Las disparatadas propuestas recibidas por Tom Felton durante sus años en 'Harry Potter'

Tom Felton

El actor británico Tom Felton, quien se dio a conocer internacionalmente por su papel de Draco Malfoy en las películas de la saga 'Harry Potter' y que ahora, a sus 31 años, ha vuelto a la palestra con una imagen radicalmente diferente y mucho más desenfadada de la que exhibía hacia el final de su participación en la saga -a finales de 2011-, no ha tenido reparo en echar una vez más la vista atrás para rememorar algunas de las experiencias más destacadas de esos diez años de éxitos cinematográficos.

Pero en esta ocasión, lejos de centrarse en la gratitud que siente ante la proyección y el reconocimiento que le brindó una de las franquicias juveniles más aclamadas del siglo XXI, el intérprete ha querido poner el foco en uno de los aspectos más surrealistas -y quizás desagradables- de que ciertos fans le identificaran en exceso con el personaje al que daba vida en la gran pantalla: uno que se desprende directamente de algunas de las muchas cartas que recibía por parte de sus numerosos 'admiradores'.

"Me llegaban cartas muy extrañas. Un hombre quería adoptarme y había cambiado legalmente su nombre por el de Lucius Malfoy. Me propuso que me registrara bajo el nombre de Draco Malfoy y así poder adoptarme legalmente. Evidentemente tuve que rechazar la proposición", ha recordado el intérprete con una mezcla de humor y resignación en una entrevista a Yahoo Movies, antes de pasar a describir la reacción, bastante más agresiva, de ciertos seguidores estadounidenses que parecían olvidar que Tom no era más que un joven y solvente actor.

"No sé por qué, pero también había muchos estadounidenses que me lanzaban advertencias del tipo: '¡Deja en paz a Harry Potter! ¿Pero qué te ha hecho él a ti?'. Al principio pensaba que solo era una broma, pero resulta que lo decían muy en serio. Quizás creían que yo tenía influencia alguna en el desarrollo de la historia o en el proceso creativo de J.K. Rowling", ha asegurado en la misma conversación.

Otra de las anécdotas que guarda el intérprete de los niveles algo extremos con que ciertos fans le expresaban su admiración -o más bien obsesión- reside en la historia de una mujer de unos cincuenta años que, en sus propias palabras, se dedicó a seguirle por el mundo durante nueve de los diez años en que estuvo inmerso en el universo 'Potter'.

"Es cierto que resultó muy raro y que, si cambiáramos los papeles, con un hombre de cincuenta años siguiendo a una chica de 18 por el mundo, habrían sonado rápidamente las alarmas. Pero sé que para ella ser fan de 'Harry Potter' y la oportunidad de conocer personalmente a los actores le proporcionaba satisfacción e incluso un propósito de vida, y eso no es algo que menospreciar. Más tarde tuve ocasión de conocer un poco su historia personal y me pareció una persona muy dulce. Nunca hubo malicia en sus actos", ha explicado.