'Last Christmas', la película que podría desbancar a Love Actually como el nuevo clásico navideño

¿No les parece increíble que hace 16 años que no proclamamos un nuevo clásico navideño? Cada diciembre la cartelera nos trae alguna que otra comedia romántica que pretende arrebatarle el trono al último clásico festivo, Love Actually, y en todo este tiempo ninguna lo ha conseguido. Pero la historia podría cambiar en unas semanas, porque señores, podríamos estar a punto de ver la película que podría arrebatarle la corona a la cinta coral de Richard Curtis.

Emilia Clarke en Last Christmas (© 2019 Universal Studios)

Se trata de Last Christmas, una comedia romántica que parece tener todas las papeletas para ocupar el lugar de Love Actually, o al menos continuar su legado con dosis de humor, drama, romance, música y un Londres nevado, bonito e iluminado como escenario. Y, para añadirle más gustillo al asunto, cuenta con una favorita del público como Emilia Clarke en su primera película desde el final de Juego de Tronos. Prácticamente redondo.

Pero vamos por partes. Uno de los primeros ingredientes que me hace sospechar que podríamos estar ante el nuevo clásico navideño lo vemos en el tráiler: la música. Si Love Actually tuvo una de las mejores bandas sonoras del género, con el renacer de All I want for Christmas is you de Mariah Carey, aquí tenemos canciones de un grande como George Michael. Al parecer, el cantante dio su consentimiento antes de fallecer y la cinta contará con algunas canciones inéditas y el gran clásico de Wham!, Last Christmas. Una canción que bien podríamos calificar como la única antecesora y verdadero clásico navideño por encima del tema de Mariah Carey. Si hay una banda sonora que podrá rivalizar con Love Actually, sin dudas tiene que ser esta.

Y si a eso le sumamos que Emilia Clarke pone su voz a la canción, entonces el resultado es más que llamativo. Sobre todo para los fans de Juego de Tronos, que desde que terminara la serie sentimos el vacío que dejo el final de Daenerys.

Otro de los ingredientes que podrían colocarla a la altura del clásico británico es el drama que nos cuenta y la relación personal que comparte con la propia Emilia. En Last Christmas, la actriz de 32 años interpreta a Kate, una joven que ha perdido la alegría por la vida, cayendo en la bebida y los malos hábitos, después de sufrir una enfermedad en el pasado. Deambula por sus días sin propósito alguno, trabajando en una tienda navideña en el centro de Londres vestida como elfo. Pero todo cambia cuando conoce a Tom (Henry Golding), un joven que la ayuda a reconectar con ella misma. Todo esto es lo poco que se puede deducir a través del tráiler y la sinopsis oficial, pero viendo las escenas del avance en donde Emilia Clarke aparece convaleciente en un hospital sin dudas nos recuerdan a la revelación personal que hizo hace unos meses en The New Yorker.

Henry Golding y Emilia Clarke en Last Christmas (©2019 Universal Studios)

Y es que tras grabar la primera temporada de Juego de Tronos, la joven sobrevivió no a uno sino a dos aneurismas entre 2011 y 2013, sometiéndose a tres intervenciones en total que, con o sin ellas, podría haberle costado la vida. Así de alto era el riesgo. Fue este año cuando la actriz compartió su experiencia con el mundo, enseñando fotografías de su recuperación y creando una organización benéfica para ayudar a pacientes de enfermedades cerebrovasculares jóvenes. Es por eso que verla en una camilla de hospital en el tráiler de la película cuando su voz cuenta “el año pasado estaba muy enferma y casi me muero”, recuerdan a ese pasado no tan lejano que seguramente habrá convertido este proyecto en uno muy personal para ella. Ese drama privado y el efecto que podría tener en el público al humanizar tanto al personaje y su estrella, podría estar a la altura de lo conseguido con las historias de Love Actually, que si bien son muchas, tenían elementos que servían para que el público se identificara con ellas (quizás no tanto con el romance entre un primer ministro y su secretaria, pero sí con el baile a solas de Hugh Grant ¿o quién no ha hecho lo mismo alguna vez?)

Otro elemento que sin dudas sirve de nexo directo entre ambas películas es Emma Thompson. La maravillosa actriz fue la encargada de aportar el tinte más humano a la película de 2003, como una esposa y madre que descubría la infidelidad de su marido en Navidades. Su rostro plagado de expresiones que hacían lo posible por enmascarar el dolor fue inolvidable, tanto por su actuación como por el hecho de que en realidad Emma no estaba actuando del todo. Para recrear la escena recurrió a su propia experiencia, inspirándose en lo que vivió años atrás cuando descubrió que su marido por entonces, Kenneth Branagh, le era infiel con Helena Bonham-Carter.

La actriz de 60 años interpreta a la madre del personaje de Emilia, una mujer extranjera con acento marcado, sobreprotectora de su hija después de sufrir esa enfermedad a la que hace referencia el tráiler. Pero eso no es todo, Emma también es la guionista del filme tras haber creado la historia junto a su marido Greg Wise. Y para aquellos que se hayan enamorado de Sentido y sensibilidad hace casi un cuarto de siglo y hayan seguido su labor como guionista, sabrán que es capaz de aportar emoción incluso a historias infantiles como Nanny McPhee.

Emilia Clarke y Emma Thompson en Last Christmas (©2019 Universal Studios)

Last Christmas está dirigida por Paul Feig, el responsable de La boda de mi mejor amiga y Cuerpos especiales (también del reboot de Cazafantasmas, pero no se lo vamos a tener en cuenta para siempre ¿verdad?), que si bien no comparte el mismo estilo de Richard Curtis, sí lo hace su guionista.

Otro elemento evidente que las conecta es el escenario. Ambas producciones transcurren mayoritariamente en Londres -a excepción de las escenas portuguesas de Colin Firth-, en la época en que la ciudad se viste de fiesta para celebrar Navidad con luces, mercados y vino caliente. Un escenario que siempre se antoja perfecto -incluso me atrevería a decir que más que Nueva York- cuando se trata de representar estas fechas en el cine.

Es por todo esto que me atrevo a sugerir que Last Christmas podría ser la película que tome el testigo como nuevo clásico navideño. Que ya es hora de ir sumando uno nuevo a la colección que lleva mucho tiempo sin renovarse. Sustituir a Love Actually será difícil, incluso imposible, pero entre tantas similitudes quizás consiga ponerse a su altura.

Si ya nos sabemos de memoria cada trama de Love Actually, no hay duda de que toca renovar nuestra lista de películas favoritas navideñas. Y quien sabe, quizás Last Christmas consiga entrar en el podio. Lo sabremos cuando se estrene en cines a partir del 29 de noviembre.

Para seguir leyendo:

‘Creedme’, la historia de un violador que atacaba a mujeres mientras dormían

El cine basado en comics puede hacer historia en 2020 con el primer Oscar a mejor película

Recordando a 'Dolores Claiborne', la película de Stephen King más infravalorada

¿Es 'Dirty Dancing' el gran clásico de los 80? Netflix la añade a su catálogo y los usuarios deliran de la emoción