo de otra manera. Así construiremos una sociedad más justa: la justicia se materializará, al menos en parte, cuando la gente como yo se comprometa a una vida entera de desaprendizaje", argumentaba en su intervención.