El legado gigantesco más allá de las pantallas que nos deja Anne Douglas

Valeria Martínez
·5  min de lectura

Dice el refranero popular que “detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer”, sin embargo, en el caso de Anne Douglas ese refrán no le hace justicia. La esposa de Kirk Douglas, filántropa, productora, actriz ocasional, madre de dos hijos y madrastra de Michael Douglas, murió seis días después de cumplir los 102 años en su hogar de Beverly Hills el pasado 29 de abril de 2021.

Anne no fue simplemente la mujer detrás del legendario Espartaco del cine, sino la que siempre estuvo a su lado -incluso a través de sus infidelidades-, y un ser humano que aprovechó al máximo su posición en la industria del cine, su influencia y dinero para ayudar al prójimo.

Kurt Douglas and Anne Douglas at the
Kurt Douglas and Anne Douglas at the "Heart Foundation" Gala. (Beverly Hills, CA). NPX/STAR MAX/IPx

Anne y Kirk compartieron una unión inquebrantable durante casi 70 años, que perduró hasta el día de la muerte del actor el 5 de febrero de 2020 a los 103 años. Nacida un 19 de abril de 1919 en Hanover, Alemania, Anne huyó de su país con su familia en el auge del nacismo cuando era adolescente, emigrando a Bélgica y comenzando sus pinitos en el cine haciendo traducciones de subtítulos para un estudio. Y fue gracias al séptimo arte que conoció al que sería su segundo marido (el primero era un amigo belga con el que se había casado para mantenerse a salvo durante la Segunda Guerra Mundial).

Anne era publicista cuando conoció al padre de Michael Douglas en el set de Acto de amor, y aunque en un principio rechazó sus avances románticos, finalmente aceptó salir con él. “Era la mujer más difícil que jamás había conocido” dijo Kirk a USA Today durante la promoción del libro que escribieron juntos y donde detallaban su historia de amor, Kirk and Anne: Letters of love, laughter ad a lifetime in Hollywood, ilustrado con una compilación de cartas que se escribieron a lo largo de los años. “Yo era una estrella de cine enorme. Y la había invitado a cenar y ella dijo ‘Oh, muchas gracias, pero estoy cansada’”. Pero Kirk persistió y la contrató como publicista, forjando una relación de amistad que poco a poco se fue transformando en amor. “Dejé de hablar de mí mismo y comencé a escucharla” contó él en el libro. Si quieres conocer más detalles sobre la historia de amor de Kirk y Anne, puedes leer nuestro reportaje especial aquí.  

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Contrajeron matrimonio en mayo de 1954 y juntos pasaron todo tipo de alegrías y tristezas. Fue al lado de Anne que Kirk se convirtió en uno de los personajes más influyentes de Hollywood, a través de su participación en el final de la lista negra que perseguía a los simpatizantes comunistas en Hollywood. Fue ella la que le pidió que no volara con su amigo Mike Todd, y esposo de Elizabeth Taylor, porque sentía “una sensación rara”, evitándole la muerte sin querer dado que aquel avión se estrelló sin dejar supervivientes. También sufrieron la muerte de su hijo Eric en 2004 a los 46 años por una sobredosis accidental, al derrame cerebral de Kirk en 1996 y la lucha contra el cáncer de pecho que vivió ella.

Fue a raíz de su propia batalla contra el cáncer que Anne fundó el Research for Women’s Cancer junto a otras seis mujeres supervivientes, recaudando millones de dólares a lo largo de los años para ayudar a financiar al equipo de investigación del centro médico Cedars-Sinai en Los Angeles. Durante 38 años fue miembro del Gremio de Mujeres del mismo hospital, recibiendo varios premios por su labor, como el premio a la Mujer de Coraje. 

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Además, con su marido fundó la Douglas Foundation con la que reacondicionaron y construyeron más de 400 áreas de juego para niños alrededor de toda la ciudad de Los Angeles. Y también establecieron el Harry’s Haven, una unidad dedicada al Alzheimer dentro de la Motion Picture & Television Fund Home, una organización de caridad que ofrece cuidado y asistencia a personas de la industria y sus familia con recursos limitados a nivel financiero, cuidados y residencia.

Por su cuenta, también ayudó a las mujeres sin techo a través de su propio centro, el Anne Douglas Center for Homeless Women, en colaboración con Los Angeles Mission (una organización dedicada a ayudar a personas sin techo). A lo largo de los años participó en decenas de eventos para recaudar fondos para ayudar a las personas sin hogar, siendo ella misma junto a Kirk los que se prestaban a servir alimentos. Una labor que hicieron durante décadas en el Día de Acción de Gracias.

Kirk Douglas y Anne Douglas ayudan a servir comidas en el evento de Acción de Gracias de 2008 para Los Angeles Mission y el Anne Douglas Cente. (AP Photo/Danny Moloshok)
Kirk Douglas y Anne Douglas ayudan a servir comidas en el evento de Acción de Gracias de 2008 para Los Angeles Mission y el Anne Douglas Cente. (AP Photo/Danny Moloshok)

También ha formado parte de grupos teatrales mientras el Kennedy Center la honró con el Premio Jefferson al Mejor Servicio Público de un Ciudadano Privado.

En resumen, Anne Douglas fue una mujer que fue supo aprovechar su posición y privilegio con empatía y dedicación, siendo un ejemplo de supervivencia y generosidad para todo Hollywood.

Más historias que te pueden interesar: